"...Hoy en día el escritor que quiera combatir la mentira y la ignorancia y quiere decir la verdad debe luchar al menos con cinco dificultades. Precisa coraje para decir la verdad que en todas partes está sofocada. Inteligencia para reconocerla dado que en todas partes está escondida. El arte de tornarla manejable como un arma. Suficiente criterio para elegir a aquellos en cuyas manos será eficaz. Y finalmente suficiente astucia para difundirla entre ellos..." Bertolt Brech

Buscar en este blog

Si usted tiene problemas para visualizar esta pagina, elimine los cookies en su navegador web ( Internet Explorer, Mozilla, Crome, etc ) y vuelva a cargar esta dirección en la barra de direcciones

Últimas Notas

15 mar. 2013

Las sandalias del pescador manchadas de sangre


https://fbcdn-sphotos-e-a.akamaihd.net/hphotos-ak-prn1/486546_499767016748942_2117743787_n.jpg

Cuando los grandes medios de comunicación del sistema alaban la elección del nuevo Papa Bergoglio, presentándolo como un giro en positivo de la Iglesia Católica hacia posiciones más humanas y cercanas a los sectores más empobrecidos, otros datos que estremecen son ocultados, silenciados por un poder cómplice de los brutales genocidas, que asesinaron en pocos años a más de 30.000 personas en Argentina, el país donde nació este supuesto representante de Cristo, que inicia una nueva andadura siniestra, heredero directo de su antecesor Ratzinger, que en su juventud, entre otras frivolités macabras, fue miembro de las Juventudes Hitlerianas y del Partido Nazi Alemán.

Los asesinatos durante la pasada dictadura militar argentina (1976-1983) de varios obispos, sacerdotes, militantes cristianos, agentes pastorales, le estallan ahora como barriles repletos de sangre inocente en la cara de los guardianes del infierno vaticano, desenmascarando una vez más la complicidad histórica de la curia con el fascismo, con sus crímenes más atroces y sanguinarios.

Humildes y combativos sacerdotes como Alfredo Kelly, Alfredo Leaden, los seminaristas Emilio Barletti, Salvador Barbeito, fueron hallados bañados en sangre y barro, acribillados a balazos en la Iglesia de San Patricio, en un barrio residencial, donde vivía una gran cantidad de militares. Fue un 4 de julio de 1976, justo cuando debía celebrarse la primera misa de la mañana, se hizo el silencio y la tristeza entre sus humildes feligreses inundo las vidas de un pueblo arrasado y asesinado por el fascismo.

El nuevo Papa Francisco I fue cómplice directo de la dictadura, conoce al detalle todas las operaciones del ejército comandado por el General Videla, junto a otros genocidas y criminales de lesa humanidad, ahora condenados a cadena perpetua por sus horrendos crímenes.

El homófobo y ultraderechista Bergoglio colaboró activamente en la delación, la tortura y el asesinato de sacerdotes, monjas y religiosos que defendían a la gente empobrecida, que trabajaban en barriadas de chabolas y en las zonas más humildes de la patria del Che Guevara. Nunca entendió ni entiende que existan personas comprometidas en la iglesia que ahora preside, gente sencilla con las manos y el corazón repletos de amor para entregar sin pedir nada a cambio. Luchadores y luchadoras al margen de las vergonzosas intrigas mafiosas de esta oscura y diabólica institución.

Curiosamente ahora cuando la justicia argentina condena a sus amigos y colaboradores de la dictadura es elegido Papa, en unos momentos donde la izquierda triunfa en la mayoría de los países del continente hermano, con unos pueblos cada vez más consciente y que han descubierto que el voto debe ser para los que defienden los intereses de la mayoría, no de oscuras corporaciones y mafiosas entidades financieras, que tal como viene ocurriendo en Europa, esclavizan y hunden en la miseria y el hambre a su gente.

Una estrategia diseñada en los siniestros despachos del imperio, siempre conchabado con la curia vaticana para reconstruir su particular “patio trasero”, que vuelvan las oscuras golondrinas de la derecha, usando la imagen de este nuevo sátrapa con sotana, para alienar a los pueblos alzados contra el imperio del robo y la muerte.

La connivencia de la Iglesia Católica con Hitler y con las dictaduras de Franco, Salazar, Pinochet, Stroesner, Videla y otros asesinos, culminó en los acuerdos secretos con el Pentágono, donde planificaron juntos la Operación Cóndor, que condujo a la muerte a cientos de miles de latinoamericanos a manos de militares fascistas. Un modus operandi que ahora años después y cuando el mundo creía que la incipiente democracia se consolidaba en la tierra de Bolívar, se descubre que todo era mentira, que los triunfos de la izquierda siguiendo la estela rebelde del Comandante venezolano no gustan nada, dan miedo y remueven las tripas podridas de los poderosos. Unas victorias populares que levantan ulceras purulentas en las conciencias de estos criminales imperialistas, en las pestilentes sacristías de unos inmundos personajes, buitres con rosario, comiendo siempre y engordando en la mesa de los enriquecidos.

Los nombres de los asesinados, de las asesinadas, por la sanguinaria dictadura argentina, no hacen meditar a este nuevo portador de las sandalias del pescador. El arrepentimiento y el perdón no existen en su vocabulario sectario y la idea es seguir destruyendo, apoyando al millonario, al mafioso banquero, a los militaristas dueños del mundo, que nos conducen de cabeza a la barbarie y la esclavitud.

