"...Hoy en día el escritor que quiera combatir la mentira y la ignorancia y quiere decir la verdad debe luchar al menos con cinco dificultades. Precisa coraje para decir la verdad que en todas partes está sofocada. Inteligencia para reconocerla dado que en todas partes está escondida. El arte de tornarla manejable como un arma. Suficiente criterio para elegir a aquellos en cuyas manos será eficaz. Y finalmente suficiente astucia para difundirla entre ellos..." Bertolt Brech

Buscar en este blog

Si usted tiene problemas para visualizar esta pagina, elimine los cookies en su navegador web ( Internet Explorer, Mozilla, Crome, etc ) y vuelva a cargar esta dirección en la barra de direcciones

Últimas Notas

14 ene. 2013

Oliver Stone: "La historia no contada de los Estados Unidos"

oliver-stone-history-of-the-us-on-showtime_s630x420

MICHAEL D. YATES / COUNTERPUNCH 

La serie Untold History of the United States [.] de Oliver Stone en Showtime, es el programa más radical que he visto en mi vida en la televisión estadounidense. Escenas reveladoras, discursos espantosos de nuestros presidentes, una narración espléndida de Stone, todo compone una serie convincente. Un libro de 700 páginas de Stone y del historiador Peter Kuznick acompaña el programa en ocho partes; suministra más detalle y cubre más aspectos que las entregas en Showtime, y permite que los espectadores obtengan un entendimiento aún mejor de nuestra “historia no contada”.

El Episodio 7, que trata sobre todo de la Guerra en Vietnam (o Segunda Guerra de Indochina como también la llaman), me fascinó. Stone expía cualquier culpa que ha sentido por haber sido soldado en Vietnam, presentando en vívido detalle los horrores de la guerra, su violencia asesina. Llegué a la edad política en esos años, y me volví a indignar al ver la caída de las bombas y del defoliante, las víctimas gritando, y los políticos y generales mintiendo. Será un día alegre cuando muera ese mentiroso magistral y criminal de guerra Henry Kissinger y se una a sus secuaces en la matanza masiva, Lyndon Johnson y Richard Nixon. Su nombre debiera convertirse en sinónimo de asesino.

La matanza llevada al Sudeste Asiático por EE.UU. es abrumadora, como documentan Stone y Kuznick:

· Casi cuatro millones de vietnamitas muertos.

· Más bombas lanzadas sobre Vietnam que por todas partes en todas las guerras anteriores en toda la historia, y tres veces más que las lanzadas por todos los participantes en la Segunda Guerra Mundial.

· 72.000.000 litros de herbicida envenenaron el país.

· 9.000 de 15.000 aldeas destruidas en el Sur de Vietnam.

· En el Norte, las seis ciudades industriales devastadas; 28 de 30 ciudades provinciales y 96 de 116 ciudades de distrito arrasadas por los bombardeos.

· EE.UU. amenazó trece veces con usar armas nucleares. Nixon regañó a Kissinger por ser demasiado aprensivo al respecto. Nixon dijo que a él le importaba un comino.

· Después de la guerra, bombas y minas sin explotar quedaron por doquier y costaron otras 42.000 vidas. Millones de hectáreas de tierra aún no están limpias de munición activa.

· 3.000.000 toneladas de munición cayeron en 100.000 sitios durante la guerra “secreta” en Camboya, causando una desarticulación social generalizada, la destrucción de cultivos y hambruna. La campaña de bombardeo de EE.UU. en Camboya fue directamente responsable del ascenso de los Jemeres Rojos bajo Pol Pot y el genocidio que tuvo lugar posteriormente (EE.UU. realmente se puso de parte de Pol Pot cuando tropas vietnamitas finalmente terminaron su reino de terror). Stone y Kuznick citan a un oficial de los Jemeres Rojos.

