"...Hoy en día el escritor que quiera combatir la mentira y la ignorancia y quiere decir la verdad debe luchar al menos con cinco dificultades. Precisa coraje para decir la verdad que en todas partes está sofocada. Inteligencia para reconocerla dado que en todas partes está escondida. El arte de tornarla manejable como un arma. Suficiente criterio para elegir a aquellos en cuyas manos será eficaz. Y finalmente suficiente astucia para difundirla entre ellos..." Bertolt Brech

Buscar en este blog

Si usted tiene problemas para visualizar esta pagina, elimine los cookies en su navegador web ( Internet Explorer, Mozilla, Crome, etc ) y vuelva a cargar esta dirección en la barra de direcciones

Últimas Notas

11 may. 2014

Hasta siempre Dr. Carrasco




(Por Mercedes Centena* para La Retaguardia) Me despido de usted, Dr. Carrasco. No tuve el honor de conocerlo personalmente, me hubiera gustado, pero es como si lo hubiera conocido hace mucho tiempo; lo que también es cierto. No recuerdo bien cómo y qué leí primero sobre usted. Leí sí, la nota de Darío Aranda, en abril de 2009. Mi profesor de posgrado, el Dr Raúl Bisio, del Ceil Piette, ya me había hablado del problema ambiental del norte, donde estaban fumigando. Me habló de los niños banderilleros que eran fumigados. 

El impacto de la entrevista que le hizo Dario fue demencial. Son esas informaciones tan dramáticas como la guerra, que no dejan salida. Cavan un surco en la piel, en el alma, en la razón, se abre un abismo debajo de los pies. Recuerdo a qué punto quise huir de la realidad que estaba conociendo a través de su conocimiento, de su verdad científica, que pensé: "esto se va a detener, no pueden obviar al Conicet", representado en usted y sus investigaciones sobre el glifosato. 

Pero, claro... obviamente eso no sucedió. Se sucedieron los días y cada vez más salían a la luz casos de campesinos contaminados, niños intoxicados con el agua contaminada con glifosato en Misiones, en Chaco, entre otras provincias. 

Recuerdo cuando llegó el 7 de agosto a la leonesa. No sé por qué radio escuché o si me llegó un correo electrónico, pero la información recibida me permite recordar ese momento como una película imposible. Hechos ignominiosos como esos, el ataque del cual usted fue víctima a manos de un puntero político y una banda de infelices, no tienen nombre. Recuerdo cuando alguien logró entrevistarlo, escuché su voz por primera vez diciendo: "Es increíble hasta qué punto están dispuestos a defender el modelo sojero" (depredador y envenenador). Recuerdo que ese día, como el de la represión en Andalgalá, mi computadora estalló.

Lo único que podía hacer era alterar el sueño o la siesta o la paz de los que podían hacer algo. Llamé a diputados, les escribí a miles, tomé contactos con periodistas con los que nunca más hablé. Hasta que supe que gracias a Dios, usted estaba bien. Recuerdo que repetía , enloquecida: "¡a ver si me entendés, es un investigador del Conicet! No le pueden hacer eso. 

Tenés que intervenir... Hacé algo". Luego lo fui siguiendo por notas, por entrevistas, por publicaciones. Hasta que lo escuché en el juicio de Ituzaingó.

Ahi supe de sus labios, por transcripciones que hicieron desde la sala del juicio a decir verdad, cómo era que el gobierno y el Conicet lo habían obviado, no lo habían invitado cuando se avaló el glifosato o a Monsanto, mejor dicho. La miserabilidad tiene capas sorprendentes e indeseables siempre. No tienen límites, evidentemente. 

Y, como si no hubieran hecho suficiente daño, a un científico que es considerado de los biólogos moleculares más importantes en el mundo, ya sea por su trayectoria, o por sus importantísimas investigaciones por más de 30 años sobre el glifosato y otros, llegó la infame burla y falta total de respeto en el concurso donde aspiraba a Investigador Principal o la categoría mayor. Donde ponen de jurado a nadie. Nadie es gente que no conoce el tema, una filósofa oriental y un mediocre. Escuché que hablaba de este tema con los periodistas de Al Dorso, la semana pasada.Y que ahí anunciaba o difundía su programa en FM La Tribu "Silencio cómplice".
 Doctor: no sé como explicarle que estuve llorando todo el día, que me siento apaleada. Desde esta mañana que recibí el mail donde me decían algo que no quiero admitir. No puedo. No puedo pensar la lucha constante sin usted. No puedo pensar en los pueblos fumigados sin usted, ayudándolos, escuchándolos, protegiéndolos, con su palabra, con su razón, con su verdad, con su cálida y apasionada presencia.

