"...Hoy en día el escritor que quiera combatir la mentira y la ignorancia y quiere decir la verdad debe luchar al menos con cinco dificultades. Precisa coraje para decir la verdad que en todas partes está sofocada. Inteligencia para reconocerla dado que en todas partes está escondida. El arte de tornarla manejable como un arma. Suficiente criterio para elegir a aquellos en cuyas manos será eficaz. Y finalmente suficiente astucia para difundirla entre ellos..." Bertolt Brech

Buscar en este blog

Si usted tiene problemas para visualizar esta pagina, elimine los cookies en su navegador web ( Internet Explorer, Mozilla, Crome, etc ) y vuelva a cargar esta dirección en la barra de direcciones

Últimas Notas

31 ene. 2013

El sistema político de la República Islámica de Irán

 
La propaganda de guerra contra Irán que sufrimos los ciudadanos del imperio dificulta el conocimiento de lo que realmente ocurre en esa nación, de cómo vive la gente y de cómo funcionan sus instituciones. Exiliadas iraníes convenientemente repartidas entre los distintos países occidentales y con tribuna en todos los medios nos describen a un país en el que se practica el "feminicidio sistemático"; los politólogos nos hablan de "una teocracia medieval agresiva y fanática que no tiene el menor escrúpulo en manifestar su vocación de odio y anhelo exterminador." Por no hablar de todas esas recurrentes noticias de lapidaciones por adulterio, ahorcamiento por homosexualidad, manos cortadas a niños hambrientos por robar comida o cárcel y latigazos por pasear al perro.

Esta basura informativa normalmente no suele convencer a una parte de la población, pero para ella se preparan mentiras más sutiles como, por ejemplo, la idea de que Irán es un régimen con dudosa legitimidad democrática. Muy a menudo, incluso entre los que ponen en cuarentena las mentiras mediáticas, se oye hablar del actual Presidente de la República, Ahmadineyad, como si fuera una suerte de autócrata, al estilo del rey de Marruecos o del emir de Qatar.


Sin embargo el sistema político iraní es extraordinariamente complejo y probablemente bastante más democrático en general que muchos regímenes occidentales.


A continuación procuraré ofrecer un esquema de su funcionamiento y un breve análisis de los principios en los que se basa.

Irán, una República Islámica.

 
Tras la Revolución de 1979, el Consejo Revolucionario redactó una Constitución que fue aprobada en referendum por aplastante mayoría el 2 de Diciembre de ese año. La Constitución define a Irán como "República Islámica." Esta definición puede resultar contradictoria, puesto que suponemos que una república no debería estar limitada por ningún credo o ideología. Sin embargo, un sano relativismo cultural y un análisis en profundidad de nuestra propia tradición republicana nos confirmará que cualquier república asume ideologías y credos, aunque no lo indique en su nomenclatura. Las repúblicas de los países occidentales no suelen llevar apelativos, quizá porque eso hace parecer que son las únicas posibles o las únicas auténticas. Pero bien podríamos llamarlas "liberales" o incluso "capitalistas." Sus credos asumidos (por ejemplo, la libertad de mercado o la propiedad privada de los medios de producción) son distintos a los de las repúblicas apellidadas "socialistas", como las de la URSS.

¿Con qué legitimidad es islámica la República de Irán? 

 
Con la misma con la que la francesa es liberal o la rusa fue socialista. Un proceso revolucionario popular reprimido durante años aspiraba a una república islámica y la república islámica fue la aspiración y el objetivo tanto de la mayoría popular como de las vanguardias revolucionarias. Nos puede gustar más o menos, pero es el tipo de república por el que luchó el pueblo iraní y por el que por mayoría aplastante votó en referendum.

¿"República Islámica" implica falta de libertad religiosa?

 
En absoluto. República Islámica significa que la forma de gobierno debe ejercerse de acuerdo con los principios islámicos de justicia social, no que los iraníes deban ser obligatoriamente musulmanes. De hecho, que la forma de gobierno se ejerza según principios islámicos implica necesariamente la tolerancia religiosa hacia cualquier creencia, pues la tolerancia religiosa es un mandato expreso del Corán.


La Constitución Iraní reconoce a las minorías religiosas del país: cristianos armenios y caldeos, zoroastrianos y judíos. Les otorga escaños exclusivos en el parlamento, les permite practicar libremente sus ritos, educar a sus hijos en centros de su religión y librar sus días festivos. Irán, acusado por la propaganda de guerra como país antisemita por excelencia, es el único país del mundo que recoge expresamente en su Constitución la obligatoriedad de que la comunidad judía esté representada en el Parlamento.

¿Quién manda en Irán?

 
La prensa nos presenta unas veces a Ahmadineyad como a un dictador que incluso cuenta con poderes judiciales, otras veces se da a entender que la separación de poderes no existe; otros medios nos explican que un viejo ayatolá fanático, Jamenei, es el que ejerce una dictadura del terror apoyada en un cuerpo paramilitar denominado "Guardianes de la Revolución"; otros nos presentan a Irán gobernado por un grupo de clérigos fundamentalistas. En alguna página sedicente marxista he llegado a leer que en Irán gobierna una oligarquía corrupta aliada con el capitalismo internacional.


No vamos aquí a entrar en el problema de quién manda de facto en Irán, pero, vista la desinformación que provoca la propaganda de guerra, será útil conocer la estructura política de Irán según lo estipulado en su Constitución.


Es complicado explicar su funcionamiento, ya que la Constitución pretende crear un sistema de equilibrios que impida que un organismo o cargo acumule excesivo poder: los organismos controlan y están a su vez controlados por otros, de modo que se genera una compleja red de interdependencias. Nos detendremos en las instituciones de gobierno más importantes.

El Líder Supremo

 
Seguramente éste sea el puesto individual que acapara mayor poder en el sistema iraní. El Líder Supremo marca las líneas generales de la política del país, puede convocar referendums, declarar la guerra, firmar la paz y es el jefe de las Fuerzas Armadas.
 

El cargo de Líder Supremo tiene una duración indefinida. Esto, unido a su carácter de líder religioso a la par que político, sirve para que la propaganda de guerra lo califique de tirano. El trotskista y exiliado iraní Houshang Sepehr termina así su artículo "Un Califato disfrazado de República":


"(...) este sistema no tiene nada que ver con una República o un moderno estado racional. Es un régimen teocrático disfrazado con una máscara de república, en otras palabras, un Califato."

Esto lo dice el representante de la clase obrera iraní, desde la sede de su partido en la Rue Dumesnil de Paris, en el seno de una auténtica República racional y moderna, como la Francia colonialista de Sarkozy.
 
Sin embargo, será bueno recordar lo siguiente:


-El cargo de Líder Supremo es elegido por la Asamblea de Expertos, un órgano que, a su vez, es elegido por sufragio universal.


-Puede ser destituído en cualquier momento si así lo decide esa misma Asamblea de Expertos.


-El cargo no tiene el menor carácter hereditario. Ningún familiar del actual ni del anterior Líder Supremo posee ni ha poseído cargos importantes en el Gobierno.


Hasta ahora Irán solo ha tenido dos Líderes Supremos: Jomeini, el líder de la Revolución y Ali Jamenei, que le sustituyó tras su muerte en 1989 y que aun sigue ocupando el puesto.


La propaganda de guerra afirma también a menudo que el cargo de Líder Supremo no es elegido por el voto popular. Como es elegido por la Asamblea de Expertos, argumentan que ello supone un serio déficit democrático. No les importa, por lo visto, que la Asamblea de Expertos sí haya sido elegida por voto popular, ya que al parecer, exigen que el cargo de Líder Supremo sea elegido de modo directo. Este tipo de exigencias se efectúan desde un país como España en el que:


a) El Jefe de Estado y de las Fuerzas Armadas no se elige ni directa ni indirectamente: es hereditario.
 

b) El Presidente del Gobierno tampoco se elige de manera directa (cosa que sí sucede en Irán) sino indirectamente, a través del Congreso de Diputados.

