"...Hoy en día el escritor que quiera combatir la mentira y la ignorancia y quiere decir la verdad debe luchar al menos con cinco dificultades. Precisa coraje para decir la verdad que en todas partes está sofocada. Inteligencia para reconocerla dado que en todas partes está escondida. El arte de tornarla manejable como un arma. Suficiente criterio para elegir a aquellos en cuyas manos será eficaz. Y finalmente suficiente astucia para difundirla entre ellos..." Bertolt Brech

Buscar en este blog

Si usted tiene problemas para visualizar esta pagina, elimine los cookies en su navegador web ( Internet Explorer, Mozilla, Crome, etc ) y vuelva a cargar esta dirección en la barra de direcciones

Últimas Notas

24 sept. 2013

Pavlos Fyssas. ¡Presente!. ¡No Pasarán!




por Leonidas Oikonomakis

Para Pavlos: el rapero antifascista asesinado

http://kaosenlared.net/media/k2/items/cache/ccb14b9752fce80302b683455e8c485d_XL.jpg
Todavía recuerdo el último concierto que dimos en Atenas como Social Waste allá por 2005. Tuvo lugar en el legendario “An Club” en Exarchia y compartimos el escenario con Rymeshot, la nueva banda en aquel momento de Killiah P.

– “No estamos listos Pavlo, mejor no tocamos, no hemos ensayado desde hace tiempo.”

– “¡No, no! ¡En nuestro primer concierto os quiero aquí chicos! ¡Vamos!”

Por aquel entonces Pavlos tenía 26 años y yo 23. Nos habíamos conocido en Freestyle Productions, un equipo de producción de hip-hop sociopolítico formado alrededor de Active Member, la banda de hip-hop más grande del país. Al compartir creencias políticas similares y respeto por el otro nos hicimos amigos, y seguimos siéndolo incluso después de que ambos dejáramos Freestyle Productions.

Pavlos provenía de un barrio de clase obrera del Pireo y, como todos los muchachos nacidos y crecidos ahí, era un seguidor del Olympiakos (“…¡y del Proodeftiki!” habría añadido) –otra de las cosas que teníamos en común y que nos acercaron. Recuerdo que solíamos juntarnos en las manifestaciones organizadas en Atenas y en otros lugares, a menudo marchando en la misma formación. Pavlos estuvo siempre presente en las luchas sociales de su tiempo y de su generación, e intentó también contribuir a ellas con su música y sus letras.

El tiempo pasó. Yo abandoné Grecia y ahora cuando vuelvo apenas paso tiempo en Atenas. 

Perdimos el contacto, pero siempre tenia noticias suyas a través de los amigos comunes. 

Escuché que había abierto una pequeña taberna en su barrio, y seguía sus nuevas canciones y actividades desde el extranjero.

Y la pasada noche, después de ver el partido de mi equipo favorito –y del de Pavlos– en Internet, me quedé echando un vistazo a la web y apareció la noticia: “Antifascista apuñalado por neo-nazis en Amfiali. Tuvo lugar tras el partido Olympiakos-PSG”. Seguí lentamente el hilo de la noticia, y entonces leí esto:
“El joven antifascista está muerto. Su nombre era Pavlos Fissas, conocido en los círculos de hip-hop como Killah P…”
Me quedé helado.

Ni siquiera sé por qué estoy escribiendo estas líneas ahora mismo… O quizás sí lo sé. 

Porque un joven murió esta noche, un joven que resultó ser un amigo mío, apuñalado de muerte por una banda neonazi cuyos miembros están hoy dentro del Parlamento griego y parecen disfrutar de gran apoyo popular. Y todo esto tiene una razón: el ascenso del fascismo en Grecia es el resultado directo de las políticas de austeridad que aquí han conducido a la gente a niveles extremos de pobreza, marginación e inseguridad, creando el caldo de cultivo para los neonazis de Aurora Dorada que les prometen la gloria nacional a falta de seguridad económica.

Las políticas de austeridad neoliberales que han llevado a Grecia a esta situación están siendo impuestos por la Troika de prestamistas extranjeros: el Banco Central Europeo, el FMI y la Unión Europea, y aplicadas por el gobierno servil de nuestro país.

Tanto la Troika como el gobierno griego han elegido cerrar los ojos ante las acciones asesinas de Aurora Dorada. Las conocen, no es que no las conozcan. Pero siempre y cuando las medidas de austeridad sean votadas en el Parlamento y que la deuda sea pagada, la Troika está contenta. Al mismo tiempo, el partido gobernante de derechas liderado por Antonis Samaras ve a los seguidores de Aurora Dorada como “su propia gente”, e incluso el propio primer ministro adopta con frecuencia el discurso del odio de Aurora Dorada, especialmente cuando se trata de la inmigración.

Nada de esto es nuevo. Es así desde hace tres años y lo sigue siendo ahora, mientras las condiciones sociales y económicas del país empeoran poco a poco, empujando a más y más gente a los brazos violentos de Aurora Dorada. Ni tampoco es Pavlos la única víctima de esta banda de asesinos. 

Hace solo un año, un inmigrante pakistaní de 27 años fue apuñalado de muerte por estos neonazis, y muchos otros han sido gravemente heridos en los últimos años. Y la policía –dentro de la cual hay muchos seguidores de Aurora Dorada- también cierra los ojos. Ahora, después de los inmigrantes, le ha tocado a Pavlos. ¿Y mañana? 

¿Quién será el siguiente?

¿Y hasta cuándo mantendréis los ojos cerrados?

Hasta siempre Pavlos.

Y ten por seguro… ¡No pasarán!
--> Leer más...

