"...Hoy en día el escritor que quiera combatir la mentira y la ignorancia y quiere decir la verdad debe luchar al menos con cinco dificultades. Precisa coraje para decir la verdad que en todas partes está sofocada. Inteligencia para reconocerla dado que en todas partes está escondida. El arte de tornarla manejable como un arma. Suficiente criterio para elegir a aquellos en cuyas manos será eficaz. Y finalmente suficiente astucia para difundirla entre ellos..." Bertolt Brech

Buscar en este blog

Si usted tiene problemas para visualizar esta pagina, elimine los cookies en su navegador web ( Internet Explorer, Mozilla, Crome, etc ) y vuelva a cargar esta dirección en la barra de direcciones

Últimas Notas

21 ago. 2014

"El colonialismo no puede morir mientras subsista el capitalismo" Entrevista a Said Bouamama

  
"El colonialismo no puede morir mientras subsista el capitalismo"
 
por Rouge Midi

Entrevista a Said Bouamama, sociólogo especializado en cuestiones de inmigración, discriminaciones racistas y procesos de dominación, así como animador del Colectivo Manouchian

-RM: ¿Cómo surgió la idea de tu libro "Figuras de la revolución africana (de Kenyata a Sankara)"?

-Said Bouamama: Este libro nació a partir de una doble observación. Todos los activistas progresistas en África, todos los activistas sindicales, todos los actores de las luchas sociales saben más o menos profundamente quiénes fueron los pensadores y los actores europeos u occidentales de las luchas por la emancipación. Sin embargo, en Europa y en particular en Francia, los pensadores y actores africanos de la revolución no se conocen. Debemos plantearnos las causas y consecuencias de esta ignorancia.

A esa doble observación hay que añadirle otra, que es la situación del continente africano hoy en día. África, al ser dependiente económicamente, saqueada en sus recursos minerales y energéticos, desestabilizada por golpes e intervenciones militares teledirigidas desde las capitales occidentales, etc... está siguiendo el camino contrario por el que combatieron Nkrumah, Fanon, Ben Barka, Sankara y otros como él. 

Es decir, el futuro exige a veces el deber de sacar las lecciones del pasado. Ahora bien, precisamente el período de la lucha anticolonial fue un período de intensa reflexión y movilización para construir una alternativa a la situación actual. 

Conocer ese período, sus figuras, sus esperanzas y sus teorías permite que emerjan las cuestiones de hoy en día, ya sea en África (la necesidad de las luchas radicales para romper con el sistema imperialista) como aquí (la necesidad de romper con las mentalidades coloniales que persisten mucho tiempo después del fin del colonialismo directo).

Conocer ese período y sus combatientes también implica tener consciencia del hecho de que la historia mundial es única, desde los inicios de la esclavitud hasta hoy en día. 

La disminución de las luchas anticoloniales y antiimperialistas es a la vez una causa y una consecuencia de la disminución de las esperanzas de transformación revolucionaria en Europa y el mundo, y viceversa. 

El capitalismo nació bajo la condición de destruir civilizaciones amerindias y establecer la barbarie de la esclavitud. No puede desaparecer sino es con la desaparición de la explotación de los países llamados del "tercer mundo", lo que permite ganancias extras como decía Lenin, con las cuales se adormece a los pueblos de los países imperialistas mediante las migajas (por cierto cada vez más minúsculas por la actual crisis sistémica). Además, si el internacionalismo es tan débil en Francia, precisamente se debe al desconocimiento por los activistas europeos de aquella magnífica epopeya de los combatientes africanos.

-RM: ¿Puede decirse que hoy el colonialismo está muerto?

-El colonialismo no es sino la extensión a las colonias de las relaciones capitalistas. Por lo tanto, no puede morir mientras subsista el capitalismo.

 Sin embargo, puede cambiar de forma al pasar de una dominación directa (el colonialismo clásico), a una forma indirecta (el neocolonialismo). Por otra parte, la existencia hoy en día de los países emergentes, y en particular de China, ofrece nuevas oportunidades comerciales, de desarrollo en los países africanos y en general en todas las antiguas colonias. 

Esto es inaceptable para las potencias imperialistas que reaccionan multiplicando los golpes de Estado y las nuevas guerras coloniales. Bloquear el acceso de China a los recursos, a los mercados o a la cooperación es la verdadera causa de las guerras, las particiones (como en Sudán) y la desestabilización. 