El Presidente:

 
El Presidente de Gobierno en Irán es elegido cada cuatro años por sufragio directo. No puede repetir más de dos legislaturas. Preside el Poder Ejecutivo, excepto en los ámbitos que corresponden al Líder Supremo. El actual presidente es Ahmadineyad y ya es su segundo mandato. Es el segundo presidente no clérigo que tiene Irán, después de Banu Sadr.

Consejo de Guardianes:

 
El Consejo de Guardianes es un órgano formado por doce miembros. Cada tres años se renueva la mitad de sus miembros. La otra mitad se renueva a los tres años siguientes. La mitad de ellos son teólogos y los elige el Líder Supremo. La otra mitad son juristas y los elige el Parlamento.
El Consejo de Guardianes tiene básicamente una función de veto y se asemejaría a una especie de Tribunal Constitucional con poderes aumentados. Su función es vetar los Proyectos de Ley y los candidatos al Parlamento, a la Presidencia y a la Asamblea de Expertos que se considere que no cumplen con los principios de la Constitución.

Parlamento:

 
El Parlamento (denominado Majlis) ostenta el poder legislativo. Puede destituir al Presidente o a cualquier ministro previa moción de censura. Se elige por sufragio universal cada cuatro años. Es el único órgano que es absolutamente indisoluble e inclausurable. Cualquier otro órgano o cargo, incluido el de Líder Supremo puede ser destituído por otro, pero el Parlamento nunca lo es, ni siquiera en caso de guerra. El Parlamento, como vimos es también el que elige a la mitad del Consejo de Guardianes.

Asamblea de Expertos:

 
Este órgano de 86 miembros es elegido por sufragio universal, pero los candidatos deben ser clérigos.
 

Recordemos que un clérigo del chiísmo duodecimano (la religión mayoritaria en Irán) no es equivalente a un clérigo católico. Un clérigo chií no tiene poderes ni votos especiales ni está integrado en una estructura jerárquica paralela a la estatal. Es simplemente alguien que ha obtenido un "doctorado" en Teología. Y, por cierto, también pueden ser mujeres.
 

Todas estas aclaraciones acerca del perfil sociológico del clero chií están justificadas porque la propaganda de guerra pretende hacer creer que éste no se diferencia de el de un clérigo católico.
La Asamblea de Expertos tiene la función crucial de elegir al Líder Supremo, de controlar su política y, llegado el caso, de destituírlo.

Consejo de Discernimiento:

 
Este órgano de arbitraje interno fue creado por iniciativa de Jomeini en 1988 para intentar resolver el bloqueo institucional que suponían las desavenencias entre el Parlamento y el Consejo de Guardianes (recordemos que el Consejo de Guardianes tiene la potestad de vetar Proyectos de Ley.) Su cometido es ocuparse de las cuestiones sin relación directa con las leyes islámicas dejando los temas estrictamente religiosos al Consejo de Guardianes. En la actualidad está formado por 36 miembros que representan a los distintos estamentos del gobierno. De ellos, 9 son permanentes: los tres presidentes de cada uno de los tres poderes (judicial, legislativo y ejecutivo) y seis miembros del Consejo de Guardianes. Los demás varían en función del asunto a tratar y pueden ser ministros, líderes de los diferentes grupos parlamentarios, etc.

¿Teocracia?

 
Habitualmente la propaganda de guerra tacha a Irán de "régimen teocrático" utilizando el término no con el ánimo de describir sino de provocar rechazo. "Régimen teocrático" nos invita a pensar en feudalismo, en ignorancia y en tiranías fanáticas y represivas. De eso se trata.


Pero utilizando el lenguaje de modo menos tendencioso podemos aceptar que, en efecto, la Constitución de Irán posee rasgos teocráticos. Pero será bueno aclarar en qué consiste esa teocracia y, sobre todo, en qué no consiste.


La definición más antigua de Teocracia que se conoce nos la ofrece el historiador judío del siglo I Flavio Josefo y aun hoy puede considerarse como perfectamente válida.

"(...) aquella que pone a Dios como gobernante supremo de todas las cosas, asignando a los sacerdotes en general la administración de los asuntos más importantes, y confiando al sumo sacerdote la jefatura de los sacerdotes."
 Esta definición cuadra con ciertas fases del gobierno del Egipto faraónico y de Mesopotamia, con el antiguo gobierno del Tibet, del Vaticano o con algunas fases del antiguo reino de Israel. También coincide con ciertos períodos del Califato. Pero ¿es adecuada para Irán? Veámoslo en la Constitución.

El artículo 2 establece con suficiente claridad en qué sentido es teocrática la República:
 

La República Islámica es un sistema establecido sobre la base de la fe en los siguientes puntos:
 
5- El imanato y la guía permanentes y su papel fundamental para asegurar un proceso revolucionario islámico ininterrumpido.

El apartado 4 es una declaración de fe que en realidad no afecta al desarrollo político de la república. Decir que Dios influye o ha de gobernar en los asuntos terrenales es algo que recogen muchos textos constitucionales. Solo en el ámbito hispanoparlante, podemos comprobar esto. Pongamos tres ejemplos (aunque hay muchos más):



"(...)invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia: ordenamos, decretamos y establecemos esta Constitución, para la Nación Argentina." (Constitución argentina)
"Nosotros, representantes del pueblo brasileño (...) promulgamos, bajo la protección de Dios" (Constitución de la República Federativa de Brasil)

"El pueblo de Venezuela, en ejercicio de sus poderes creadores e invocando la protección de Dios (...)" (Constitución de la República Bolivariana de Venezuela)

No podemos, por tanto, decir que Irán sea una república teocrática solo porque considere a Dios como la fuente de toda justicia. Eso es teología, no política. El punto 5, en cambio, sí que contiene un elemento especial.


El imanato y la guía es una función que en la religión chií ejercen los fuqaha (plural de faqih), es decir, los expertos en jurisprudencia islámica (fiqh). A estos expertos es a lo que llamamos "clérigos." Ya hemos visto que el concepto de clérigo en el chiísmo no se parece en casi nada al concepto cristiano. Lo que la Constitución exige en este principio y desarrolla luego a lo largo de el articulado es el principio del Velayat-e faqih que significa "La vigilancia del faqih", la vigilancia del experto en jurisprudencia islámica.


Ahora bien, "vigilancia" no implica "gobierno". Los fuqaha no gobiernan. Como escribió Murtadha Muttahari:

"El papel de Faqih en los países islámicos, donde la gente acepta el Islam como una ideología y se obliga a sí misma a respetar esta ideología, es el de ideólogo, no el de gobernante. Un ideólogo se encarga de la vigilancia y control de la ejecución correcta de la ideología."

Un paralelismo no perfecto pero si orientativo puede ofrecerlo el papel del Partido Comunista de Cuba, que vela porque los principios de la Revolución se mantengan en la práctica del gobierno. El PCC no gobierna, pero sí controla que el gobierno no se desvíe de los principios socialistas. El PCC no se presenta a las elecciones (en Cuba, como en Irán no se vota a partidos, sino a individuos) ni tampoco es necesario estar afiliado al PCC para presentarse a las elecciones (tampoco es necesario ser faqih en Irán). Por otra parte, el PCC tiene un funcionamiento interno democrático y sus líderes son votados por voto secreto y directo (al igual que ocurre con la Asamblea de Expertos en Irán.) La diferencia más importante es que para ser miembro del PCC no se requiere más que desear serlo y ser faqih exige años de duro estudio.

Por tanto, no se cumplen de momento dos de las características fundamentales de toda teocracia. Los clérigos no gobiernan en la República de Irán y, además, tampoco están organizados en una estructura de mando jerárquica paralela a la del gobierno.

A ello hay que añadir que ningún faqih, ni siquiera el Líder Supremo, se arroga la facultad de poseer poderes divinos o de ser infalibles. Tampoco basan su legitimidad en principios divinos. El faqih no es faqih por un don sobrenatural, sino por sus dotes y sus años dedicados al estudio. Y su legitimidad para ejercer la vigilancia ideológica no emana de Dios, sino de la soberanía popular, pues es el pueblo el que los elige. Por todas estas razones, la "teocracia" iraní se encuentra bastante alejada de lo que tradicionalmente entendemos con este nombre.