20 sept. 2013

¿De qué hablamos cuando decimos Poder Popular?

por Toby Valderrama y Antonio Aponte - APORREA


La precisión en este asunto es importante, ella condicionará la idea que tenemos de sociedad, de Revolución. Veamos.

Una visión sostiene que el “poder popular” es la administración por parte de las unidades organizativas (comunas, consejos comunales, asociación de vecinos) de los recursos, de manera independiente. Postura similar a las antiguas asociaciones de vecinos o al presupuesto participativo, es decir, organizaciones aisladas, independientes, cada una funcionando como una suerte de mundito.

De esta manera se contribuye a la fragmentación de la sociedad, a la descentralización, al extrañamiento de la sociedad, al egoísmo, base para que persista el capitalismo, lo justifica. Es un “poder popular” que se contradice, que contribuye a mantener el capitalismo, que es antipopular, antipoder. En definitiva, es reaccionario.

Este “poder popular” contradictorio lo absorbe perfectamente la burguesía, es más, lo aúpa. Es una forma de confinar a la masa a su mezquino entorno, de castrarla de la visión universal.
No vamos a entrar en detalles sobre la estructura que pensamos debería tener el Poder Popular, hablaremos de las características que creemos deberían ser fundamentales:

Primero, debe ser capaz de defenderse. Un “poder popular” que pierda las elecciones está en entredicho, si no puede dar respuesta a las contingencias de la Revolución es inútil, si es incapaz de proteger al gobierno que le da origen es inviable.

Segundo, debe ser capaz de tener visión universal, importarse por el destino de la nación, de la humanidad. En resumen, ser revolucionario. No se concibe un poder popular reaccionario, capitalista, egoísta, que sólo se preocupe por su entorno y lo defienda como si se tratara de un “poder” o un Estado aparte del resto de la sociedad.

Tercero, debe ser territorio del Hombre Nuevo, de relaciones fraternas, parte integrante de la economía planificada por toda la sociedad para beneficio de toda la sociedad. Sólo sobre esta economía se podrá sustentar la ética de la fraternidad. Si la economía es fragmentada se formarán, necesariamente, unidades egoístas.

Cuarto, debe tener ramificaciones en toda la sociedad. Sus formas organizativas deben ser campesinas, obreras, de profesionales, de los barrios, militares, con las variaciones propias de sus particularidades. Y estar engranadas con el Estado Nacional, ser parte de él, para eso debe constituir un entramado nacional que vaya desde los organismos capilares hasta una Asamblea del Poder Revolucionario.

Se desprende de lo anterior que el verdadero poder popular será un Poder Revolucionario, ese es su nombre más apropiado.

El verdadero Poder Popular será la Revolución Socialista, el Poder Revolucionario, cuando la sociedad integrada en lo material y lo espiritual tome cuenta de su destino: planifique su futuro, supere la anarquía del capitalismo y pueda vivir de cada uno según su capacidad y dando a cada uno según su necesidad.

En resumen, hay dos tipos de organización social:

Una, la social reaccionaria, propia del capitalismo, que fragmenta a la sociedad, es lo que ellos llaman descentralización. Adquiere diversos nombres, pero la característica fundamental es que se forma sobre unidades aisladas.

Otra, la social revolucionaria, una organización que adquiere forma de tejido social, las unidades obedecen a un plan centralizado, mediante ésta la sociedad toma cuenta de su rumbo material y espiritual, puede superar la fragmentación y la anarquía capitalista, supera la contradicción entre individuo y sociedad, vence a la mercancía, al mercado, al capital, como centro de la actividad social, y restituye al hombre en el centro de todos los afanes. Este es el Poder Revolucionario.
--> Leer más...

Intelectuales al servicio de la guerra contra Siria


Por Ángeles Diez Rodríguez

Conferencia impartida en el Ateneo de Madrid el 9 de septiembre de 2013


El caso de Siria es uno de los más paradigmáticos en los que desde el 2011 se evidencian con claridad el papel legitimador de la guerra jugado por ciertos intelectuales de izquierda. Una parte importante de éstos ha optado por servir de coro a la guerra mediática contra Siria investidos de una áurea ilustrada y cargados de principios morales de factura occidental. Desde sus púlpitos en los medios alternativos pero también en los masivos elaboran explicaciones, justificaciones y relatos que presentan como principios éticos cuando en realidad se trata de su opción política. Ridiculizan y simplifican, manipulan y tergiversan la opción de los militantes antiimperialistas e incluso se permiten enmendar la plana a los gobiernos latinoamericanos que, defendiendo la soberanía y el principio de no injerencia, se oponen a la guerra contra Siria.

En junio del 2003 en el marco de la guerra y ocupación de Iraq no fue muy complicado, en el ámbito universitario, en el de la cultura y en la militancia de izquierdas, que se alzaran cientos de voces contra la guerra, fuimos capaces de reconocer las trampas discursivas, capaces de descubrir los intereses del imperio y sus socios, de desvelar las mentiras mediáticas y sobre todo de establecer prioridades en la movilización y la denuncia. No pudimos parar la guerra ni la ocupación de Iraq pero pusimos los cimientos de un movimiento antiimperialista que podría haber sido el freno de mano de la barbarie bélica y que, de alguna manera, aplazó el objetivo de continuar la neocolonización de la zona.

Si en el 2003 nos fue relativamente fácil movilizarnos contra la guerra en Iraq y los planes imperiales, lo cual no significaba apoyar ninguna dictadura, muchos nos hacemos ahora la pregunta ¿qué ha pasado para que no surja o para que no se de continuidad al movimiento que emergió en el 2003? Seguramente haya diversas razones entrecruzadas pero me gustaría destacar dos que me parecen centrales: los medios de comunicación masivos han hecho un buen trabajo disuasorio y una parte de los intelectuales de izquierdas que antes eran referentes políticos contra la guerra han optado por servir en el otro bando.

