"...Hoy en día el escritor que quiera combatir la mentira y la ignorancia y quiere decir la verdad debe luchar al menos con cinco dificultades. Precisa coraje para decir la verdad que en todas partes está sofocada. Inteligencia para reconocerla dado que en todas partes está escondida. El arte de tornarla manejable como un arma. Suficiente criterio para elegir a aquellos en cuyas manos será eficaz. Y finalmente suficiente astucia para difundirla entre ellos..." Bertolt Brech

Buscar en este blog

Si usted tiene problemas para visualizar esta pagina, elimine los cookies en su navegador web ( Internet Explorer, Mozilla, Crome, etc ) y vuelva a cargar esta dirección en la barra de direcciones

Últimas Notas

11 ene. 2013

Drones "humanitarios"


http://4.bp.blogspot.com/-W9Bc6OPeAjU/UO8UKWAwB2I/AAAAAAAAAzc/nqlSXtmUiwg/s400/us-drones-in-pakistan.gif


¿Acabamos de matar a un niño?


Es un escalofriante relato bélico cuyos actores no pisaron jamás los campos de batalla. Durante más de cinco años, Brandon Bryant combatió encerrado en un container no más grande que una casa rodante, al fondo mismo de los EE.UU. “Solo era necesario que apretara un botón en Nueva México para que un hombre muriera en la otra punta del planeta” sintetiza el periodista del diario alemán Der Spiegel en una cautivante investigación sobre los pilotos de drones, publicada esta semana en versión francesa en el Courrier International.

Allí se descubre la otra cara de la guerra moderna, “invisible” a la que “la distancia le quita gravedad” “La guerra moderna pretende ser más precisa que la antigua, escribe el periodista y por eso muchos la llaman “más humana” Es sobre esta la idea que plantea el raro testimonio del joven soldado.

Brandon Bryant tiene 27 años y recuerda con precisión las montañas afganas con sus cumbres nevadas y sus verdeantes valles que le recuerdan su Montana natal, observándolas desde 10 mil lm de distancia. Sintesis:

Aquel día en la retícula del dron, una casa plana con un establo para las cabras, recuerda. Cuando llega la orden de hacer fuego, Brandon aprieta un botón con su mano izquierda […] El dron lanza un misil tipo Hellfire. Quedan aún seis segundos antes del impacto. “Los segundos pasan lentamente” recuerda actualmente Brandon […] Aún entonces puede detener el misil. Tres segundos, Brandon observa hasta el más pequeño pixel en la pantalla. De repente un pequeño que corre en uno de los ángulos de la casa […] Brandon ve un resplandor en la pantalla – la explosión. Caen pedazos de la construcción. El niño ha desaparecido. Brandon tiene el estómago hecho un nudo.

“¿Acabámos de matar un chiquillo? Pregunta al colega que está sentado a su lado

“Creo que era un chiquillo” le responde el piloto […]

Interviene entonces alguién a quién no conocen, alguién que se encuentra en alguna parte, en un puesto de comando del ejército que ha seguido el ataque: “No, era un perro”.

Recuerdan de nuevo lo que registraron. ¿Un perro con dos piernas? Cuando Brandon Bryant sale ese día de su container el corazón de la América profunda se extiende ante él: la tupida hierba de la estepa sin límites, los campos, el olor del borde boscoso […] Se está desarrollando una guerra

El responsable de la fuerza de intervención con drones en la Fuerza Aérea Estadounidense perfiere evocar el uso humanitario de los drones luego del terremoto de Haití, el éxito contra las fuerzas de Kadafi en Libia y el apoyo aéreo a las tropas terrestres en Afganistán, afirmando: “Salvamos vidas” ante el periodista el comandante jura “no haber visto morir más que combatientes”

Brandon afirma por su parte que durante sus seis años en la Fuerza Aérea estadounidense ha “visto morir, hombres, mujeres y niños” y que jamás imaginó matar tanta gente.

Impactado por las terribles escenas a las que asiste en directo, a pesar de la distancia, termina por no soportar más su “cockpit” de Nuevo México. Sueña en “infrarrojos” de noche no puede dormir, le dice a sus superiores. En su diario íntimo escribe: “En el campo de batalla no hay beligerantes, solo sangre, la guerra es total. Me siento absolutamente muerto. Quisiera que mis ojos se deshicieran.