Valoración personal
 
Independientemente de que sea musulmán o no, un lector imbuído del cuento chino de la democracia liberal, según el cual cualquiera puede ser presidente del gobierno, según el cual el Parlamento es realmente el lugar donde se toman las decisiones y según el cual cualquier ideología puede ser llevada a la práctica, este sistema plantea serias deficiencias. Especialmente en lo referido al control ideológico.

Pero para un marxista éste no es el caso. El marxista sabe que sin control ideológico, las conquistas sociales del pueblo se esfuman. Un pueblo como el iraní o el cubano que ha derramado su sangre para acabar con la explotación y el colonialismo no puede permitirse el lujo de dejar que los explotadores vuelvan al poder por las buenas, cuando fue necesario echarlos por las malas y con mucho sufrimiento y sacrificios. Soros o Rotschild pueden financiar de su bolsillo una apabullante campaña mediática para lograr que un títere entrenado por la NED gane unas elecciones en Irán o en Cuba. Es lo que hacen cada cuatro años en Europa y en el resto de países vasallos del imperio y así nos va. El papel de un órgano de control ideológico es el de impedir que eso ocurra. "Opine usted lo que quiera, pero no intente reinstaurar las dictaduras títeres de Batista o el Shá. No queremos volver a sufrir aquello."

No pretendemos afirmar aquí que el sistema político iraní sea perfecto. Indudablemente es perfeccionable y además es imprescindible comprender que lo que a mí me gusta o me parece bueno no tiene por qué parecerle bueno a la mayoría de los iranies. Pero lo que está claro, analizando con objetividad su estructura política, es que la inmensa mayoría de lo que nos llega sobre este asunto, también a través de autores supuestamente marxistas, es pura propaganda política. ¿A qué se debe semejante campaña masiva y permanente?

Bueno, eso también puede averiguarse leyendo la Constitución iraní. Se trata de un breve mandato inserto en el artículo 43:

"Evitar la dominación de la economía extranjera sobre la economía del país"

--> Leer más...

Entrevista a José Fernández de la UTD de Mosconi. Salta

http://3.bp.blogspot.com/-ekCUXUJSPXQ/S2nCYlLlPPI/AAAAAAAARwg/-I9WyiDWQQM/s288/JPF.jpg

Mario Hernandez (MH): Estábamos leyendo la convocatoria al festival del próximo 31 de enero. Hemos perdido el contacto en las últimas semanas. Sé que estuvieron cortando la ruta reclamando por el proyecto para recuperar 600 pozos secundarios de petróleo en la zona y no han tenido una respuesta positiva por parte del CEO de YPF, Galuccio, y tampoco de Urtubey, gobernador de la provincia de Salta. Leer  Aqui
--> Leer más...

30 ene. 2013

El todo en cada parte, (apenas una posible respuesta a Eduardo Lucita)


He decidido publicar el texto que motivó esta critica, porque lo considero muy interesante como referencia para el debate intelectual del momento.  Aún cuando no estoy de acuerdo con el autor en múltiples aspectos, en especial en sus referencias "políticas" a los setentas, que resultan un contrapeso permanente en sus análisis.

La referencia constante a un contexto político histórico relativamente efímero  de la historia nacional, resuelto dramáticamente, se transforma en una suerte de nostalgia crónica y anacrónica en los análisis de toda la izquierda setentista argentina sobreviviente, que en la mayoría de los casos impide ajustar la critica y la acción política, a lo que el autor llama una acción independiente "de clase". Aunque olvide definir a quienes se refiere con la categoría "clase" (un pequeño detalle).

Estar en política en una dictadura, es estar fuera del orden establecido. La apuesta por lo prohibido. El carácter adrenalinico, épico, heroico y clandestino no existe en la actividad dentro de las estructuras de la izquierda electoral. Fuera de esos marcos toda iniciativa es marginal, minoritaria y punible legalmente. La amalgama solo es posible desde fuera, como irrupción. Como convergencia temporal. Como acción conjunta diversa. La unidad de los diferentes, ya nunca más será imaginable con los esquemas de los años sesentas.

Buscar referencias de actualidad, en un pasado completamente ajeno a la experiencia política de la mayoría del activismo, al que se pretende orientar políticamente, solo puede ser de utilidad en materia ideológica. Humildemente esa es precisamente la tarea intelectual que he practicado toda mi vida

Pero el mundo no se parece "políticamente" en lo más mínimo a los años setenta, a la era Reagan, o a la etapa de ofensiva cultural neoliberal de los noventas, y tampoco la realidad Argentina. El mapa político y cultural local, las categorías, prejuicios, estructuras mentales, relaciones interpersonales, es decir, "las formas" culturales de la dominación no son comparables. Cualquier padre setentista con hijos jóvenes, lo puede entender con muy poco esfuerzo.

Intervenir con una visión "estratégica" de las coyunturas, implica un modelo de sociedad alterna como referencia de realidad.  La negación de lo "real" como necesidad antisistémica.

Lucita se reserva su equidistancia al respecto del control total "privado" de los recursos estratégicos y la vida privada de las mayorías mundiales, o las formas subjetivas y psicológicas de la dominación transnacional. Menciona apenas como referencia las condiciones económicas de la dominación burguesa, pero no interpreta acabadamente las verdaderas implicaciones de la "gobernabilidad" populista neoperonista. 

El orden burgués requiere de consenso;no solo del "consenso" represivo,  sino  también del consenso de la ignorancia y la sugestión, la inmovilidad y el renunciamiento a la pulsión por la libertad.

Se trata de desestructurar permanentemente con estupidismo y propaganda ideológica permanente cualquier forma de resistencia. De hacer de la "actividad" política un asunto de especialistas, un ámbito exclusivo para la casta de operadores políticos y gerentes que aspiran a convertirse en funcionarios del sistema.

Una de las afirmación mas brutales de Lucita dice:
 "...el campo de la política, el terreno donde se procesa todo cambio de conciencia, ha quedado vacante..." 
Esto es de un nivel de ceguera completamente increíble, que solo se puede interpretar entendiendo y reduciendo toda "la política" a la disputa electoral dentro del régimen de democracia burguesa.

Sin embargo el neoperonismo K no seria viable, "políticamente", sin  su mascara "progre" sin la acumulación de la resistencia popular del periodo neoliberal menemista y la necesidad de hacer uso y abuso de la retorica montominera mistificada.

Lucita no entiende que la etapa fascista, la batallas perdidas y el reflujo producto de las nuevas condiciones mundiales, nos impuso una lógica de dispersión y de construcción social en la resistencia.  

Pero la resistencia no es la oposición.  La resistencia son los alternos, los mundos posibles, lo irresuelto, lo deforme, lo inacabado. El comienzo y el final. Como la vida  de todo lo que existe, que existe en un universo material y temporal. Transitorio. El universo y sus posibles, existe primero en nuestro cerebro, que lo interpreta y lo organiza.

La resistencia "política" fueron los pibes que tomaban cerveza en la esquina. La resistencia fueron los colectivos de artesanos, de bailarines, de músicos y los actores de barrio. La resistencia fuimos los estudiantes universitarios y los hijos de los desaparecidos. Las victimas de la violencia del estado capitalista y hasta las prostitutas organizadas "sindicalmente".

"Para empezar, te ruego no confundir la Resistencia con la oposición política. La oposición no se opone al poder sino a un gobierno, y su forma lograda y completa es la de un partido de oposición; mientras que la resistencia, por definición (ahora sí), no puede ser un partido: no está hecha para gobernar a su vez, sino para... resistir."

Esa es la dimensión de la "política" que el autor no entiende. Este tipo de estructuras mentales que disocia  al militante orgánico, del activista social, y los pone en contradicción,  según las categorías dogmáticas autoritarias del pasado, es el principal problema de la izquierda revolucionaria local. 