Lejos de estar muerto, el colonialismo conoce por el contrario una segunda juventud con la crisis sistémica del capitalismo. Como lo señalaba Frantz Fanon en 1961, el colonialismo nunca retrocede, se ve obligado a retirarse o a mantenerse, estando dispuesto a un lavado de cara. Sin la explotación de los países africanos, el capitalismo no es económicamente viable. 

No hay capitalismo por un lado y colonialismo por el otro, sino que son las dos caras de un mismo proceso. La desaparición del colonialismo significa a corto plazo una crisis mortal para el capitalismo. De igual modo, el final del capitalismo significa la desaparición del colonialismo.

-RM: ¿Hay un panafricanismo del siglo 21?

-Las figuras revolucionarias que se describen en el libro son especialmente populares en África, lo que significa una conciencia embrionaria de la necesidad del panafricanismo. 

Todo el período abordado en el libro es la historia de una toma de conciencia de que un verdadero desarrollo autónomo, es decir que responda a las necesidades populares, significa que la emancipación nacional debe pensarse en un marco panafricano. 

Dar ese paso es lo que permite las complementariedades económicas, bases de acumulaciones y las solidaridades militares, sin las cuales todas las tentativas de rupturas revolucionarias son vencidas inmediatamente (mediante el asesinato, la intervención militar, fomentando golpes de estado, etc). Por tanto, existe una necesidad objetiva del panafricanismo.

La experiencia del ALBA confirma ampliamente esa necesidad positiva, al mostrar la posibilidad de una oposición victoriosa al imperialismo mediante una dinámica regional. 

Esa necesidad objetiva de panafricanismo no obtiene, por ahora, respuestas de tipo organizativo. Pero seamos materialistas: la necesidad objetiva suscita inevitablemente, a más o menos largo plazo, una respuesta subjetiva y organizativa. Pero eso es un asunto del pueblo africano.

Lo que aquí debemos plantearnos es nuestra capacidad para desarrollar una conciencia anticolonial e internacionalista, con el objetivo de contrarrestar los sabotajes de las dinámicas de luchas nacionales, regionales y continentales que inevitablemente van a nacer en África. 

No hace falta decir que en Francia, hoy nos encontramos en el grado cero del internacionalismo, como lo demuestra la ausencia de fuertes reacciones a las nuevas guerras coloniales (e incluso el apoyo a éstas bajo pretextos humanitarios).

-RM: Dejando a un lado el tema de África (sin abandonarlo realmente)... usted firmó el llamamiento a (re)construir: ¿puede decirnos por qué y qué le motivó en esa convocatoria? 

-Lo decía antes: la historia del mundo se ha vuelto única desde el nacimiento del capitalismo y la extensión de la esclavitud, luego del colonialismo y del neocolonialismo a todo el planeta.

Para mí es esencial actuar para que reaparezca aquí una fuerza capaz de concebir el internacionalismo como parte integrante de la lucha contra el capitalismo. 

Ahora bien, los únicos momentos en que existió ese internacionalismo en Francia (de manera insuficiente e inadecuada, no lo bastante duradera, ya sea por razones de chovinismo en el interior mismo del movimiento obrero o de alianzas con los socialistas), es bajo la bandera del comunismo.

También fue históricamente el discurso claro y consecuente de la Internacional Comunista en los años 20 del siglo pasado, lo que expresó claramente la relación entre el combate anticapitalista y anticolonial. Por esas razones, necesitamos que la expresión comunista vuelva a desarrollarse en Francia después de todas esas retractaciones de las últimas décadas.


Said Bouamama acaba de publicar "Figures de la Révolution Africaine (de Kenyata à Sankara)" (Editions La Découverte, 2014). También es el autor de "Les classes et quartiers populaires. Paupérisation, ethnicisation et discrimination", (Éditions du Cygne, 2009), "La France: Autopsie d'un mythe national" (Larousse, 2008) o "L’affaire du foulard islamique : production d’un racisme respectable", (Le Geai bleu, 2004), entre muchas otras obras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo por temas