Después de cada bombardeo, llevaban a la gente a ver los cráteres, a ver lo grandes y profundos que eran, a ver cómo la tierra había sido arrancada y carbonizada… La gente común y corriente a veces se hacía en sus pantalones cuando caían las bombas grandes y los obuses. Sus mentes simplemente se paralizaban y andaban mudos durante tres o cuatro días. Aterrorizada y medio demente, la gente estaba dispuesta a creer lo que le decían. Fue a causa de su disgusto por los bombardeos por lo que siguió cooperando con los Jemeres Rojos, enviando a sus hijos para que se fueran con ellos… A veces las bombas caían sobre sus hijos pequeños y sus padres apoyaban totalmente a los Jemeres Rojos.

En una conferencia de prensa en 1977, respondiendo a la pregunta de un periodista sobre si EE.UU. tenía una obligación moral de ayudar a reconstruir Vietnam, el presidente Jimmy Carter dio la infame respuesta:

La destrucción fue mutua. Fuimos a Vietnam sin ningún deseo de capturar territorio o de imponer la voluntad estadounidense a otra gente. No pienso que debamos pedir disculpas o castigarnos o asumir el estatus de culpabilidad.

¿Mutua? La declaración de Carter refleja tanto la arrogancia del poder como un sentido vulgar del fariseísmo imperial. Hubo 58.000 soldados estadounidenses muertos durante la guerra, más de 300.000 heridos y mucha enfermedad mental y física, suicidios, familias destrozadas, y otros tipos de sufrimientos. Stone captura maravillosamente todo esto con una declaración hecha a un periodista por una madre cuyo hijo estuvo en My Lai: “Les di un buen muchacho y me devolvieron un asesino”. Pero sea lo que sea lo que sucedió aquí, palidece en comparación con lo que pasó allá. No hubo absolutamente ninguna mutualidad, y es obsceno decir que la hubo. Lo que EE.UU. hizo en Vietnam, Camboya y Laos es una de las peores atrocidades del Siglo XX. Si los pueblos del Sudeste Asiático nos hubieran hecho a nosotros lo que nosotros les hicimos a ellos, y la misma proporción de nuestra población hubiese muerto como en Vietnam, el muro del Vietnam Memorial tendría unos 20.000.000 nombres.

Nuestros gobernantes políticos han continuado desde 1975, cuando el ejército norvietnamita y el Frente de Liberación Nacional liberaron con medios militares su país, no solo borrando los horrores de Vietnam de la memoria pública sino presentando la guerra como lo que el presidente Reagan llamó “una causa noble”. Desde que asumió su cargo, el presidente Obama, admirador de Reagan, ha ido más lejos que ningún otro presidente al hacerlo, intentando perpetrar otra atrocidad estadounidense, pero de otra forma que la guerra, al proclamar la “Conmemoración de la Guerra de Vietnam”. La Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2008 autorizó al Secretario de Defensa para que organice eventos para conmemorar el 50 aniversario de la Guerra de Vietnam. Una conmemoración de trece años se prevé, desde Memorial Day 2012 hasta el 11 de noviembre de 2025.

En su Proclamación que nos insta a todos a participar en lo que equivale a una orgía de autocongratulaciones y olvido, el presidente Obama dijo:

Al observar el 50 aniversario de la Guerra de Vietnam, reflexionamos con solemne reverencia sobre el valor de una generación que sirvió con honor. Rendimos tributo a los más de 3 millones de soldados hombres y mujeres que dejaron a sus familias para servir valientemente, a un mundo lejos de todo lo que conocían y de todos los que amaban. Desde Ia Drang a Khe Sanh, de Hué a Saigón e innumerables aldeas entre ellas, presionaron a través de selvas y de arrozales, el calor y los monzones, combatiendo heroicamente para proteger los ideales que valoramos como estadounidenses. Durante más de una década de combate, por aire, tierra y mar, esos orgullosos estadounidenses defendieron las mejores tradiciones de nuestras Fuerzas Armadas.
Esto me dio ganas de llorar. Decenas de miles de vietnamitas sospechosos de insurgentes o simpatizantes asesinados en el Programa Phoenix de la CIA; el alejamiento por la fuerza de más de cinco millones de aldeanos de sus hogares a “Aldeas Estratégicas”; prisioneros políticos encarcelados y torturados en “jaulas de tigres”; el bombardeo intencional de diques y hospitales norvietnamitas; el asesinato de 500 mujeres, bebés, niños y ancianos (muchos fueron primero violados y masacrados después) por soldados estadounidenses en My Lai. ¿De qué clase de valerosos esfuerzos estamos hablando? ¿Qué clase de grandiosos ideales albergaban?