Ese es el asunto que ha separado siempre al activista de base de las estructuras políticas tradicionales. El aparato de gobierno del Estado lo resuelve con discurso  y cooptación. Con sugestión y propaganda.  Mientras se intenta "elevar" entonces al activismo a la categoría de "militantes", pero de una causa que no existe "políticamente" como cultura y realidad colectiva alterna, dentro del esquema de la política burguesa o pequeñoburguesa.

No hay programa, porqué no hay AFUERA. 

China es la mayor potencia capitalista en expansión comercial y esta deteniéndose ante el abismo de la catástrofe ambiental y social. Y el desajuste social que las reformas neoliberales de la burocracia estatal al servicio del lucro transnacional han generado durante los últimos treinta años.

La batalla es; en sus formas "políticas" fundamentales; de carácter CULTURAL. La emancipación económica, religiosa, y política  tal como lo explicaba el joven Carlos Marx en La cuestión Judía, es solo uno de los aspectos de la emancipación humana, de la vida enajenada en la sociedad contemporánea.

Porqué el único criterio valido en términos políticos es el de realidad.  La verdad, toda verdad, es una construcción política. Y el poder, como la "conciencia" de la que el autor habla, son, y se hacen, en la practica.  El poder es PUDIENDO.

Por eso mismo, resulta increíble que personas inteligentes y perspicaces aún sostengan criterios propios de manuales conductistas y pequeñoburgueses obreristas, del estilo de Moral y proletarización...

Los partidos políticos no existen mas que como grupos de gerentes empresariales, agencias de publicidad, grupos de negocios, de autoayuda emocional, o ámbitos burocráticos para la meritocracia y la obsecuencia. 

Se  politiza la vida pero en ámbitos alejados de la pugna por el control del aparato de gobierno del Estado burgués. ¿Porqué?. Porque el poder de "lo real" absorbe cualquier forma de resistencia sistémica "desde adentro"

La tarea fundamental de la inteligencia patronal ha sido desestructurar cualquier forma de resistencia antisistémica, fuera orgánica o transitoria, programática o coyuntural. Reabsorverla.

Lucita desestima además el carácter fascista de las fuerzas represivas del estado argentino, fundado en la absoluta despolitización y  mas absoluta falta de formación intelectual en asuntos de interés social o político dentro de las fuerzas de seguridad del Estado capitalista. Así como las condiciones históricamente heredadas de la hegemonía peronista en el escenario local, como práctica de conciliación de clases de la "burguesía nacional" y sus gobiernos. Me refiero al mito omnipresente del "ascenso social" como realización de los deseos y expectativas individuales, sobre el cual se estructuró la "identidad nacional". Punto de origen de cualquier relato de lo posible y lo deseable según el orden dominante.

Otra política, otra "mayoría" de lo diverso, requiere de otra lógica y una nueva cultura política, que con referencias históricas innegables, necesita de una actitud autónoma, de una actividad política conspirativa y permanente de confrontación ideológica frontal y directa contra el orden social neofacista de escala global.


Ni el poder, ni la consciencia, son "objetos", que puedan ser acabados y pulidos para darlos por resueltos y terminados.  Sino apenas circunstancias. No son las partes del todo, sino el todo en cada parte. 



La parte del todo

por Eduardo Lucita 

ARGENPRESS

El problema de intervención política es a mi juicio uno de los problemas centrales que debe resolver la izquierda hoy. Intervenir con una visión estratégica en la coyuntura, reconociendo que esta no se da en las condiciones que nosotros quisiéramos sino en las que están determinadas por los condicionamientos del mercado mundial, la acción de los gobiernos y la relación de fuerzas realmente existente.

Entiéndase bien no se trata negar que son los hombres los que hacen (hacemos) la historia como nos explicara Marx, pero sí de reconocer que esto se da sobre una realidad objetiva, no la que quisiéramos sino la que es tal como es.

No se trata de un problema meramente coyuntural. Pero para no caer en especulaciones teóricas conviene poner la discusión en términos actuales. Por ejemplo hace unos meses la portada de una revista de se preguntaba: “¿Porqué criticar la minería a cielo abierto, el pago de la deuda ilegítima, la alianza con intendentes y gobernadores mafiosos, la entrega del petróleo y el oro a españoles y canadienses es hacerle el juego o ser funcional a la derecha?”

Se podría replicar ¿Porqué apoyar las retenciones y la intervención del Estado en la economía; la nacionalización de las AFJP o la parcial de YPF o la Ley de Medios; o caracterizar que las medidas tomadas por el gobierno para paliar el impacto de la crisis internacional en el 2009 dieron cierto resultado es ser kirchnerista o despertar expectativas en el gobierno? O ¿Porqué cuando se plantea suspender los pagos de la deuda e investigarla se dice que es seguidismo de la centroizquierda, o “no hay nada que investigar y nada que pagar”? o ¿porqué cuando se habla de la oposición de derecha se responde sin demasiada argumentación, “la derecha es el gobierno”?

Estos son los términos de un debate que hoy está atravesando todos los colectivos sindicales, sociales y políticos. En política concreta muestra las dificultades para caracterizar el período, cómo analizar las contradicciones interburguesas y cómo pararse frente a un gobierno que no es fácil de encasillar. Para los trabajadores y otros sectores explotados y oprimidos según como se resuelva este debate será la forma de intervención política en una coyuntura de relaciones de fuerzas desfavorable, donde la iniciativa, aun en un marco de debilidad relativa, la tiene el gobierno.

Si se profundiza el análisis lo que está en juego es nada menos que el concepto independencia de clase ¿Es sinónimo de neutralidad o indiferencia a como se resuelvan los conflictos interburgueses en juego? ¿Las contradicciones interburguesas no tienen importancia más que para caracterizar la situación política o para mostrar su crisis? ¿La política de la izquierda es solo el apoyo a los conflictos sociales y la búsqueda de la tan meneada unidad? ¿Dónde queda la política entonces?

La concepción que domina este escrito es la de darle prioridad a la política, lo que implica romper con el economicismo que ha condicionado fuertemente las prácticas de la izquierda. Aportar a su comprensión como una formulación que se mueve con cierta autonomía de estos condicionamientos es el objetivo de estas líneas.

1

Con la salida de la convertibilidad -suspensión unilateral de los pagos de la deuda y megadevaluación mediante- la economía, en términos capitalistas, se normalizó. En paralelo el tandem Duhalde-Kirchner logró reponer la voz de orden y mando del Estado. Así el juego de las instituciones del régimen, no sin dificultades, volvió a reinar.

Las excepcionales condiciones del mercado mundial, favorecieron el ciclo expansivo de la economía iniciado a mediados del 2002, mientras que las políticas estatales puestas en práctica desde el 2003 en adelante, resultaron decisivas para el fuerte crecimiento verificado desde entonces. Pero no fue solo esto, la fracción política que se hiciera cargo del Estado no se limitó a administrar la crisis, también recreó las condiciones más allá de la coyuntura. Y lo hizo en forma totalmente diferenciada de las anteriores administraciones.*

Si el alfonsinismo buscó canalizar las contradicciones y tensiones de la sociedad hacia las instituciones del régimen revalorizando los partidos, el menemismo hizo política desde la economía, la más de las veces ninguneando a las instituciones y abjurando de los partidos. Por el contrario el kirchnerismo hace política desde la política, con o sin las instituciones, con o sin los partidos y da batalla en todos los frentes (1). Claro que en todos los casos hay medidas o inacciones que limitan esos logros aunque no invalidan la orientación general. (2)

2

Los cambios en el mercado mundial que se verificaron desde el 2003 en adelante han presidido los cambios internos, pero es necesario entender que enfrentamos una administración que los ha comprendido, los ha acompañado y profundizado con políticas locales muchas veces funcionales a esas tendencias y otras con algunas contradicciones. No se trata de un gobierno antiimperialista, pero sí de que tiene roces crecientes con el imperialismo. Si se compara sin prejuicios se verá que el kirchnerismo se enfrenta con las mismas corporaciones que lo hizo el alfonsinismo. (3)

No obstante mayores niveles de ocupación, de salarios e ingresos populares, por lo tanto mayor mercado interno, constituyen avances relativos que mejoran relativamente las condiciones en que viven y reproducen su existencia las clases trabajadoras, pero no implican necesariamente cambios estructurales profundos. (4)

3

Desde el 2003 se ha hecho cargo de la administración del Estado una fracción política burguesa que no actúa por convicción sino por necesidad, pero que cuando esta necesidad se le presenta la salida en la mayoría de los casos no es la que le proponen los organismos internacionales y la oposición derechista. Por el contrario lo que destaca es la mayor intervención del Estado, y es esa intervención la fuente de la politización creciente que vive nuestra sociedad.