Así que si me permite, Doctor, yo voy hacer de cuenta que usted está. Usted siempre está.

*Socióloga, La Plata

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo por temas

A Proxi Mada Mente (62) Afganistán (1) África (1) Agrotóxicos y transgénicos (45) Antropologia (11) Apuntes (46) Arte contemporáneo (4) Aviones de Guerra (7) Black Power (1) Bolivia (5) Brasil (1) Campesinos (14) Canadá (1) Cerdos y pescados (20) Chile (18) China (1) Ciencia (20) CINE (36) Collage (18) Colombia (13) Crítica Social (53) Cuba (21) Cultura Blog (6) Debates (40) Declaraciones y comunicados (51) Deportivas (4) Derechos Humanos (90) Económicas (39) Ecuador (2) Escuchar este blog (1) Europa (24) Euskal Herria (3) Filosofía (22) Fotos Periodísticas (14) Fu Turismo (45) Grecia (1) Guattari (2) Haití (4) Historia Política (119) Historietas y Cómics (5) Honduras (1) Humor (12) Imperialismo y Guerra Permanente (203) Indignados (16) Internet (27) Investigaciones Periodisticas (17) Iran (10) Israel (7) Japón radioactivo (4) Juegos de Pc (1) Karl Korsch (1) Kurdistan (1) Latinoamérica (58) Líbano (2) Libia (39) Libros (24) Literatura (16) Literatura Fantastica (3) Mates en la paz (3) México (6) Mirá lo que te digo (34) Mitos y fabulas (5) Mujeres (5) Música como bandera (62) Nicaragua (10) Noticias de Ayer (25) Pachamama (8) Paleontólogia-Genética-Evolución (5) Palestina (12) Paraguay (2) Peronismo (47) Perros (4) Perú (4) Pierre Lévy (1) Poesia (30) Politica (149) Presentaciones (2) Pueblos Originarios (29) Radio (18) Revista (9) Sindicales (18) Siria (34) Soledad Rosas (1) Solidaridad (7) Teoría Política (96) Terrorismo estatal a cielo abierto (58) Tv (17) Venezuela (65) Videos de Internet (6) Viejas costumbres (55) Vietnam (4) Yanquilandia (36) Zapata Vive (3)

La guerra psicologica permanente

Las características de la guerra actual, por el control de los mercados y de los recursos naturales no renovables del planeta que implica en todos los casos, el reordenamiento económico, político, social y cultural de grandes regiones del mundo mediante la absoluta supremacía tecnológica, es definida como "guerra de cuarta generación". Sin embargo y a pesar de los eufemismos, la guerra aún consiste en imponer la voluntad propia al adversario, por cualquier medio. El secreto fundamental de la guerra es el secreto, dice el clásico manual militar de operaciones, ¿entonces como operar en un universo en el que todos estamos siendo observados? En escenario en el que las corporaciones están en guerra contra cualquier forma de disidencia que no pueda ser usada en su beneficio, por vía directa o indirecta. En el que el control de los aparatos militares, de gobierno, de legislación y de justicia, responden directamente al control de estas corporaciones . Y en el que cualquiera por banalidad o indiscreción, es capaz de grabar o tomar imágenes o vídeo, de cualquier persona o acontecimiento. Mientras que tres o cuatro compañías controlan todo el tráfico informativo, nuestras preferencias y nuestras conductas son tipificadas y analizadas. Somos espiados todo el tiempo. En un mundo virtual en donde renunciamos a nuestra privacidad casi voluntariamente, alentados por las practicas socialmente instituidas. Por tanto la resistencia necesariamente debe ser global. La guerra actual es sobretodo tecnológica, de control, propaganda y desinformación masiva, es una Guerra Irregular, Asimétrica. Ésta es operada sobre nuestra voluntad mediante la propaganda sistemática y masiva, y repite como siempre lo ha hecho la propaganda de guerra, "tu eres débil", "tu no tienes posibilidades de ganar, ni siquiera tu propia salvación", "tú solo puedes claudicar antes o después", RÍNDETE .

"...En ésta clase de guerra, (<< psicológica permanente, irregular, asimétrica, de cuarta generación >>), no puedes -no debes- medir el éxito del esfuerzo a través del número de puentes destruidos, edificios tumbados, vehículos quemados, o bajo cualquier otro estándar que ha sido utilizado en la guerra regular tradicional. La tarea es destruir la eficacia y la efectividad de los esfuerzos del adversario y su capacidad de utilizar a la población para sus propios fines..."

Curtis E. Lemay

General Estadounidense

El problema del capitalismo serio es similar al de las hadas y los duendes, es decir: nadie ha conseguido pruebas de su existencia salvo en la mitología.