El Secretario de Defensa debe organizar todos los programas de la Conmemoración para satisfacer los siguientes objetivos.

1. Agradecer y honrar a los veteranos de la Guerra de Vietnam, incluidas personas mantenidas como prisioneras de guerra (POW) o mencionados como desaparecidas en acción (MIA), por su servicio y sacrificio por cuenta de EE.UU. y para agradecer y honrar a las familias de esos veteranos.
2. Destacar el servicio de las Fuerzas Armadas durante la Guerra de Vietnam y las contribuciones de agencias federales y gubernamentales y de organizaciones no gubernamentales que sirvieron en las Fuerzas Armadas o las apoyaron.
3. Rendir tributo a las contribuciones en el frente interior por el pueblo de EE.UU. durante la Guerra de Vietnam.
4. Destacar las progresos en tecnología, ciencia, y medicina relacionados con la investigación militar realizada durante la Guerra de Vietnam.
5. Reconocer las contribuciones y sacrificios de los aliados de EE.UU. durante la Guerra de Vietnam.

Son todos horrendos, pero el cuarto punto sería digno de los nazis.

El actual presidente de la Conmemoración es el exsenador por Nebraska y veterano de Vietnam Chuck Hagel. También está siendo considerado para ser el próximo Secretario de Defensa. Si es así, se convertirá en el principal organizador de todo lo relacionado con ella. Algunos progresistas afirman que Hagel será una de las pocas voces de razón y decencia en la cumbre de la máquina asesina de EE.UU. ¿Pero cuán razonable y decente puede ser un hombre que acepte presidir sobre ese montón de mentiras?

Espero que los radicales hagan todo lo que puedan para contrarrestar esa celebración de atrocidades. La revista Monthly Review, en la que participo, publicará una serie de ensayos de nuestros archivos, así como colaboraciones recientes sobre la guerra. La primera de ellas fue publicada en noviembre de 2012, una maravillosa reseña de la película de Oliver Stone, Platoon, por el exmarine Leo Carley, quien fue envenenado por Agente Naranja y murió demasiado joven por sus efectos. Es un buen antídoto para los intentos más recientes de reescribir la historia de la guerra en el Sudeste Asiático. No hay que olvidar jamás la Guerra de Vietnam. Fue una mancha sobre nuestro país y sobre la humanidad en sí. Glorificarla es un crimen ignominioso. En su lugar deberíamos honrar al pueblo vietnamita, que combatió con más valor y sufrió más por su liberación del dominio extranjero de lo que hicimos por la nuestra.

(*) MICHAEL D. YATES es editor asociado de la revista Monthly review. Es autor de Cheap Motels and Hot Plates: an Economist’s Travelogue y de Naming the System: Inequality and Work in the Global Economy. Es editor de Wisconsin Uprising: Labor Fights Back. Contacto: Mikedjyates@msn.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo por temas