Ascenso del capital productivo, mayor intervención estatal, dinamización del mercado interno, fuerte recambio generacional en los lugares de trabajo, en las barriadas, en las organizaciones, marcan un cambio de escenario, que se ha acentuado en los últimos años y cuyo rasgo distintivo es el regreso de la política.

Es este cambio de escenario, que debiera haber llevado a una renovación de la estrategia y de las formas de intervención, el que presenta un desafío no menor para la izquierda, que la más de las veces parece prisionera de una retórica simbólica que termina creando su propia realidad, sin acertar una caracterización del kirchnerismo, tampoco de la etapa. Esto es particularmente notorio en la izquierda partidaria que, encerrada en un doctrinarismo sin perspectivas o en una independencia de clase en abstracto, no alcanza a ver las oportunidades que surgen de las disputas interburguesas. Tampoco a comprender que en la mayoría de los casos los trabajadores y los sectores populares no son indiferentes a como estas disputas se resuelvan. Mientras que lo que se conoce como “nueva izquierda” suele estar más cerca de caracterizaciones acertadas aunque muchas veces, no siempre, prisionera del antiestatalismo propio del neo-anarquismo de extracción pequeño-burguesa de este tiempo. No alcanza a comprender la importancia de la política en la construcción de alternativas.

4

Si alguna virtud tuvo la izquierda revolucionaria que intentamos construir en los años ’60 y ’70 del siglo pasado, es que en su ruptura con el reformismo, de corte estalinista o socialdemócrata, puso en el centro del debate el problema del poder. Más allá de la discusión sobre las vías y los tiempos el problema del poder define los campos y ordena la acción política. Es necesario conocer la formación social, la estructura de clases, definir la política de alianzas, las clases y fracciones amigas y enemigas, y sobre todo las que hay que neutralizar, y como se mueven en cada coyuntura. En síntesis es la base para hacer política.

La regresión impuesta por más de tres décadas de neoliberalismo hace que se haya vuelto a la lógica del programa mínimo y máximo. Al sindicalismo y reivindicacionismo por un lado y al ideologismo y al socialismo o al cambio social por el otro. En el medio el campo de la política, el terreno donde se procesa todo cambio de conciencia, ha quedado vacante.

5

La cultura dominante intenta evitar la politización de las clases subalternas, busca también escindir la economía de lo político, a la par que establece como momentos diferenciados conocimiento e interpretación por un lado y transformaciones por el otro. Por el contrario la intervención de la izquierda para ser efectiva requiere comprender que no hay tal escisión, tampoco dos momentos, sino que es un proceso único que no se da en abstracto, sino asentado en procesos reales. Estos procesos encierran también la contradicción entre la lucha sindical y el reivindicacionismo de los movimientos sociopolíticos-culturales, que finalmente resultan absorbidos o neutralizados por el capital y su Estado, y la confrontación de clase.

La experiencia nos indica que esas luchas no escapan a los límites del reivindicacionismo y corporativismo. Por el contrario solo la política logra que los sujetos sociales superen esos límites. Claro que una cosa es enunciarlo teóricamente y otra la acción práctica concreta. Hay una tensión recurrente entre estos dos términos de la ecuación, que no se resuelve en el marco de las conceptualizaciones teóricas sino en el campo experimental de la lucha concreta.

6

Con Marx sabemos que la economía es decisiva, pero solo en última instancia, por lo que la acción política aunque se referencie en el terreno de la economía y sus relaciones siempre mantiene cierto grado de autonomía. No comprender esto nos ha hecho caer en concepciones deterministas que han sido, y son, fuente de desviaciones oportunistas y economicistas, ideologistas y voluntaristas, que más de una vez hizo que en aras del desarrollo de las fuerzas productivas se abandonara toda concepción anticapitalista o que fracciones de la izquierda se lanzaran a una politización sin referencias de clase contenedoras. (5)

Entendemos que la acción política debe partir de reconocer la centralidad del trabajo en nuestra sociedad del capital. Lo que no implica en absoluto el simplismo del reduccionismo fabril, pero sí que es el anclaje que garantiza la independencia de clase, y a través del cual los sujetos sociales protagónicos toman conciencia de su protagonismo y del papel que juegan en las contradicciones de la sociedad. Precisamente es la politización la que permite elevar el nivel de conciencia y comprensión de los individuos elevándolos a la acción colectiva.

7

El nuevo escenario de la pos-convertibilidad, que algunos caracterizamos como neodesarrollismo nos ha replanteado ese desafío. Desafío que se ha acentuado en los últimos años, más cuando como ya hemos dicho estamos frente a un gobierno que hace política cotidianamente, con todos sus actos y cualquiera fueran las circunstancias. La política fue el rasgo distintivo que presidió todos sus actos y acciones.

Hoy el neodesarrollismo, surgido de las propias relaciones del neoliberalismo está encontrando allí sus propios límites. Y estos han comenzado a manifestarse con fuerza en el tercer período kirchnerista, se ha ingresado en una fase de estancamiento, tanto por las presiones de la crisis mundial como por propias contradicciones del modelo y limitaciones de clase del gobierno.

8

Se abren entonces nuevas oportunidades de intervención en la crisis, si somos capaces de ver los cambios que la misma conlleva y a condición de que sepamos diferenciar los límites orgánicos de aquellos ocasionales o momentáneos, también diferenciar como se ejerce la dominación en cada momento, si prima la coerción o el consenso. Para no caer en ultimatismos estériles es necesario distinguir los límites históricos de aquellos movimientos de coyuntura a los que el capital puede recurrir.

No pareciera posible volver a las altas tasas de crecimiento de la economía. No es solo el condicionamiento de la crisis mundial, la reindustrialización está trabada; el desarrollo por la vía de inversiones externas no parece tener viabilidad; la tasa de desocupación difícilmente baje mucho más, la recuperación salarial está estancada, la precarización es un nuevo precio de la economía. La pobreza se ha instalado con un piso no inferior al 20% de la población. En este contexto el extractivismo seguirá siendo el recurso al que recurrirá la burguesía, para sostener un crecimiento ramplom, o una recuperación, aunque de bases malsanas.

9

En estas condiciones las reformas progresistas que buscan paliar la situación no encuentran demasiadas posibilidades. Lo que está planteando la crisis en ciernes es un programa de lo que llamamos reformas no reformistas. Se trata de reformas inscriptas en la lógica transicional. Claro está que en un período en que no está en juego el poder pero si cambiar la relación de fuerzas sociales y elevar el nivel de conciencia, para abrir nuevas posibilidades. Reformas que para sostenerse en el tiempo requieren de nuevas reformas que terminen cuestionando el orden establecido por el capital.

La política entonces no es solo la cuestión electoral, de la que soy partidario, como de hacer todos los esfuerzos y acuerdos necesarios para participar con las mayores posibilidades. No comparto la idea de abandonar el terreno donde dominan los dominadores. Pero es política también, y fundamentalmente, la acción de disputar políticas públicas para enfrentar los grandes problemas nacionales y también dar respuesta a las necesidades inmediatas de los trabajadores y los sectores populares, a condición que estas demandas las elevemos de su nivel reivindicatorio. (6)

En nuestra comprensión no se trata solo la disputa en el nivel estatal y de las instituciones del régimen, es también que las propuestas deben ir acompañadas de una convocatoria al más amplio protagonismo social, en términos de control de trabajadores y usuarios, y cuando cuadre de la comunidad misma. Y esto nos vuelve a plantear los términos de nuestra intervención en el movimiento social en su conjunto. Debemos interpelarlo con nuestras propuestas pero también estar dispuestos a escuchar e incorporar las demandas y cuestionamientos que de allí provengan. La democratización de todas las relaciones forma parte también del todo de esta política, porque se trata de cambiar la relación de fuerzas sociales y crear fuerza social impugnadora del orden capitalista existente.

