"...Hoy en día el escritor que quiera combatir la mentira y la ignorancia y quiere decir la verdad debe luchar al menos con cinco dificultades. Precisa coraje para decir la verdad que en todas partes está sofocada. Inteligencia para reconocerla dado que en todas partes está escondida. El arte de tornarla manejable como un arma. Suficiente criterio para elegir a aquellos en cuyas manos será eficaz. Y finalmente suficiente astucia para difundirla entre ellos..." Bertolt Brech

Buscar en este blog

Si usted tiene problemas para visualizar esta pagina, elimine los cookies en su navegador web ( Internet Explorer, Mozilla, Crome, etc ) y vuelva a cargar esta dirección en la barra de direcciones

Últimas Notas

15 may. 2014

Perú. Hace 51 años fue asesinado el revolucionario Javier Heraud. Javier murió para vivir

1957. Javier en primer plano con uniforme de premilitar de escolta de la bandera en un desfile escolar en Miraflores por las Fiestas Patrias. (*)
 
Jan Lust / Mariátegui
15/05/14


Estimado compañero (a):
Poema Especial

Se trata de ahora de escribir
algo original, nuevo, sorprendente.
Mañana salgo de viaje.
(Iré a México como peruano,
turista que recorre las antiguas ruinas)
y luego a Bolivia,
riéndome de perros policías
y canes presurosos.
Entraré junto con 30 compañeros
furtivamente a mi patria.
Armados con palabras y fusiles,
Armados con ansias nuevas
de un Perú más joven,
sembraremos en la sierra de los Andes,
“semillas subversivas”.
I
Pero esto tiene un origen más lejano.
Fue en Abril (cruel y blando abril)
cuando una mañana apareció
el Comandante.
Era el bravo Fidel en carne y hueso
que nos proponía levantarnos en armas
y cambiar de curso la Historia del Perú.
40 aceptamos.
Subimos al Turquino
2,200 metros de alto y durante
6 meses aprendimos la guerra de guerrillas.
El final lo conocerán todos.
(Me aburro y no termino este poema)
Pero voy al combate y a la guerra
por amor a mi patria, a mi Perú,
por amor a mi suelo, a mis paisajes,
por amor a los pobres de mi tierra,
por amor a mi madre, a sus cariños,
por amor a mi padre, a sus durezas,
por amor a hermanos y amigos,
por amor a la vida y a la muerte,
por amor a las cosas de los días,
por amor a los días de otoño,
por amor a los fríos del invierno.
No sé que pasará conmigo y mis
hermanos en la lucha,
pero supe vivir y morir como
hombre digno,
queriendo respetar y salvar al que
todo lo sufre,
queriendo abrir nuevos soles salvadores.
El final de la historia lo dirán
mis compañeros,
arriba, abajo, encima de la historia,
y contarán a mis hijos
historias verdaderas,
y para siempre vivirá la esperanza.
Javier Heraud
La Habana, noviembre 1962


La izquierda peruana debe aprender de la abnegación y del carácter revolucionario de Javier. La izquierda peruana debe tomar lecciones del combate de Javier. La izquierda peruana debe luchar para volver a ganar la confianza de los pueblos peruanos como hasta ahora lo tiene Javier. ¿Cómo hacer? A continuación algunas ideas al respecto.
1. La izquierda debería construir un proyecto en el cual los pueblos peruanos determinen su propio destino, que los levanta del yugo de explotación y opresión y que los convierte en objeto y sujeto de sus propios desarrollos. Este proyecto debe fundarse en base del estudio de la realidad peruana que tiene como punto de partida el socialismo científico.
2.  El análisis de la realidad peruana debería ser articulado con el programa máximo del cambio revolucionaria. Este programa debería tomar en cuenta las siguientes consideraciones:
a. Un cambio revolucionario de la sociedad debería implicar la transferencia de los medios de producción en manos de los pueblos a través de un proceso de nacionalización y de socialización.
b. Un cambio revolucionario de la sociedad sólo podría materializarse si los propietarios de los medios de producción, como clase, son eliminados política y económicamente. Como dice Samir Amin, “en tanto que el capitalismo no ha sido derrocado, la burguesía tiene la última palabra en la lucha de clases”.
c. Un cambio revolucionaria de la sociedad debería apuntar a la destrucción del estado capitalista y una democratización profunda de la sociedad.
d. Un cambio revolucionario de la sociedad debería llevar a cabo el rompimiento de las cadenas de dependencia con el centro capitalista.
3. El proyecto en  el cual los pueblos peruanos determinen su propio destino es un proyecto hacia la liberación social. Para que este mensaje llegue a los pueblos, deberíamos aprender de nuestros errores del pasado. Un análisis crítico, profundo y amplio de nuestro pasado de los últimos treinta años es clave. “El arma de la crítica no puede soportar evidentemente la crítica de las armas; la fuerza material debe ser superada por la fuerza material; pero también la teoría llega a ser fuerza material apenas se enseñorea de las masas. La teoría es capaz de adueñarse de las masas apenas se muestra “ad hominem”, y se muestra “ad hominem” apenas se convierte en radical. Ser radical significa atacar las cuestiones en la raíz” (Marx, “Introducción para la crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel, 1843-1844”)

