"...Hoy en día el escritor que quiera combatir la mentira y la ignorancia y quiere decir la verdad debe luchar al menos con cinco dificultades. Precisa coraje para decir la verdad que en todas partes está sofocada. Inteligencia para reconocerla dado que en todas partes está escondida. El arte de tornarla manejable como un arma. Suficiente criterio para elegir a aquellos en cuyas manos será eficaz. Y finalmente suficiente astucia para difundirla entre ellos..." Bertolt Brech

Buscar en este blog

Si usted tiene problemas para visualizar esta pagina, elimine los cookies en su navegador web ( Internet Explorer, Mozilla, Crome, etc ) y vuelva a cargar esta dirección en la barra de direcciones

Últimas Notas

20 sept. 2013

¿De qué hablamos cuando decimos Poder Popular?

por Toby Valderrama y Antonio Aponte - APORREA


La precisión en este asunto es importante, ella condicionará la idea que tenemos de sociedad, de Revolución. Veamos.

Una visión sostiene que el “poder popular” es la administración por parte de las unidades organizativas (comunas, consejos comunales, asociación de vecinos) de los recursos, de manera independiente. Postura similar a las antiguas asociaciones de vecinos o al presupuesto participativo, es decir, organizaciones aisladas, independientes, cada una funcionando como una suerte de mundito.

De esta manera se contribuye a la fragmentación de la sociedad, a la descentralización, al extrañamiento de la sociedad, al egoísmo, base para que persista el capitalismo, lo justifica. Es un “poder popular” que se contradice, que contribuye a mantener el capitalismo, que es antipopular, antipoder. En definitiva, es reaccionario.

Este “poder popular” contradictorio lo absorbe perfectamente la burguesía, es más, lo aúpa. Es una forma de confinar a la masa a su mezquino entorno, de castrarla de la visión universal.
No vamos a entrar en detalles sobre la estructura que pensamos debería tener el Poder Popular, hablaremos de las características que creemos deberían ser fundamentales:

Primero, debe ser capaz de defenderse. Un “poder popular” que pierda las elecciones está en entredicho, si no puede dar respuesta a las contingencias de la Revolución es inútil, si es incapaz de proteger al gobierno que le da origen es inviable.

Segundo, debe ser capaz de tener visión universal, importarse por el destino de la nación, de la humanidad. En resumen, ser revolucionario. No se concibe un poder popular reaccionario, capitalista, egoísta, que sólo se preocupe por su entorno y lo defienda como si se tratara de un “poder” o un Estado aparte del resto de la sociedad.

Tercero, debe ser territorio del Hombre Nuevo, de relaciones fraternas, parte integrante de la economía planificada por toda la sociedad para beneficio de toda la sociedad. Sólo sobre esta economía se podrá sustentar la ética de la fraternidad. Si la economía es fragmentada se formarán, necesariamente, unidades egoístas.

Cuarto, debe tener ramificaciones en toda la sociedad. Sus formas organizativas deben ser campesinas, obreras, de profesionales, de los barrios, militares, con las variaciones propias de sus particularidades. Y estar engranadas con el Estado Nacional, ser parte de él, para eso debe constituir un entramado nacional que vaya desde los organismos capilares hasta una Asamblea del Poder Revolucionario.

Se desprende de lo anterior que el verdadero poder popular será un Poder Revolucionario, ese es su nombre más apropiado.

El verdadero Poder Popular será la Revolución Socialista, el Poder Revolucionario, cuando la sociedad integrada en lo material y lo espiritual tome cuenta de su destino: planifique su futuro, supere la anarquía del capitalismo y pueda vivir de cada uno según su capacidad y dando a cada uno según su necesidad.

En resumen, hay dos tipos de organización social:

Una, la social reaccionaria, propia del capitalismo, que fragmenta a la sociedad, es lo que ellos llaman descentralización. Adquiere diversos nombres, pero la característica fundamental es que se forma sobre unidades aisladas.