10

Si quisiéramos sintetizar el desafío, se trata de la articulación del análisis de una situación económica dada con la acción política concreta y el protagonismo social que busca transformarla.

* He dado una caracterización del kirchnerismo en “Economía y política en la administración kirchnerista”, Anuario EDI nº 5, Septiembre 2010 y en “10 años de kirchnerismo” entrevista Revista Sudestada nº 115, Diciembre 2012, por lo que no considero necesario abundar demasiado aquí.

Notas:
1) Capturando renta extraordinaria y recuperando para el Estado la administración de la seguridad social (único país en el mundo que la reestatizó); ampliando derechos (Ley de Medios, Matrimonio Igualitario, Voto voluntario a los 16, Muerte Digna, Identidad de Género, Fútbol para Todos…) ampliando la democracia anulando los indultos e impulsando los juicios a los genocidas; reestatizando algún sector cuando no le queda otra salida.
2) Por ejemplo la Ley Antiterrorista, las modificaciones a la de Riesgos del Trabajo, la judicialización de la protesta, la falta de aplicación de los artículos no judicializados de la Ley de Medios, trabas al proyecto de ley de acceso a la información; ciertos condicionamientos a la política partidaria, etc.

3) Con excepción de las FF.AA. que lo resolvió el menemismo. El reciente conflicto con gendarmes y prefectos, se parece más a los que tuvieron Correa y Chávez con las respectivas Guardias Nacionales, que a los viejos conflictos con las FF.AA.

4) Es que hay continuidades y rupturas. El bloque de clases dominantes es el mismo que se consolidara en los ’90 pero hubo cambios en el orden interno de ese bloque, hoy lo preside el capital productivo. Si se comparan estáticamente la estructura del PBI y de las exportaciones entre 1998 (año más elevado de la convertibilidad) y el 2011 punto más punto menos no hay grandes modificaciones. Por el contrario si se analiza dinámicamente el ciclo expansivo 2003-2011 se comprueba que salvo en los primeros momentos es el sector industrial el que dinamiza el crecimiento de la economía. Esto ha tenido un impacto social no menor.

5) Por ejemplo ciertos posicionamientos de izquierda pro-K detrás de un movimiento nacional inexistente; ir detrás de la SR o declararse neutrales frente a una puja interburguesa cuando la crisis por la Resol. 125; adherir al concepto liberal de “libertad de prensa” en el debate por la Ley de Medios; cuando la reestatización parcial de YPF o la reforma de la Carta Orgánica del BCRA.

6) Es decir no se trata solo de luchar por una mejora del sistema ferroviario, sino de discutir que papel tendría un ferrocarril estatal en el marco de un Programa Nacional de Transporte. No es solo bregar por la nacionalización total de YPF sino de proponer un Plan Energético Nacional; no es solo combatir la inflación con control de precios, sino de controlar los costos de producción y distribución de las formadoras de precios, estableciendo la razonabilidad en las tasas de ganancias y ajustar los salarios periódicamente de acuerdo a un índice de inflación real; frente a los límites en la creación de empleo hay que hacer cumplir la jornada legal de 8 horas, pero no hay otra salida efectiva que la reducción de la jornada laboral y el reaparto del trabajo existente. Una nueva ley de entidades financieras es necesaria pero la salida de fondo pasa como mínimo por la estatización de los depósitos en camino a la nacionalización del sistema financiero todo; Y un largo etcétera.
--> Leer más...

29 ene. 2013

Para Nestle el agua es un excelente negocio



El Director ejecutivo de Nestlé sostiene,  entre otras cosas, que el agua no debería ser un bien público y que considerarla un derecho humano es extremista. Las declaraciones tienen ya unos años pero a la luz de los acontecimientos económicos, políticos y sociales a nivel mundial adquieren un putrefacto olor a lobby psicópata corporativo.


La revista científica Nature, en Octubre 2012, publicó el siguiente artículo, trata sobre como Wall Street está negociando y privatizando el agua en todo el mundo. 
SAMSUNGSAMSUNG
“Cada vez que compramos algo estamos expresando nuestra opinión sobre como queremos que sean las cosas”

Vida embotellada

Oro azul


--> Leer más...

26 ene. 2013

Impunidad al estilo Vietnamita

http://elsudamericano.files.wordpress.com/2013/01/martinez.jpg?w=640
Cristina Fernández con el torturador Gerardo Martinez
“Entonces cuando uno ve cómo se han recuperado, cómo han salido y lo que es fundamental: no hay odio, no hay rencor, al contrario, hay mucho trabajo, hay mucho sacrificio, hay mucho deseo de trabajar y de progresar, yo me acordaba de nosotros y decía qué buena lección para aprender todos y seguir tirando para adelante.”

Discurso de Cristina Fernández 

25 de enero de 2013
--> Leer más...

Los niños de los que nadie habla

Silvina Heguy
Pueblos enteros viven expuestos a los agroquímicos en Argentina. Denuncian: «Agonizamos bajo una descontrolada lluvia tóxica».

Riesgo inminente de óbito», decía el último parte médico de Gonzalo, eufemismo que indicaba que el bebé, a sus dos meses y 27 días, podía morir en cualquier momento. En su diagnóstico se leía «malformación craneoencefálica», entre una marea de términos médicos. Las estadísticas dirán más tarde que es uno de los siete entre mil casos que nacen así, pero su padre, Pedro Mores, y otros como él creen otra cosa. El pequeño Gonzalo se gestó en uno de los tantos pueblos de Argentina expuestos a las fumigaciones con agroquímicos.

La familia Mores vive en el límite de las provincias norteñas de Chaco y Santiago del Estero. «Por ahí andan fumigando constantemente con los aviones y con los tractores que llaman 'mosquitos' -cuenta Pedro-. Dan la vuelta sobre las casas. En el pueblo hay más casos como el de Gonzalo, unos cuatro, y es un lugar chico de unos siete mil habitantes. Esto de los venenos empezó en los años noventa y cada vez avanzan más. Desconozco qué echan, lo que sé es que nosotros teníamos frutales y se han secado».

Un informe del Ministerio de Salud de mayo de 2012 confirma su sospecha. En las poblaciones expuestas a los agroquímicos hay un 30 por ciento más de casos de cáncer que en las que no lo están. El número de malformaciones en las áreas fumigadas también es mayor. Aun así, las denuncias sobre los efectos de los agroquímicos, utilizados en la explotación de cosechas de alta rentabilidad, suelen perderse entre la polémica. Las grandes empresas niegan los efectos tóxicos de las sustancias y piden el «uso responsable» de lo que la gente del campo llama, sin rodeos, «venenos».

http://www.finanzas.com/archivos/201301/3.jpgArgentina es una de las potencias agrícolas del mundo. Después de Estados Unidos y Brasil es la tercera gran productora de soja. Este año producirá 55 millones de toneladas. Para ello se calcula que anualmente se rocían más de 300 millones de litros de agroquímicos sobre sus campos. Estas fumigaciones -según estimaciones de agrupaciones ecologistas- afectan al menos a 12 de los 40 millones de argentinos que reciben este veneno sobre sus casas, escuelas, parques, fuentes, lugares de trabajo; en definitiva, sobre sus vidas. Sus denuncias cuestionan el corazón del agronegocio, motor de la economía de Argentina, basado en el uso de semillas modificadas genéticamente que resisten a los agroquímicos. Al permitir fumigaciones a destajo, facilitan el uso intensivo de la tierra y evitan largos procesos que implican un mayor esfuerzo.