Un día cae a la oficina, escupiendo sangre. Los médicos del departamento de antiguos combatientes le diagnostican un síndrome postraumático “La esperanza de una guerra confortable sin secuelas psicológicas, duró demasiado” dice el periodista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo por temas

A Proxi Mada Mente (62) Afganistán (1) África (1) Agrotóxicos y transgénicos (45) Antropologia (11) Apuntes (46) Arte contemporáneo (4) Aviones de Guerra (7) Black Power (1) Bolivia (5) Brasil (1) Campesinos (14) Canadá (1) Cerdos y pescados (20) Chile (18) China (1) Ciencia (20) CINE (36) Collage (18) Colombia (13) Crítica Social (53) Cuba (21) Cultura Blog (6) Debates (40) Declaraciones y comunicados (51) Deportivas (4) Derechos Humanos (90) Económicas (39) Ecuador (2) Escuchar este blog (1) Europa (24) Euskal Herria (3) Filosofía (22) Fotos Periodísticas (14) Fu Turismo (45) Grecia (1) Guattari (2) Haití (4) Historia Política (119) Historietas y Cómics (5) Honduras (1) Humor (12) Imperialismo y Guerra Permanente (203) Indignados (16) Internet (27) Investigaciones Periodisticas (17) Iran (10) Israel (7) Japón radioactivo (4) Juegos de Pc (1) Karl Korsch (1) Kurdistan (1) Latinoamérica (58) Líbano (2) Libia (39) Libros (24) Literatura (16) Literatura Fantastica (3) Mates en la paz (3) México (6) Mirá lo que te digo (34) Mitos y fabulas (5) Mujeres (5) Música como bandera (62) Nicaragua (10) Noticias de Ayer (25) Pachamama (8) Paleontólogia-Genética-Evolución (5) Palestina (12) Paraguay (2) Peronismo (47) Perros (4) Perú (4) Pierre Lévy (1) Poesia (30) Politica (149) Presentaciones (2) Pueblos Originarios (29) Radio (18) Revista (9) Sindicales (18) Siria (34) Soledad Rosas (1) Solidaridad (7) Teoría Política (96) Terrorismo estatal a cielo abierto (58) Tv (17) Venezuela (65) Videos de Internet (6) Viejas costumbres (55) Vietnam (4) Yanquilandia (36) Zapata Vive (3)

La guerra psicologica permanente

Las características de la guerra actual, por el control de los mercados y de los recursos naturales no renovables del planeta que implica en todos los casos, el reordenamiento económico, político, social y cultural de grandes regiones del mundo mediante la absoluta supremacía tecnológica, es definida como "guerra de cuarta generación". Sin embargo y a pesar de los eufemismos, la guerra aún consiste en imponer la voluntad propia al adversario, por cualquier medio. El secreto fundamental de la guerra es el secreto, dice el clásico manual militar de operaciones, ¿entonces como operar en un universo en el que todos estamos siendo observados? En escenario en el que las corporaciones están en guerra contra cualquier forma de disidencia que no pueda ser usada en su beneficio, por vía directa o indirecta. En el que el control de los aparatos militares, de gobierno, de legislación y de justicia, responden directamente al control de estas corporaciones . Y en el que cualquiera por banalidad o indiscreción, es capaz de grabar o tomar imágenes o vídeo, de cualquier persona o acontecimiento. Mientras que tres o cuatro compañías controlan todo el tráfico informativo, nuestras preferencias y nuestras conductas son tipificadas y analizadas. Somos espiados todo el tiempo. En un mundo virtual en donde renunciamos a nuestra privacidad casi voluntariamente, alentados por las practicas socialmente instituidas. Por tanto la resistencia necesariamente debe ser global. La guerra actual es sobretodo tecnológica, de control, propaganda y desinformación masiva, es una Guerra Irregular, Asimétrica. Ésta es operada sobre nuestra voluntad mediante la propaganda sistemática y masiva, y repite como siempre lo ha hecho la propaganda de guerra, "tu eres débil", "tu no tienes posibilidades de ganar, ni siquiera tu propia salvación", "tú solo puedes claudicar antes o después", RÍNDETE .

"...En ésta clase de guerra, (<< psicológica permanente, irregular, asimétrica, de cuarta generación >>), no puedes -no debes- medir el éxito del esfuerzo a través del número de puentes destruidos, edificios tumbados, vehículos quemados, o bajo cualquier otro estándar que ha sido utilizado en la guerra regular tradicional. La tarea es destruir la eficacia y la efectividad de los esfuerzos del adversario y su capacidad de utilizar a la población para sus propios fines..."

Curtis E. Lemay

General Estadounidense

El problema del capitalismo serio es similar al de las hadas y los duendes, es decir: nadie ha conseguido pruebas de su existencia salvo en la mitología.