A Proxi Mada Mente (62) Afganistán (1) África (1) Agrotóxicos y transgénicos (45) Antropologia (11) Apuntes (46) Arte contemporáneo (4) Aviones de Guerra (7) Black Power (1) Bolivia (5) Brasil (1) Campesinos (14) Canadá (1) Cerdos y pescados (20) Chile (18) China (1) Ciencia (20) CINE (36) Collage (18) Colombia (13) Crítica Social (53) Cuba (21) Cultura Blog (6) Debates (40) Declaraciones y comunicados (51) Deportivas (4) Derechos Humanos (90) Económicas (39) Ecuador (2) Escuchar este blog (1) Europa (24) Euskal Herria (3) Filosofía (22) Fotos Periodísticas (14) Fu Turismo (45) Grecia (1) Guattari (2) Haití (4) Historia Política (119) Historietas y Cómics (5) Honduras (1) Humor (12) Imperialismo y Guerra Permanente (203) Indignados (16) Internet (27) Investigaciones Periodisticas (17) Iran (10) Israel (7) Japón radioactivo (4) Juegos de Pc (1) Karl Korsch (1) Kurdistan (1) Latinoamérica (58) Líbano (2) Libia (39) Libros (24) Literatura (16) Literatura Fantastica (3) Mates en la paz (3) México (6) Mirá lo que te digo (34) Mitos y fabulas (5) Mujeres (5) Música como bandera (62) Nicaragua (10) Noticias de Ayer (25) Pachamama (8) Paleontólogia-Genética-Evolución (5) Palestina (12) Paraguay (2) Peronismo (47) Perros (4) Perú (4) Pierre Lévy (1) Poesia (30) Politica (149) Presentaciones (2) Pueblos Originarios (29) Radio (18) Revista (9) Sindicales (18) Siria (34) Soledad Rosas (1) Solidaridad (7) Teoría Política (96) Terrorismo estatal a cielo abierto (58) Tv (17) Venezuela (65) Videos de Internet (6) Viejas costumbres (55) Vietnam (4) Yanquilandia (36) Zapata Vive (3)

La guerra psicologica permanente

Las características de la guerra actual, por el control de los mercados y de los recursos naturales no renovables del planeta que implica en todos los casos, el reordenamiento económico, político, social y cultural de grandes regiones del mundo mediante la absoluta supremacía tecnológica, es definida como "guerra de cuarta generación". Sin embargo y a pesar de los eufemismos, la guerra aún consiste en imponer la voluntad propia al adversario, por cualquier medio. El secreto fundamental de la guerra es el secreto, dice el clásico manual militar de operaciones, ¿entonces como operar en un universo en el que todos estamos siendo observados? En escenario en el que las corporaciones están en guerra contra cualquier forma de disidencia que no pueda ser usada en su beneficio, por vía directa o indirecta. En el que el control de los aparatos militares, de gobierno, de legislación y de justicia, responden directamente al control de estas corporaciones . Y en el que cualquiera por banalidad o indiscreción, es capaz de grabar o tomar imágenes o vídeo, de cualquier persona o acontecimiento. Mientras que tres o cuatro compañías controlan todo el tráfico informativo, nuestras preferencias y nuestras conductas son tipificadas y analizadas. Somos espiados todo el tiempo. En un mundo virtual en donde renunciamos a nuestra privacidad casi voluntariamente, alentados por las practicas socialmente instituidas. Por tanto la resistencia necesariamente debe ser global. La guerra actual es sobretodo tecnológica, de control, propaganda y desinformación masiva, es una Guerra Irregular, Asimétrica. Ésta es operada sobre nuestra voluntad mediante la propaganda sistemática y masiva, y repite como siempre lo ha hecho la propaganda de guerra, "tu eres débil", "tu no tienes posibilidades de ganar, ni siquiera tu propia salvación", "tú solo puedes claudicar antes o después", RÍNDETE .

"...En ésta clase de guerra, (<< psicológica permanente, irregular, asimétrica, de cuarta generación >>), no puedes -no debes- medir el éxito del esfuerzo a través del número de puentes destruidos, edificios tumbados, vehículos quemados, o bajo cualquier otro estándar que ha sido utilizado en la guerra regular tradicional. La tarea es destruir la eficacia y la efectividad de los esfuerzos del adversario y su capacidad de utilizar a la población para sus propios fines..."

Curtis E. Lemay

General Estadounidense

El problema del capitalismo serio es similar al de las hadas y los duendes, es decir: nadie ha conseguido pruebas de su existencia salvo en la mitología.