La oficina de Hugo Gómez Demaio queda en el segundo piso del servicio de cirugía pediátrica del Hospital Provincial de Posadas, capital de la provincia de Misiones, en el noreste del país. Su despacho es una pequeña habitación a la que se llega después de pasar por una sala donde los cirujanos dejan sus batas y guantes al término de una operación. Demaio, el jefe de servicio, hace más de una década que comenzó a notar un crecimiento en el número de pacientes nacidos con malformaciones. Primero comenzó a marcar en un mapa la procedencia de la mayoría de los casos que padecían mielomeningocele, una malformación que, además de un tumor, puede acarrear hidrocefalia, parálisis y daño neurológico, generalmente irreversible.

«Vimos que todos habían sido gestados en zonas donde el uso de agrotóxicos es masivo y decidimos estudiar el asunto -cuenta Demaio-. Comprobamos que incluso la población no expuesta tiene al menos 15 agroquímicos circulando en sangre, con el agravante de que sus efectos combinados no se conocen. Porque yo sé cómo actúa el glifosato, pero no cómo lo hace si se combina con el herbicida 2,4D. Lo que sí sé es que este es uno de los componentes del agente naranja que usaron los norteamericanos en Vietnam y que hay muchos más pacientes con malformaciones en estas zonas».

En Argentina no existe una ley nacional de agroquímicos, aunque en la mayoría de las 24 provincias existen leyes particulares que intentan legislar sobre el uso de herbicidas e insecticidas. Ante las denuncias reiteradas en relación con sus efectos sobre la salud, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner inició en 2009 una investigación y determinó que fallaban los controles. Para eso creó un Programa Federal para el Fortalecimiento de los Sistemas Locales de Control, cuyos escasos o nulos resultados son apreciables en un recorrido por las zonas afectadas. Avia Terai, en Chaco, es un buen ejemplo.

Avia Terai está flanqueada por campos sembrados. La soja y los girasoles crecen hasta el límite del pueblo. Al otro lado de la localidad, una pista de aterrizaje sirve de base para los aviones fumigadores que denuncian los vecinos. El barrio que los ve salir y llegar se llama Padre Mújica. Se trata de casas sociales, construidas por la Fundación Madres de Plaza de Mayo. En ellas viven 108 familias y cada una tiene uno de sus miembros con algún tipo de discapacidad. La mayoría son menores.

Nadia Leguizamón es una de ellas. Tiene 12 años y hace dos que dejó de caminar. «No me dijeron nunca cuál era su diagnóstico, pero siempre tuvo dificultades para moverse», explica Viviana Pérez mientras ayuda a su hija a sentarse en la silla de ruedas para salir a dar un paseo. «Me han dicho muchas veces que el veneno de los cultivos pudo tener algo que ver, pero nadie me lo confirma». Ramón es el padre de Nadia y trabaja en el campo. «¿Qué posibilidad hay de hacer algo con la empresa de fumigación de acá al lado?», se pregunta cada vez que pasa el avioncito, como llaman en el barrio a los pequeños aeroplanos.

Katherina Pardo tiene 21 años y cuenta que, cuando era pequeña, «cada vez que había fumigaciones, los niños que iban a la escuela se encontraban mal, con dolores de cabeza y desmayos, y se le echaba la culpa a que faltaba agua potable». Ahora, Katherina lucha para que las cosas cambien. «La gente tiene derecho a no ser fumigada», clama. Entre sus batallas: que abran una escuela en la zona destinada a los chicos con necesidades especiales. «Cada vez son más y no pueden ir a clase», subraya

.«La falta de control del Estado en el uso de agroquímicos se agrava porque a la población expuesta tampoco se le brinda la asistencia necesaria para el tratamiento de las enfermedades y su seguimiento», denuncian desde la Red de Salud Popular Ramón Carrillo, en Chaco. Desde esta organización aseguran que hay registros de uso de los herbicidas glifosato y 2,4D, el componente del agente naranja cuya aplicación aérea está prohibida en esta provincia. «Sin embargo, la gente reconoce que los usan mezclados», denuncian. Además, les consta la utilización de endolsufán compuesto, un insecticida y acaricida prohibido en más de 50 países, y de metamidofos, otro insecticida que acaba de ser prohibido en Brasil.

http://www.finanzas.com/archivos/201301/1.jpg«No hay un sistema de control del Estado que garantice saber qué es lo que se está aplicando y cómo», explica la abogada Alejandra López, de la Red de Salud. La misma denuncia se repite en otras provincias por parte de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados y las agrupaciones como Paren de Fumigar y Paren de Fumigarnos.

La ausencia del Estado ha llevado a la población a buscar nuevas vías para sus reclamaciones. En la Leonesa y en Las Palmas, a 60 kilómetros de la capital de Chaco, sus habitantes recurrieron a la justicia para tratar de detener las fumigaciones que avanzaban sobre sus casas desde los arrozales. El juez les dio la razón. En agosto pasado, la justicia de Córdoba condenó por primera vez a un productor agropecuario y a un fumigador por haber rociado veneno sobre el barrio Ituzaingó. La condena, que está siendo apelada, puede cambiar la historia medioambiental de América Latina en cuanto a las fumigaciones. Pero en el pueblo cordobés de Gatica el daño ya está hecho: a 114 de los 142 niños analizados se les detectó contaminación con agroquímicos, según un estudio oficial.

En San Jorge, en la provincia del centro de Santa Fe, un juez ordenó detener las fumigaciones cercanas a las poblaciones. En la Leonesa y Las Palmas, el Gobierno provincial también ordenó hacer públicos los datos de los hospitales. Después de casi diez años de denuncias, por primera vez se conocieron estadísticas oficiales. Fue en 2010, y los datos confirmaron las sospechas de los vecinos: los casos de cáncer en niños se triplicaron y las malformaciones en recién nacidos aumentaron en un 400 por ciento. Todo ello, en apenas una década. Aunque desde el centro de epidemiología criticaron el estudio, nunca presentaron otro alternativo.

Mientras, la llamada 'frontera agrícola' sigue avanzando. En Santiago del Estero se puede comprobar cómo va extendiéndose. Más en concreto en Quimil, en el noreste de esta provincia en el centro de Argentina. Allí, el avión amarillo termina de realizar la tercera pasada sobre el campo de girasoles que rodea a una casa baja y rosada sobre la que cuelga un cartel que dice: Escuela 146 La Pampa.

Las 110 familias que viven en la zona se cansaron de denunciar las fumigaciones. Afirman que se les secaron los árboles frutales y que sus chicos terminan con los ojos irritados al término de cada pasada.

Después de tantas quejas, el avión -cuenta Chiqui, una de las vecinas- sobrevuela de noche la superficie sembrada. «Creen que, como no lo vemos, no nos damos cuenta de que fumigan», asegura la mujer, que recuerda que donde ahora hay campos sembrados antes había un bosque bajo que casi ha desaparecido. En algunas de las trece mil hectáreas se ven todavía manchones de lo que era la postal típica de la zona. Cerca, a unos 18 kilómetros, una excavadora amarilla lucha contra las ramas secas y espinosas del bosque original. La frontera agrícola es ese pedazo de tierra árido bajo un sol agobiante.

Juan Carlos Soroka dejó de plantar tabaco al poco tiempo de que su segunda hija naciera con una malformación. «En esta zona, en cinco kilómetros a la redonda, hay más de diez casos. Algunos tienen a sus chicos escondidos», cuenta Soroka. Su mujer, Anita, tiene 38 años y asegura que casi todos aquí tienen un hijo discapacitado. «¿Cómo puede ser si vivimos en el aire, en plena selva? -inquiere-. ¿Por qué no hacen algo los de las empresas? Claro, ellos no tienen un hijo aquí, no les interesa. ¿Por qué nos envenenan? Las tabacaleras vienen y te dan las semillas, los venenos y nunca nos dijeron que esto podía pasar. Nunca. Los bichos no son tontos, no comen lo que los mata, la gente parece que sí. Yo digo que el mundo necesita comer, no envenenar».

La población de San Vicente es parte de lo que Sergio Páez llama el 'triángulo tabacalero'. Profesor de Geografía, su tesis versa sobre el uso de agroquímicos por parte de los colonos, como denominan a los campesinos y que, por lo general, son descendientes de alemanes. «Viven una realidad triste asegura. Me encontré con chicos que no caminan, trabajadores con irritaciones cutáneas, con las manos y los pies destrozados. Muchos de los venenos que utilizan en su actividad están prohibidos en Europa o Estados Unidos, pero se usan en Argentina y Brasil».