• Intelectuales de izquierda al servicio de la legitimación bélica.

Que los medios masivos mienten, tergiversan, ocultan, señalan, dan forma y rostro a nuestros enemigos es una evidencia repetida una y otra vez en la historia. Lo hacen no porque sean instrumentos del imperio, no, lo hacen porque son parte consustancial del poder. Pero la justificación de las guerras, la “fabricación del consenso” que diría Chomsky, no sólo se hace a través de las corporaciones mediáticas. La propaganda es un sistema en el que se insertan las empresas mediáticas, la clase política y sus discursos, la cultura occidental prepotente y colonialista, los periodistas, los artistas, los intelectuales, los académicos y los filósofos mediáticos. Todos estos intelectuales se han convertido en un “clero secular”que “optan por jugar un papel fundamental en la interiorización de la ideología de la guerra humanitaria como un mecanismo de legitimación” (Bricmont, 2005).

Unos conscientemente otros no tanto se han puesto al servicio de la propaganda de guerra del imperio.

Lo interesante es que esta cohorte creadora de opinión pública antes se reclutaba en las filas conservadoras, en las liberales y una parte en las de los socialdemócratas (recordemos la campaña del PSOE con “la OTAN de entrada No”) pero desde la guerra de Yugoslavia (1999) son cada vez más los grupos de intelectuales que proceden o se reclaman revolucionarios de izquierda, anticapitalistas y antiimperialistas. Se explican a sí mismos con argumentos morales universalistas y humanitarios: luchar contra las dictaduras (estén donde estén) y defender la causa de los pueblos (siendo éstos las mujeres afganas, los insurgentes libios, los manifestantes sirios o la parte de pueblo que los medios masivos señalen como víctima de las dictaduras).

Algunos de estos intelectuales enarbolaron el “No a la guerra” contra Iraq en el 2003, sin embargo, desde el inicio de las llamadas “primaveras árabes” tocan en la misma orquesta que sus gobiernos llamando al derrocamiento de tirano B. Al-Assad y a la Transición democrática en Siria; incluso hay quien reclama la intervención militar de Occidente como la novelista Almudena Grandes: “Al fondo está El Asad, un dictador, un tirano, un asesino en serie que resultará el único beneficiario de la no intervención”.

Suponemos que para ellos S. Huseim era menos dictador que B. Al-Assad o quizá se trate de que en esa guerra había cientos de miles de ciudadanos en las calles gritando “No a la guerra”, caso que no se da ahora.

El papel que juega este “clero secularizado” es doble, por un lado suministran argumentos justificadores de la intervención armada, por otro dividen, debilitan o bloquean cada vez con mayor intensidad el surgimiento de una oposición fuerte a las guerras imperiales.

Unas veces por ignorancia política, otras por confusión pero la mayoría de las veces por un sentido subyacente de superioridad moral como intelectuales del mundo desarrollado, esta “izquierda” ha interiorizado los argumentos de la derecha. Según Bricmont se ha movido en dos actitudes: a) lo que llama el imperialismo humanitario, que se apoya en creer que nuestros “valores universales” (la idea de libertad, democracia) nos obligan a intervenir en cualquier lugar. Sería una especie de deber moral (derecho de ingerencia) b) el “relativismo cultural” que parte de que no hay costumbres buenas o malas. Tendríamos el caso de que si hay un movimiento wahabista o fundamentalista que se revela contra la represión hay que aplaudirlo porque “los pueblos no se equivocan” o, como me explicó un filósofo español “cuando los pueblos hablan la geoestrategia calla”.

• Extrañas coincidencias por la libertad y la democracia

La dominación imperial es siempre militar pero necesita una ideología que la justifique para eliminar resistencias en la retaguardia. Hoy día, gracias a la complejidad del sistema de propaganda cada vez más sofisticado, tecnificado y efectivo, una gran parte de la construcción de esta ideología legitimadora está en manos de una izquierda, ahora ya respetable, que cuenta con credibilidad para la opinión pública crítica gracias a su currículo como defensora de la causa Palestina. El núcleo duro de los discursos legitimadores se ha desplazado de la ya clásica “libertad” a la críptica “dignidad” y mantiene la “democracia” y los derechos humanos como consignas. La democracia como “la intervención soñada” del filósofo Santiago Alba sirve de utopía light para sumar adeptos y confundir los deseos con la realidad.

Sin embargo, hay ocasiones en las que la consigna de la libertad emerge cual ave fénix cuando el público al que se dirigen es demasiado occidentalizado para desentrañar el enigma de la “dignidad”. Dice Bricmont que justo cuando el imperio abandona el lenguaje de la libertad porque ya no resulta creíble lo retoma este clero humanitarista. Así, en el llamamiento de la Campaña de solidaridad global con la Revolución Siria firmado entre otros por G. Achcar, S. Alba y Tariq Ali cuyo título es “solidaridad con la lucha Siria por la dignidad y la libertad”, en apenas dos páginas se utiliza 14 veces la palabra libertad.

A medida que la guerra mediática contra Siria se ha ido recrudeciendo han aumentado las coincidencias entre los relatos imperiales y los discursos de los que dicen apoyar a los “revolucionarios sirios”. Sigamos con los ejemplos ilustrativos y comparemos el “llamamiento de Solidaridad global con la Revolución Siria” con la declaración conjunta sobre Siria que firmaron 11 países en el marco de la reunión del G20, a propuesta de EE. UU. para forzar un frente de Estados que apoyen la intervención armada.