Las muertes de los obispos, Enrique Angelelli y Carlos H. Ponce de León, del militante de la Juventud Universitaria Católica, Daniel Bombara, del cura obrero, Pedro Duffau, del agente pastoral, José Manuel González, de los sacerdotes, Gabriel Longeville, Carlos Francisco Mujica, Carlos de Dios Murias, Francisco Soarez, José Tedeschi, de la decana de la Facultad de Humanidades de la Universidad Católica de Buenos Aires, María del Carmen Maggi, del dirigente rural católico, Wenceslao Pedernera, de la joven militante de la Juventud Obrera, Elizabeth Kasemann y un largo etcétera de muertos y muertas de la iglesia de los empobrecidos, vivos para siempre en la memoria infinita de los pueblos, que jamás olvidarán, ni perdonaran unos hechos que acabaron en poco tiempo con toda una generación, con lo mejor de una sociedad destruida por la escoria militar, junto a una Iglesia Católica envilecida, condenada y que jamás será absuelta por la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo por temas

A Proxi Mada Mente (61) Afganistán (1) África (1) Agrotóxicos y transgénicos (45) Antropologia (11) Apuntes (46) Arte contemporáneo (4) Aviones de Guerra (7) Black Power (1) Bolivia (5) Brasil (1) Campesinos (14) Canadá (1) Cerdos y pescados (20) Chile (18) China (1) Ciencia (20) CINE (36) Collage (18) Colombia (13) Crítica Social (53) Cuba (21) Cultura Blog (6) Debates (40) Declaraciones y comunicados (51) Deportivas (4) Derechos Humanos (90) Económicas (39) Ecuador (2) Escuchar este blog (1) Europa (24) Euskal Herria (3) Filosofía (22) Fotos Periodísticas (14) Fu Turismo (45) Grecia (1) Guattari (2) Haití (4) Historia Política (119) Historietas y Cómics (5) Honduras (1) Humor (12) Imperialismo y Guerra Permanente (203) Indignados (16) Internet (27) Investigaciones Periodisticas (17) Iran (10) Israel (7) Japón radioactivo (4) Juegos de Pc (1) Karl Korsch (1) Kurdistan (1) Latinoamérica (58) Líbano (2) Libia (39) Libros (24) Literatura (16) Literatura Fantastica (3) Mates en la paz (3) México (6) Mirá lo que te digo (35) Mitos y fabulas (5) Mujeres (5) Música como bandera (63) Nicaragua (10) Noticias de Ayer (25) Pachamama (8) Paleontólogia-Genética-Evolución (5) Palestina (12) Paraguay (2) Peronismo (47) Perros (4) Perú (4) Pierre Lévy (1) Poesia (30) Politica (149) Presentaciones (2) Pueblos Originarios (29) Radio (18) Revista (9) Sindicales (18) Siria (34) Soledad Rosas (1) Solidaridad (7) Teoría Política (95) Terrorismo estatal a cielo abierto (58) Tv (16) Venezuela (65) Videos de Internet (6) Viejas costumbres (55) Vietnam (4) Yanquilandia (36) Zapata Vive (3)

La guerra psicologica permanente

Las características de la guerra actual, por el control de los mercados y de los recursos naturales no renovables del planeta que implica en todos los casos, el reordenamiento económico, político, social y cultural de grandes regiones del mundo mediante la absoluta supremacía tecnológica, es definida como "guerra de cuarta generación". Sin embargo y a pesar de los eufemismos, la guerra aún consiste en imponer la voluntad propia al adversario, por cualquier medio. El secreto fundamental de la guerra es el secreto, dice el clásico manual militar de operaciones, ¿entonces como operar en un universo en el que todos estamos siendo observados? En escenario en el que las corporaciones están en guerra contra cualquier forma de disidencia que no pueda ser usada en su beneficio, por vía directa o indirecta. En el que el control de los aparatos militares, de gobierno, de legislación y de justicia, responden directamente al control de estas corporaciones . Y en el que cualquiera por banalidad o indiscreción, es capaz de grabar o tomar imágenes o vídeo, de cualquier persona o acontecimiento. Mientras que tres o cuatro compañías controlan todo el tráfico informativo, nuestras preferencias y nuestras conductas son tipificadas y analizadas. Somos espiados todo el tiempo. En un mundo virtual en donde renunciamos a nuestra privacidad casi voluntariamente, alentados por las practicas socialmente instituidas. Por tanto la resistencia necesariamente debe ser global. La guerra actual es sobretodo tecnológica, de control, propaganda y desinformación masiva, es una Guerra Irregular, Asimétrica. Ésta es operada sobre nuestra voluntad mediante la propaganda sistemática y masiva, y repite como siempre lo ha hecho la propaganda de guerra, "tu eres débil", "tu no tienes posibilidades de ganar, ni siquiera tu propia salvación", "tú solo puedes claudicar antes o después", RÍNDETE .

"...En ésta clase de guerra, (<< psicológica permanente, irregular, asimétrica, de cuarta generación >>), no puedes -no debes- medir el éxito del esfuerzo a través del número de puentes destruidos, edificios tumbados, vehículos quemados, o bajo cualquier otro estándar que ha sido utilizado en la guerra regular tradicional. La tarea es destruir la eficacia y la efectividad de los esfuerzos del adversario y su capacidad de utilizar a la población para sus propios fines..."

Curtis E. Lemay

General Estadounidense

El problema del capitalismo serio es similar al de las hadas y los duendes, es decir: nadie ha conseguido pruebas de su existencia salvo en la mitología.