Otra, la social revolucionaria, una organización que adquiere forma de tejido social, las unidades obedecen a un plan centralizado, mediante ésta la sociedad toma cuenta de su rumbo material y espiritual, puede superar la fragmentación y la anarquía capitalista, supera la contradicción entre individuo y sociedad, vence a la mercancía, al mercado, al capital, como centro de la actividad social, y restituye al hombre en el centro de todos los afanes. Este es el Poder Revolucionario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo por temas

A Proxi Mada Mente (62) Afganistán (1) África (1) Agrotóxicos y transgénicos (45) Antropologia (11) Apuntes (46) Arte contemporáneo (4) Aviones de Guerra (7) Black Power (1) Bolivia (5) Brasil (1) Campesinos (14) Canadá (1) Cerdos y pescados (20) Chile (18) China (1) Ciencia (20) CINE (36) Collage (18) Colombia (13) Crítica Social (53) Cuba (21) Cultura Blog (6) Debates (40) Declaraciones y comunicados (51) Deportivas (4) Derechos Humanos (90) Económicas (39) Ecuador (2) Escuchar este blog (1) Europa (24) Euskal Herria (3) Filosofía (22) Fotos Periodísticas (14) Fu Turismo (45) Grecia (1) Guattari (2) Haití (4) Historia Política (119) Historietas y Cómics (5) Honduras (1) Humor (12) Imperialismo y Guerra Permanente (203) Indignados (16) Internet (27) Investigaciones Periodisticas (17) Iran (10) Israel (7) Japón radioactivo (4) Juegos de Pc (1) Karl Korsch (1) Kurdistan (1) Latinoamérica (58) Líbano (2) Libia (39) Libros (24) Literatura (16) Literatura Fantastica (3) Mates en la paz (3) México (6) Mirá lo que te digo (34) Mitos y fabulas (5) Mujeres (5) Música como bandera (62) Nicaragua (10) Noticias de Ayer (25) Pachamama (8) Paleontólogia-Genética-Evolución (5) Palestina (12) Paraguay (2) Peronismo (47) Perros (4) Perú (4) Pierre Lévy (1) Poesia (30) Politica (149) Presentaciones (2) Pueblos Originarios (29) Radio (18) Revista (9) Sindicales (18) Siria (34) Soledad Rosas (1) Solidaridad (7) Teoría Política (96) Terrorismo estatal a cielo abierto (58) Tv (17) Venezuela (65) Videos de Internet (6) Viejas costumbres (55) Vietnam (4) Yanquilandia (36) Zapata Vive (3)

La guerra psicologica permanente

Las características de la guerra actual, por el control de los mercados y de los recursos naturales no renovables del planeta que implica en todos los casos, el reordenamiento económico, político, social y cultural de grandes regiones del mundo mediante la absoluta supremacía tecnológica, es definida como "guerra de cuarta generación". Sin embargo y a pesar de los eufemismos, la guerra aún consiste en imponer la voluntad propia al adversario, por cualquier medio. El secreto fundamental de la guerra es el secreto, dice el clásico manual militar de operaciones, ¿entonces como operar en un universo en el que todos estamos siendo observados? En escenario en el que las corporaciones están en guerra contra cualquier forma de disidencia que no pueda ser usada en su beneficio, por vía directa o indirecta. En el que el control de los aparatos militares, de gobierno, de legislación y de justicia, responden directamente al control de estas corporaciones . Y en el que cualquiera por banalidad o indiscreción, es capaz de grabar o tomar imágenes o vídeo, de cualquier persona o acontecimiento. Mientras que tres o cuatro compañías controlan todo el tráfico informativo, nuestras preferencias y nuestras conductas son tipificadas y analizadas. Somos espiados todo el tiempo. En un mundo virtual en donde renunciamos a nuestra privacidad casi voluntariamente, alentados por las practicas socialmente instituidas. Por tanto la resistencia necesariamente debe ser global. La guerra actual es sobretodo tecnológica, de control, propaganda y desinformación masiva, es una Guerra Irregular, Asimétrica. Ésta es operada sobre nuestra voluntad mediante la propaganda sistemática y masiva, y repite como siempre lo ha hecho la propaganda de guerra, "tu eres débil", "tu no tienes posibilidades de ganar, ni siquiera tu propia salvación", "tú solo puedes claudicar antes o después", RÍNDETE .

"...En ésta clase de guerra, (<< psicológica permanente, irregular, asimétrica, de cuarta generación >>), no puedes -no debes- medir el éxito del esfuerzo a través del número de puentes destruidos, edificios tumbados, vehículos quemados, o bajo cualquier otro estándar que ha sido utilizado en la guerra regular tradicional. La tarea es destruir la eficacia y la efectividad de los esfuerzos del adversario y su capacidad de utilizar a la población para sus propios fines..."

Curtis E. Lemay

General Estadounidense

El problema del capitalismo serio es similar al de las hadas y los duendes, es decir: nadie ha conseguido pruebas de su existencia salvo en la mitología.