En el llamamiento del clero humanitarista se apuntan los siguientes argumentos:

1) En Siria hay una revolución en marcha

2) El único responsable de las muertes, de la militarización del conflicto y de la polarización de la sociedad es B. Al-Assad

3) Hay que apoyar a los revolucionarios sirios porque “luchan por la libertad a nivel regional y mundial”

4) Hay que “apoyar una Transición pacífica hacia la democracia para que decidan los propios sirios”

5) Se pide una “Siria libre, unificada e independiente”

6) Se pide ayuda a todos los refugiados y desplazados internos sirios

En la Web de la Campaña se introduce el texto del llamamiento especificando que “la revolución del pueblo debe ser apoyada por todos los medios”, suponemos que todos los medios significa todos los medios, y se exige que B. Al-Assad dimita, sea juzgado y se ponga fin al apoyo militar y financiero al régimen sirio, sólo al “régimen sirio”.

Por su parte la declaración conjunta de EEUU y sus socios, entre los que curiosamente no se encuentra ningún país latinoamericano y el único árabe es Arabia Saudita, expone los siguientes tópicos:

1) Condena exclusivamente al gobierno sirio al que hace responsable del ataque con armas químicas

2) La guerra contra Siria es para defender al resto del mundo de las armas químicas evitando su proliferación.

3) La intervención trataría de evitar males mayores: “un mayor sufrimiento del pueblo sirio y la inestabilidad regional”

4) Se condena la violación de los Derechos humanos “por todas las partes”

5) Se pide una salida política, no militar y se dice: “Estamos comprometidos con una solución política que se traduzca en una Siria unida, incluyente y democrática”

6) Se llama a la asistencia humanitaria, a los donantes y a la ayuda a las necesidades del pueblo sirio.

En la comparación de ambos textos lo sorprendente es que en el primero se destila un aire mucho más belicista, no se reconoce que haya dos bandos en el conflicto, el conflicto se reduce a B. Al-Assad, se justifica el apoyo a los “revolucionarios sirios” porque están haciendo la revolución mundial y no se plantea una salida política sino la derrota del gobierno sirio. Pareciera que este llamamiento hubiera sido redactado precisamente por uno de los bandos en conflicto que se arroga la portavocía del pueblo sirio en su conjunto.

• Las trampas del lenguaje: “Condenamos la intervención, ni con unos ni con otros, los pueblos siempre tienen razón”

La construcción de la ideología del imperialismo humanitario ha tenido distintos recorridos. Como decíamos al inicio de esta intervención, ha sido el estandarte de la izquierda bienpensante (parte de ella vinculada al trotskismo de la Cuarta Internacional) que desde la guerra contra Yugoslavia (1999) fue dando forma a un discurso moralista cómodo que la homologaba como “izquierda respetable” aunque se declarara “anticapitalista”.

Si analizamos algunos de sus discursos sobre Siria encontramos las pautas que se repiten. En primer lugar hay que dejar claro constantemente el punto de partida antiimperialista, y negar que se esté con “la intervención militar extranjera” como hace G. Achcar en el artículo “Contra la intervención militar extranjera, apoyo a la revuelta popular siria”, o S. Alba en “Siria, la intervención soñada” que termina con un “condeno, condeno, condeno, la intervención militar estadounidense”. Decía V. Klemperer en su obra “la lengua del Tercer Reich” que el lenguaje saca a la luz aquello que una persona quiere ocultar de forma deliberada, ante otros o ante sí mismo, y aquello que lleva dentro inconscientemente”. El clero humanitarista no está a favor de la intervención militar pero se ve obligado a repetirlo constantemente en sus escritos y conferencias como si el público al que se dirigen no estuviera del todo convencido. Tampoco conviene hablar de guerra y por tanto se utiliza constantemente el eufemismo “intervención militar extranjera” o “intervención militar estadounidense”.

Ni con EE. UU. ni con B. Al-Assad. La equidistancia es sin duda un refugio ideal para las buenas conciencias y tiene la ventaja de la ambigüedad que permite posicionarse en un lado o en otro según discurran los acontecimientos. Se trata de una falsa simetría que coloca en el mismo plano al agresor y al agredido. Si en una situación en la que un Estado o un conjunto de Estados amenazan y declaran la guerra a otro nos declaramos neutros, en realidad, apoyamos la opción del más fuerte. No ha sido Siria quien ha declarado la guerra a EEUU o a Europa y comparativamente el poderío y la capacidad bélica de Siria respecto al imperio y sus socios (armas químicas, nucleares y convencionales) es incomparable.

Al clero humanitarista no le convence el posicionamiento “ni-ni” y trata por todos los medios de decantar las opiniones hacia el lado del bando donde se encuentran los llamados“revolucionarios sirios”. En ese intento no escatima adjetivos contra el gobierno Sirio y su presidente y se sitúan por encima de la realidad o la veracidad de los hechos; tenemos así a S. Alba diciendo que es un hecho irrefutable que “con independencia de que haya usado o no armas químicas contra su propio pueblo, el régimen dictatorial de la dinastía Assad es el responsable primero y directo de la destrucción de Siria, del sufrimiento de su población y de todas las consecuencias, humanas, políticas y regionales que se deriven de ahí”; o a Almudena Grandes calificando a El Assad como “asesino en serie”. Pero lo cierto es que como dice Bricmont : “En tiempos de guerra denunciar los crímenes del adversario, aun suponiendo que estén sólidamente fundamentados, algo que con frecuencia no es así, acaba contribuyendo a estimular el odio que hace que la guerra sea aceptable”.