A Proxi Mada Mente (62) Afganistán (1) África (1) Agrotóxicos y transgénicos (45) Antropologia (11) Apuntes (46) Arte contemporáneo (4) Aviones de Guerra (7) Black Power (1) Bolivia (5) Brasil (1) Campesinos (14) Canadá (1) Cerdos y pescados (20) Chile (18) China (1) Ciencia (20) CINE (36) Collage (18) Colombia (13) Crítica Social (53) Cuba (21) Cultura Blog (6) Debates (40) Declaraciones y comunicados (51) Deportivas (4) Derechos Humanos (90) Económicas (39) Ecuador (2) Escuchar este blog (1) Europa (24) Euskal Herria (3) Filosofía (22) Fotos Periodísticas (14) Fu Turismo (45) Grecia (1) Guattari (2) Haití (4) Historia Política (119) Historietas y Cómics (5) Honduras (1) Humor (12) Imperialismo y Guerra Permanente (203) Indignados (16) Internet (27) Investigaciones Periodisticas (17) Iran (10) Israel (7) Japón radioactivo (4) Juegos de Pc (1) Karl Korsch (1) Kurdistan (1) Latinoamérica (58) Líbano (2) Libia (39) Libros (24) Literatura (16) Literatura Fantastica (3) Mates en la paz (3) México (6) Mirá lo que te digo (34) Mitos y fabulas (5) Mujeres (5) Música como bandera (62) Nicaragua (10) Noticias de Ayer (25) Pachamama (8) Paleontólogia-Genética-Evolución (5) Palestina (12) Paraguay (2) Peronismo (47) Perros (4) Perú (4) Pierre Lévy (1) Poesia (30) Politica (149) Presentaciones (2) Pueblos Originarios (29) Radio (18) Revista (9) Sindicales (18) Siria (34) Soledad Rosas (1) Solidaridad (7) Teoría Política (96) Terrorismo estatal a cielo abierto (58) Tv (17) Venezuela (65) Videos de Internet (6) Viejas costumbres (55) Vietnam (4) Yanquilandia (36) Zapata Vive (3)

La guerra psicologica permanente

Las características de la guerra actual, por el control de los mercados y de los recursos naturales no renovables del planeta que implica en todos los casos, el reordenamiento económico, político, social y cultural de grandes regiones del mundo mediante la absoluta supremacía tecnológica, es definida como "guerra de cuarta generación". Sin embargo y a pesar de los eufemismos, la guerra aún consiste en imponer la voluntad propia al adversario, por cualquier medio. El secreto fundamental de la guerra es el secreto, dice el clásico manual militar de operaciones, ¿entonces como operar en un universo en el que todos estamos siendo observados? En escenario en el que las corporaciones están en guerra contra cualquier forma de disidencia que no pueda ser usada en su beneficio, por vía directa o indirecta. En el que el control de los aparatos militares, de gobierno, de legislación y de justicia, responden directamente al control de estas corporaciones . Y en el que cualquiera por banalidad o indiscreción, es capaz de grabar o tomar imágenes o vídeo, de cualquier persona o acontecimiento. Mientras que tres o cuatro compañías controlan todo el tráfico informativo, nuestras preferencias y nuestras conductas son tipificadas y analizadas. Somos espiados todo el tiempo. En un mundo virtual en donde renunciamos a nuestra privacidad casi voluntariamente, alentados por las practicas socialmente instituidas. Por tanto la resistencia necesariamente debe ser global. La guerra actual es sobretodo tecnológica, de control, propaganda y desinformación masiva, es una Guerra Irregular, Asimétrica. Ésta es operada sobre nuestra voluntad mediante la propaganda sistemática y masiva, y repite como siempre lo ha hecho la propaganda de guerra, "tu eres débil", "tu no tienes posibilidades de ganar, ni siquiera tu propia salvación", "tú solo puedes claudicar antes o después", RÍNDETE .

"...En ésta clase de guerra, (<< psicológica permanente, irregular, asimétrica, de cuarta generación >>), no puedes -no debes- medir el éxito del esfuerzo a través del número de puentes destruidos, edificios tumbados, vehículos quemados, o bajo cualquier otro estándar que ha sido utilizado en la guerra regular tradicional. La tarea es destruir la eficacia y la efectividad de los esfuerzos del adversario y su capacidad de utilizar a la población para sus propios fines..."

Curtis E. Lemay

General Estadounidense

El problema del capitalismo serio es similar al de las hadas y los duendes, es decir: nadie ha conseguido pruebas de su existencia salvo en la mitología.