4. La práctica política de la izquierda debería basarse en trabajos concretos porque la confianza de los pueblos en el proyecto de la liberación social empieza con una confianza en la organización u organizaciones que empujen este proceso. Esta confianza se lograría a través de los trabajos políticos y sociales en los barrios, en los mercados, en los puestos de trabajo, en las calles, en las universidades, en las organizaciones populares y gremiales. Además, la confianza se establece con un rotundo ¡no! a la transacción con la burguesía y con un comportamiento limpio, democrático, solidario, consiste y coherente de sus militantes.
Javier Heraud no murió por la unidad de la izquierda a toda costa, sino por la unidad como mecanismo para que los pueblos peruanos lleguen al poder para nunca más dejar ese poder. Javier fue un combatiente revolucionario y poeta. Aprendamos de él y cambiemos el Perú.
Hasta la victoria siempre,


(*) Foto extraída del libro Entre los ríos. Javier Heraud (1942-1963) de Cecilia Heraud Pérez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo por temas

A Proxi Mada Mente (61) Afganistán (1) África (1) Agrotóxicos y transgénicos (45) Antropologia (11) Apuntes (46) Arte contemporáneo (4) Aviones de Guerra (7) Black Power (1) Bolivia (5) Brasil (1) Campesinos (14) Canadá (1) Cerdos y pescados (20) Chile (18) China (1) Ciencia (20) CINE (36) Collage (18) Colombia (13) Crítica Social (53) Cuba (21) Cultura Blog (6) Debates (40) Declaraciones y comunicados (51) Deportivas (4) Derechos Humanos (90) Económicas (39) Ecuador (2) Escuchar este blog (1) Europa (24) Euskal Herria (3) Filosofía (22) Fotos Periodísticas (14) Fu Turismo (45) Grecia (1) Guattari (2) Haití (4) Historia Política (119) Historietas y Cómics (5) Honduras (1) Humor (12) Imperialismo y Guerra Permanente (203) Indignados (16) Internet (27) Investigaciones Periodisticas (17) Iran (10) Israel (7) Japón radioactivo (4) Juegos de Pc (1) Karl Korsch (1) Kurdistan (1) Latinoamérica (58) Líbano (2) Libia (39) Libros (24) Literatura (16) Literatura Fantastica (3) Mates en la paz (3) México (6) Mirá lo que te digo (35) Mitos y fabulas (5) Mujeres (5) Música como bandera (63) Nicaragua (10) Noticias de Ayer (25) Pachamama (8) Paleontólogia-Genética-Evolución (5) Palestina (12) Paraguay (2) Peronismo (47) Perros (4) Perú (4) Pierre Lévy (1) Poesia (30) Politica (149) Presentaciones (2) Pueblos Originarios (29) Radio (18) Revista (9) Sindicales (18) Siria (34) Soledad Rosas (1) Solidaridad (7) Teoría Política (95) Terrorismo estatal a cielo abierto (58) Tv (16) Venezuela (65) Videos de Internet (6) Viejas costumbres (55) Vietnam (4) Yanquilandia (36) Zapata Vive (3)

La guerra psicologica permanente

Las características de la guerra actual, por el control de los mercados y de los recursos naturales no renovables del planeta que implica en todos los casos, el reordenamiento económico, político, social y cultural de grandes regiones del mundo mediante la absoluta supremacía tecnológica, es definida como "guerra de cuarta generación". Sin embargo y a pesar de los eufemismos, la guerra aún consiste en imponer la voluntad propia al adversario, por cualquier medio. El secreto fundamental de la guerra es el secreto, dice el clásico manual militar de operaciones, ¿entonces como operar en un universo en el que todos estamos siendo observados? En escenario en el que las corporaciones están en guerra contra cualquier forma de disidencia que no pueda ser usada en su beneficio, por vía directa o indirecta. En el que el control de los aparatos militares, de gobierno, de legislación y de justicia, responden directamente al control de estas corporaciones . Y en el que cualquiera por banalidad o indiscreción, es capaz de grabar o tomar imágenes o vídeo, de cualquier persona o acontecimiento. Mientras que tres o cuatro compañías controlan todo el tráfico informativo, nuestras preferencias y nuestras conductas son tipificadas y analizadas. Somos espiados todo el tiempo. En un mundo virtual en donde renunciamos a nuestra privacidad casi voluntariamente, alentados por las practicas socialmente instituidas. Por tanto la resistencia necesariamente debe ser global. La guerra actual es sobretodo tecnológica, de control, propaganda y desinformación masiva, es una Guerra Irregular, Asimétrica. Ésta es operada sobre nuestra voluntad mediante la propaganda sistemática y masiva, y repite como siempre lo ha hecho la propaganda de guerra, "tu eres débil", "tu no tienes posibilidades de ganar, ni siquiera tu propia salvación", "tú solo puedes claudicar antes o después", RÍNDETE .

"...En ésta clase de guerra, (<< psicológica permanente, irregular, asimétrica, de cuarta generación >>), no puedes -no debes- medir el éxito del esfuerzo a través del número de puentes destruidos, edificios tumbados, vehículos quemados, o bajo cualquier otro estándar que ha sido utilizado en la guerra regular tradicional. La tarea es destruir la eficacia y la efectividad de los esfuerzos del adversario y su capacidad de utilizar a la población para sus propios fines..."

Curtis E. Lemay

General Estadounidense

El problema del capitalismo serio es similar al de las hadas y los duendes, es decir: nadie ha conseguido pruebas de su existencia salvo en la mitología.