Otro de los tópicos clásicos es estar del lado de los pueblos. Aquí tenemos un escollo difícil de salvar ya que, en el caso de las primaveras árabes, los gobiernos imperiales se han posicionado claramente a favor de los pueblos y han sido los primeros en señalar su apoyo a los “revolucionarios” sirios. La explicación más rocambolesca de estos intelectuales humanitarios es la pura casualidad, el cinismo o las intenciones perversas del imperio que le lleva a apoyar a los pueblos árabes para luego apropiarse de las revoluciones e imponer sus propios intereses. La realidad es, según ellos, que ni EEUU ni a Europa le interesa intervenir militarmente en Siria. Pero cuando los “rebeldes y los refugiados sirios”, como antes hicieron los rebeldes libios, manifiestan que “anhelan el ataque de EEUU a Siria” se complica la definición de “revolucionarios” y la de “pueblo” pues ¿Quién es ese pueblo revolucionario o parte del pueblo que clama por un ataque militar de otros estados?

Dada la complejidad de la situación refugiémonos en nuestros principios.

Podemos denunciar a las corporaciones mediáticas, a los políticos y publicistas que nos siguen vendiendo la guerra con la misma retórica moralista y con prácticas cínicas, el problema es que les sigue funcionando, por lo menos con la gente poco concienciada. La novedad es que ahora disponen de una cohorte de filósofos, intelectuales y artistas que se venden como estrellas mediáticas, aunque sea en medios alternativos, que incluso se creen lo que dicen, creen defender realmente los derechos humanos y estar del lado de los pueblos, pero su labor ha sido la de acompañar los discursos imperialistas y bloquear el surgimiento de movimientos de oposición a la guerra enfangándonos en discusiones estériles sobre su propio posicionamiento.

Sus textos, conferencias e intervenciones mediáticas han tenido una gran eficacia para confundir, persuadir y culpabilizar a los activistas contra la guerra, a la gente más dispuesta a ofrecer resistencia efectiva a la guerra imperial y a la propaganda de guerra. Para curarse en salud suelen afirmar que todo es más complejo, impredecible, de modo que la única opción que nos queda como gente buena que somos es refugiarnos en nuestra buena conciencia. Si nuestros conocimientos y retórica son tergiversados y utilizados para favorecer el apoyo a la guerra será un efecto no querido, un daño colateral por el que no se nos puede responsabilizar.

Lo cierto es que los discursos, los llamamientos y las exigencias del clero humanitarista no tienen la más mínima repercusión sobre los gobiernos occidentales pero también es cierto que sí afectan a la posibilidad de un movimiento antiimperialista. Quisiera terminar con unas palabras de R. Sánchez Ferlosio sobre la guerra “aparte de unos pocos exaltados todos vemos la guerra con matices pero en momentos decisivos los matices no pueden ser el lastre que nos impida oponernos a la guerra con la contundencia necesaria. Ni debemos dejar que se conviertan en munición en nuestra contra. Es nuestra responsabilidad política”.
--> Leer más...

5 sept. 2013

Argentina libre de fracking (Video)



Mariátegui
05/08/13

Co-producido por organizaciones sociales, sindicales, ambientales y políticas del país. Se alienta su reproducción y distribución. Es posible descargar el video aquí

Para más información sobre la situación y contacto con las organizaciones que resisten la avanzanda en el país acceder a: http://www.argentinalibredefracking.org/.

--> Leer más...

Hacker publica correos implicando al Pentagono en ataque químico en Siria

En medio de los preparativos de EE.UU. para un ataque contra Siria un ‘hacker’ norteamericano publica los correos de un coronel del Ejército de EE.UU. que indican que el supuesto ataque químico cerca de Damasco fue obra del Pentágono.

A través del portal pastebin.com, el hacker logró acceder a la correspondencia de un coronel de la Inteligencia de EE.UU. que demuestra que el ataque químico fue un montaje organizado por el propio Pentágono.

Se trata de los correos de Anthony Jamie MacDonald, director general de Personal de la oficina de Operaciones y Planes del Jefe Adjunto del Estado Mayor de Inteligencia del Ejército.

En un correo enviado el 22 de agosto, un colega del coronel, Eugene Furst, le felicita por haber realizado una operación “exitosa” y adjunta el enlace al artículo de ‘The Washington Post’ sobre el supuesto ataque químico en Siria del 21 de agosto.



Furst también menciona que fue “bien organizado”, informa el ‘hacker’, agregando: “Mis ojos se negaron a creerlo. Malditos desgraciados, ellos organizaron un ataque químico”.

El pirata informático menciona, además, la correspondencia entre la esposa de MacDonald, Jennifer, con una amiga suya que confiesa que “no puede dejar de pensar” en los niños que fallecieron en “ese terrible ataque con gas” en Siria.



“Yo también me asusté. Pero Tony me consoló. Dijo que los niños no resultaron heridos, fue hecho para cámaras. Así que no te preocupes, querida mía”, contesta Jennifer.


Estas revelaciones se unen a otros informes sobre el supuesto ataque químico que Washington atribuye a las fuerzas de Bashar al Assad, algo que el Gobierno sirio niega rotundamente. Hay que destacar que incluso las informaciones que vienen de EE.UU. y sus aliados a veces son bastante contradictorias. Así, un informe de los servicios secretos franceses dice que el ataque dejó “al menos” 281 muertes, una cifra que está muy lejos de las “más de 1.400 víctimas mortales” de las que habla EE.UU.

--> Leer más...

4 sept. 2013

FALSA BANDERA. Documental (2008)




Documental de la TV alemana “ZDF” sobre las operaciones encubiertas y acciones terroristas de las que se valen algunos gobiernos para culpar a otros por supuestos hechos que les sirven de pretexto para realizar acciones que en condiciones normales no harían.

Desde la Segunda Guerra Mundial y Pearl Harbor, pasando por la lucha contra el Comunismo contra Cuba y Vietnam, América Latina y la misma Europa, el Medio Oriente pero sobre todo los mismos Estados Unidos y los ataques al Pentágono y las Torres Gemelas en 2001 o los atentados en Londres y Madrid en 2005.

Ofrece puntos de vista críticos con la versión oficial del 11-S muy interesantes y la visión que en Alemania y alrededores tienen sobre lo acontecido y sus consecuencias.
-Título original: Unter falscher Flagge
-Idioma: Alemán e inglés. Subtitulado en castellano.
-Dirección: Frank Höfer
-Año: 2008
--> Leer más...

Foto usada por Kerry para `demostrar´ataque químico fue tomada en Iraq

iraqq2
SANA – En realidad la imagen fue captada por el fotógrafo italiano Marco Di Lauro en Irak hace 10 años, el 23 de mayo de 2003. La instantánea es de un grupo de cadáveres que fueron encontrados en Al Musayyib y fueron trasladados a un colegio de Bagdad, donde un niño salta sobre los cuerpos envueltos en telas blancas.
La fotografía presentada por el Secretario de Estado norteamericano John Kerry a la prensa para “demostrar” el ataque con armas químicas en Siria, no fue tomada en esa nación y corresponde a víctimas de la agresión yanqui a Irak hace una década.
La misma fotografía también fue empleada por la cadena británica BBC, pero había sido usada antes para ilustrar la masacre de Houla en Siria, que se produjo en mayo del año pasado.
Esa foto también fue empleada por la cadena de televisión Al-Jazeera para ilustrar un reportaje sobre una supuesta matanzas de civiles en Deir Baalbeh, en la provincia de Homs en Siria.
En realidad la imagen fue captada por el fotógrafo italiano Marco Di Lauro en Irak hace 10 años, el 23 de mayo de 2003. La instantánea es de un grupo de cadáveres que fueron encontrados en Al Musayyib y fueron trasladados a un colegio de Bagdad, donde un niño salta sobre los cuerpos envueltos en telas blancas.
Una vez más y sin el menor escrúpulo el gobierno de Estados Unidos y los medios de prensa occidentales recurren a la mentira y el engaño para manipular a la opinión pública y justificar sus agresiones, en este caso contra el pueblo de Siria.
sana039
--> Leer más...

3 sept. 2013

L 'Espoir (La esperanza) de A Malraux. 1939


"Espoir. Sierra de Teruel"

El 20 de julio de 1938 comenzaba en los estudios de Montjuich (Barcelona) el rodaje de Sierra de Teruel, intento de llevar a la pantalla el episodio vivido en Valdelinares. Un bombardero fue derribado durante la contienda, y los civiles que lo presenciaron acudieron a ayudar a descender a los heridos. El espectáculo de solidaridad y respeto impresionó a Malraux, que se inspiró para escribir su libro L'Espoir, que se publicaba en prensa por fascículos, y trata temas arraigados en la cultura española, como la muerte, la fraternidad, el destino trágico, y el compromiso político. Cuando Malraux acude a los Estados Unidos como representante de la República para recaudar fondos para hospitales y propaganda le ofrecen la posibilidad de tener a su servicio 1800 salas de cine. Esto supondría unos 3 millones de espectadores. Nace entonces la idea de adaptar la idea del libro para realizar una película que se proyectaría en salas de todo el mundo para conseguir adeptos a la causa republicana.

El Gobierno Republicano respaldó económicamente el proyecto, en el que participó Max Aub traduciendo el guion, aportando ideas y facilitando la dirección, ya que la mayoría del equipo hablaba español. No todo el reparto estaba formado por actores profesionales. Muchos fueron los esfuerzos durante el rodaje, no solamente económicos, sino condicionados por unas precarias condiciones de guerra, con cortes de luz, bombarderos y demás penurias. Ambientada en Teruel, los exteriores corresponden a Cataluña, ya que Teruel estaba demasiado próxima a las líneas enemigas. Sin embargo el rodaje se vio interrumpido por el avance de la guerra cuando aún faltaba rodar 11 de las 39 secuencias previstas. El equipo se trasladó a Francia y allí se rodaron en estudio escenas de transición para poder enhebrar las secuencias grabadas.

Malraux pidió a Darius Milhaud que compusiera la banda sonora, que sólo se escucha al final, en una secuencia muy dramática. En la mayoría del film prevalece el sonido ambiente, una peculiaridad de Sierra de Teruel que le aporta gran significación. El espesor sonoro es considerable: a la vez que los diálogos se pueden escuchar los sonidos de la naturaleza (el ganado) y, en el fondo, los sonidos de la guerra. La obra de Malraux presenta una gran sensibilidad por el universo sonoro, y esto se ve reflejado en la película.

La primera copia de la película está lista en julio de 1939, pero entonces la contienda ya está perdida y la película ha perdido su funcionalidad, la de implicar al mundo en la lucha a favor de la República. Se presentó al gobierno republicano en el exilio en un cine de los Campos Eliseos de París pocos días antes de la declaración de la Segunda Guerra Mundial. Se proyectó dos veces en París y en pases rpivados, pero el Gobierno de Franco presionó a la diplomacia francesa en Madrid (al entonces embajador de Francia en Madrid, Philippe Petain) hasta que la censura prohibió su exhibición pública. Durante la Segunda Guerra Mundial se destruyeron todas las copias que se encontraron, por lo que se llegó a pensar que la película se había perdido para siempre, hasta que se descubrió una bobina etiquetada con un nombre que no correspondía al título. Se hicieron copias y se estrenó el año 1945, presentándola como un filme francés. En España no se vio hasta 1977.
--> Leer más...

1 sept. 2013

Colombia. La respuesta al paro: muertos, torturas, tratos crueles y degradantes

30/08/13

Durante el paro nacional que se desarrolla en todo el país las denuncias y evidencias de abuso de policial se han incrementado. Organizaciones defensoras de Derechos humanos, en misión humanitaria, recogieron testimonios de las personas afectadas.

Un primer recorrido partió desde Bogotá hacia Tunja, del que surgió un primer informe que constataba las agresiones que la fuerza pública ha ejercido para reprimir la protesta social. Un segundo recorrido partió este 28 de agosto con el objetivo de llegar a otros municipios que han sido afectados hasta la capital de Boyacá. Por un lado, por la vía que conduce por la autopista norte pasando por municipios como Chocontá, Villapinzón, Ventaquemada y el puente de Boyacá, aun se mantiene la carretera bloqueada y concentraciones de campesinos en algunos puntos. Por otro lado se visitó Ubaté –que es uno de los municipios que ha registrado más enfrentamientos con la policía en los últimos días- pasando Chiquinquirá y Arcabúco, para terminar en Tunja.
En un informe preliminar la comisión de verificación presentó diferentes formas de agresión policial que han detectado en el territorio hasta su segundo día de recorrido:

“El lanzamiento de piedras por parte de la fuerza pública en contra de la población civil a través de caucheras y hondas, así como el disparo indiscriminado de gases lacrimógenos contra las viviendas y de forma directa hacia los manifestantes, con un evidente carácter de sevicia.

“Actos de tortura, tratos crueles y degradantes entre los que se destacan la rasuración de cejas, las amenazas de mutilación, y la ejecución de fuertes e indiscriminadas golpizas en camiones, tanquetas, la estación de Policía de Ubaté y otros lugares lejanos a los sitios de concentración de las manifestaciones, causando graves heridas entre las que se encuentran fracturas, múltiples traumatismos, deformidad en extremidades, contusiones e intoxicaciones.

“El hurto y quema de motocicletas en vías públicas, así como las amenazas lanzadas contra los pobladores de incendiar sus viviendas.

“La obstrucción a la entrada de ambulancias en lugares en los que se hallaban habitantes heridos por la fuerza pública.

“La violación al domicilio acompañada de retenciones, golpizas y daños en bien ajeno”

Una de las interpretaciones que ha resaltado la Comisión de verificación hasta el momento es el cambio en las actuaciones de la fuerza pública frente la población civil luego de la presencia de la primera comisión de DDHH y los acuerdos firmados en la gobernación donde se pactó la no agresión entre las partes. 

El objetivo de la misión es poder asesorar y acompañar las víctimas de los abusos policiales. La misión continuará su recorrido para llegar a Duitama y Sogamozo, lugares que han sido fuertemente golpeados por las medidas tomadas como el toque de queda y la militarización de la zona.  

La misión está formada por entidades defensoras de DDHH, entre las que se encuentran: Observatorio de Derechos Humanos y Violencia Política de Boyacá y Casanare, Centro de Atención Psicosocial, Corporación Claretiana Norman Pérez Bello, Comité Permanente por la Defensa de Derechos Humanos, Movimiento Nacional de Victimas de Crímenes de Estado, Corporación Social para la Asesoría y Capacitación Comunitaria –Cospacc-, Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, Corporación Jurídica, Comisión de Derechos Humanos del Congreso de los Pueblos, Equipo Nizkor, Periodistas independientes (El turbión y Colombia informa) y Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos y Humanidad Vigente acompañados por Brigadas Internacionales de Paz y la Red Europea de Hermandad y Solidaridad con Colombia.
--> Leer más...

Mercenarios en Siria admiten la responsabilidad por el ataque con armas químicas







Mercenarios sirios de Guta, en los suburbios de Damasco, admitieron su responsabilidad en el uso de armas químicas el pasado 21 de agosto, acción por la cual perdieron la vida al menos mil 300 personas.

En una declaración a la corresponsal de la agencia Associated Press (AP), Dale Gavlak, los mercenarios señalaron que el "accidente" se produjo por el mal manejo de las armas químicas que les proporciona Arabia Saudita.

Según explicó la periodista, médicos y residentes de Guta creen que los mercenarios recibieron las armas químicas del jefe de la Inteligencia saudí, el príncipe Bandar bin Sultan, y que fueron ellos "los responsables de llevar a cabo el ataque con gas".

De acuerdo con algunos testimonios de los mercenarios "no estaban propiamente entrenados sobre cómo manejar las armas químicas o incluso que no les habían dicho que las armas eran químicas", y que además "las armas iban destinadas al Frente Al Nursa, grupo afilado a Al Qaeda".

La información obtenida por Dale Gavlak contradice completamente a los pretextos que airea EE.UU, que el viernes se refirió a la "alta confianza" que le merecen las pruebas que dice tener en su poder y que -afirma- implican a Al Assad en el ataque con armas químicas.

Dale Gavlak ha sido corresponsal en Oriente Medio para la 'Associated Press' durante dos décadas. También ha trabajado para la Radio Pública Nacional (NPR) de EEUU y ha escrito artículos para la 'BBC'.

teleSUR- AP- RT/ LP

Mercenarios en Siria admiten a la AP responsabilidad de ataque con armas químicas

Ver reporte original en ingles
Mercenarios sirios de Guta, en los suburbios de Damasco, admitieron su responsabilidad en el uso de armas químicas el pasado 21 de agosto, acción por la cual perdieron la vida al menos mil 300 personas.

En una declaración a la corresponsal de la agencia Associated Press (AP), Dale Gavlak, los mercenarios señalaron que el "accidente" se produjo por el mal manejo de las armas químicas que les proporciona Arabia Saudita.

Según explicó la periodista, médicos y residentes de Guta creen que los mercenarios recibieron las armas químicas del jefe de la Inteligencia saudí, el príncipe Bandar bin Sultan, y que fueron ellos "los responsables de llevar a cabo el ataque con gas".

De acuerdo con algunos testimonios de los mercenarios "no estaban propiamente entrenados sobre cómo manejar las armas químicas o incluso que no les habían dicho que las armas eran químicas", y que además "las armas iban destinadas al Frente Al Nursa, grupo afilado a Al Qaeda".

La información obtenida por Dale Gavlak contradice completamente a los pretextos que airea EE.UU, que el viernes se refirió a la "alta confianza" que le merecen las pruebas que dice tener en su poder y que -afirma- implican a Al Assad en el ataque con armas químicas.

Dale Gavlak ha sido corresponsal en Oriente Medio para la 'Associated Press' durante dos décadas. También ha trabajado para la Radio Pública Nacional (NPR) de EEUU y ha escrito artículos para la 'BBC'.

teleSUR- AP- RT/ LP
- See more at: http://islamiacu.blogspot.com.ar/2013/08/mercenarios-en-siria-admiten-la-ap.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+Islamiacu+(Islamiacu)#sthash.seXFsuQq.dpuf
--> Leer más...

Archivo por temas

A Proxi Mada Mente (62) Afganistán (1) África (1) Agrotóxicos y transgénicos (45) Antropologia (11) Apuntes (46) Arte contemporáneo (4) Aviones de Guerra (7) Black Power (1) Bolivia (5) Brasil (1) Campesinos (14) Canadá (1) Cerdos y pescados (20) Chile (18) China (1) Ciencia (20) CINE (36) Collage (18) Colombia (13) Crítica Social (53) Cuba (21) Cultura Blog (6) Debates (40) Declaraciones y comunicados (51) Deportivas (4) Derechos Humanos (90) Económicas (39) Ecuador (2) Escuchar este blog (1) Europa (24) Euskal Herria (3) Filosofía (22) Fotos Periodísticas (14) Fu Turismo (45) Grecia (1) Guattari (2) Haití (4) Historia Política (119) Historietas y Cómics (5) Honduras (1) Humor (12) Imperialismo y Guerra Permanente (203) Indignados (16) Internet (27) Investigaciones Periodisticas (17) Iran (10) Israel (7) Japón radioactivo (4) Juegos de Pc (1) Karl Korsch (1) Kurdistan (1) Latinoamérica (58) Líbano (2) Libia (39) Libros (24) Literatura (16) Literatura Fantastica (3) Mates en la paz (3) México (6) Mirá lo que te digo (34) Mitos y fabulas (5) Mujeres (5) Música como bandera (62) Nicaragua (10) Noticias de Ayer (25) Pachamama (8) Paleontólogia-Genética-Evolución (5) Palestina (12) Paraguay (2) Peronismo (47) Perros (4) Perú (4) Pierre Lévy (1) Poesia (30) Politica (149) Presentaciones (2) Pueblos Originarios (29) Radio (18) Revista (9) Sindicales (18) Siria (34) Soledad Rosas (1) Solidaridad (7) Teoría Política (96) Terrorismo estatal a cielo abierto (58) Tv (17) Venezuela (65) Videos de Internet (6) Viejas costumbres (55) Vietnam (4) Yanquilandia (36) Zapata Vive (3)

La guerra psicologica permanente

Las características de la guerra actual, por el control de los mercados y de los recursos naturales no renovables del planeta que implica en todos los casos, el reordenamiento económico, político, social y cultural de grandes regiones del mundo mediante la absoluta supremacía tecnológica, es definida como "guerra de cuarta generación". Sin embargo y a pesar de los eufemismos, la guerra aún consiste en imponer la voluntad propia al adversario, por cualquier medio. El secreto fundamental de la guerra es el secreto, dice el clásico manual militar de operaciones, ¿entonces como operar en un universo en el que todos estamos siendo observados? En escenario en el que las corporaciones están en guerra contra cualquier forma de disidencia que no pueda ser usada en su beneficio, por vía directa o indirecta. En el que el control de los aparatos militares, de gobierno, de legislación y de justicia, responden directamente al control de estas corporaciones . Y en el que cualquiera por banalidad o indiscreción, es capaz de grabar o tomar imágenes o vídeo, de cualquier persona o acontecimiento. Mientras que tres o cuatro compañías controlan todo el tráfico informativo, nuestras preferencias y nuestras conductas son tipificadas y analizadas. Somos espiados todo el tiempo. En un mundo virtual en donde renunciamos a nuestra privacidad casi voluntariamente, alentados por las practicas socialmente instituidas. Por tanto la resistencia necesariamente debe ser global. La guerra actual es sobretodo tecnológica, de control, propaganda y desinformación masiva, es una Guerra Irregular, Asimétrica. Ésta es operada sobre nuestra voluntad mediante la propaganda sistemática y masiva, y repite como siempre lo ha hecho la propaganda de guerra, "tu eres débil", "tu no tienes posibilidades de ganar, ni siquiera tu propia salvación", "tú solo puedes claudicar antes o después", RÍNDETE .

"...En ésta clase de guerra, (<< psicológica permanente, irregular, asimétrica, de cuarta generación >>), no puedes -no debes- medir el éxito del esfuerzo a través del número de puentes destruidos, edificios tumbados, vehículos quemados, o bajo cualquier otro estándar que ha sido utilizado en la guerra regular tradicional. La tarea es destruir la eficacia y la efectividad de los esfuerzos del adversario y su capacidad de utilizar a la población para sus propios fines..."

Curtis E. Lemay

General Estadounidense

El problema del capitalismo serio es similar al de las hadas y los duendes, es decir: nadie ha conseguido pruebas de su existencia salvo en la mitología.