Víctor es uno de esos colonos. «Había dejado de plantar, pero volví por el problema de él», dice señalando al pequeño Agustín. Nació hace cinco años con parálisis cerebral y es el segundo hijo de Víctor y Celeste Maidana. Celeste tiene la sonrisa tan grande como triste la mirada; el brazo izquierdo enlazado casi permanentemente al cuerpo de Agustín.

«A veces me muevo sin él, y es como que me falta algo», dice. Los Maidana viven en una casa de madera en las afueras de Pueblo Illia, una población de apenas 300 habitantes y a la que se accede por un interminable camino de tierra de más de 50 kilómetros. En este poblado minúsculo abrieron un aula especial por la gran cantidad de chicos con discapacidad que hay en la zona. Katerine Barbosa es la maestra del grupo, que el año pasado ascendía a 36 alumnos. Hace dos, ella y un grupo de padres solicitaron al Gobierno que abriera una escuela para los chicos como Agustín. No hubo respuesta. Katerine también subraya que son muchos los casos y que la exposición a los agroquímicos, sumada a la mala alimentación de las madres, puede ser la causa de tantos niños con malformaciones y retraso mental. Nadie termina de confirmar nada. Nadie responde, pero ella sospecha.

Como sospecha Pedro Mores cerca de la cama de Gonzalo, su hijo recién nacido, mientras espera que el diagnóstico sobre el riesgo de muerte inminente no se cumpla.
--> Leer más...

Por el respeto a la verdad y a la dignidad de las personas


DECLARACIÓN DE LA RED DE INTELECTUALES Y ARTISTAS
EN DEFENSA DE LA HUMANIDAD


Carmen Bohórquez

http://fbcdn-sphotos-g-a.akamaihd.net/hphotos-ak-snc7/s480x480/395407_480542938647667_1263301182_n.jpg.La Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad repudia de la manera más enfática la conducta irresponsable e irrespetuosa del periódico “El País” de España, al publicar en primera página una fotografía de un paciente en situación delicada como correspondiente al Presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías. Con esta nueva acción, que se suma a las constantes agresiones mediáticas que vienen produciéndose desde España y Estados Unidos, con réplicas sincronizadas y multi-presentes en Latinoamérica, “El País” se coloca en franca y deliberada posición desestabilizadora contra la revolución bolivariana y su líder el Presidente Chávez.

La Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad alerta una vez más sobre la amenaza que representa para las democracias, el papel de “partido político embozado” que están jugando hoy muchas empresas de comunicación social.


La libertad de información no puede estar por encima del respeto a la dignidad y autodeterminación de los pueblos, y mucho menos por encima del respeto a la propia condición humana. En el uso -y abuso- que estos medios hacen de los permisos y concesiones dadas por los pueblos respecto a los espacios radio-eléctrico y editorial de cada país, son ya muchos los casos tipificables como “instigación a la violencia”, al magnicidio, y hasta de “traición a la patria”; escondidos estos perversos intereses tras la llamada libertad de expresión. Es preciso mantenerse muy alertas ante incursiones nuevas de una guerra psicológica y desestabilizadora que viene cobrando fuerza y ampliándose, con la clara intención de revertir los procesos liberadores que están dándose en América Latina y otras regiones del mundo. A esta pretensión de dominio y de impunidad que se disfraza de libertad de expresión, jamás debemos acostumbrarnos. Es nuestro deber desenmascararla y ponerla en su justo lugar.

La Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad llama a todos los ciudadanos de buena fe, a los trabajadores, a los estudiantes, a los obreros, a los campesinos y a los movimientos sociales que anhelan la paz, la justicia, la democracia y la soberanía, a manifestarse y repudiar en, todos los foros posibles, las agresiones contra los pueblos y la dignidad de las personas que vienen desarrollando, a través de los llamados “medios de comunicación”, los centros imperiales de poder y los sectores más radicalizados de las oligarquías nacionales.

Hacemos un llamado para que los Presidentes de los países miembros de la CELAC emitan una condena firme contra toda forma de agresión mediática contra los pueblos y contra sus gobiernos democráticos. Pedimos que se llame, de manera inmediata, a la actualización y consolidación jurídica, política, educativa y cultural de un Nuevo Orden Emancipador para la Comunicación en Latinoamérica y el Caribe.



--> Leer más...

Cumbre de los Pueblos. Chile 2013


 
Este encuentro de foros sociales se desarrollará del 25 al 27 de enero y abordará temas como el desarrollo sustentable, el cuidado del medio ambiente, el respeto por las comunidades indígenas, la democracia, los derechos humanos, la calidad de vida y problemas sociales de la región, como educación, salud y aspectos laborales.



Cumbre de los Pueblos

Más de 500 movimientos y organizaciones sociales de América Latina y el Caribe participarán en la Cumbre de los Pueblos que iniciará este viernes en Santiago de Chile, y que se extenderá durante tres días, de forma paralela a la reunión de alto nivel de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea.

La Cumbre se realizará bajo el lema “Por la Justicia social, la solidaridad internacional y la soberanía de los Pueblos”, así como también por la unidad entre las naciones y los pueblos latinoamericanos y europeos, la defensa de los bienes comunes y el rechazo a la mercantilización de la naturaleza y la vida.

La cita se llevará a cabo en las instalaciones de la Facultad de Urbanismo y Arquitectura de la Universidad de Chile, y uno de sus objetivos fundamentales es ofrecer el punto de vista de los trabajadores y organizaciones sociales al debate que se realizará en el seno de la Cumbre de la Celac.

Martín Pascual, uno de los coordinadores del evento, explicó que los debates son abiertos y autogestionados y buscan profundizar y proponer acciones frente a temas sensibles.

Dando lectura a un comunicado oficial, Pascual destacó que la Cumbre puede constituir una oportunidad importante para cuestionar las distintas dimensiones de la crisis y los intentos gubernamentales de utilizar la inversión de capitales europeos en América Latina, como un camino de salida.

“Los pueblos de América Latina, el Caribe y de Europa decimos no a estos tratados de libre comercio y exigimos que se renegocien los que están en vigor y se detenga la negociación o ratificación”, subraya el texto.

Por su parte, la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de Chile, Bárbara Figueroa, explicó que la Cumbre de los Pueblos buscará que “no sólo sea la voz de los mandatarios la escuchada”.

“Debemos poner en el centro el desarrollo, el crecimiento, el paliar las crisis; pero con responsabilidad social, sin vulneración de derechos, resguardando el medio ambiente e impidiendo que América Latina sea el colchón para solventar la crisis de Europa”, aseveró.

Este viernes habrá un foro sobre el rol del Estado y los derechos de los trabajadores a las 12:30 horals locales (15.30 GMT) y más tarde una marcha de los trabajadores y las organizaciones sociales y un acto en la Plaza de Armas, a partir de las 19:00 locales (22.00 GMT).

El programa también prevé la realización de una asamblea de convergencia el día sábado a las 15:00 horas locales (18.00 GMT) y, posteriormente, una reunión final el domingo a las 11:00 horas (14.00 GMT).
La primera Cumbre de la Celac y la Unión Europea tendrá lugar en la capital chilena los días sábado y domingo, con la participación de numerosos jefes de Estado y de Gobierno de ambas regiones.

El pasado miércoles se iniciaron las actividades previas a la Cumbre del organismo regional, con la cuarta Reunión de Coordinadores Nacionales de la Celac, donde representantes de los 33 Estados parte evaluaron la labor desempeñada el pasado año por la troika, compuesta por Venezuela, Chile y Cuba, y el impacto de sus acciones en la consolidación de las bases del bloque.

(Con información de Correo del Orinoco)

--> Leer más...

24 ene. 2013

Entrevista exclusiva de Eva Gollinger a Nicolás Maduro [video]


24 de enero de 2013

El futuro político y económico de Venezuela, el presente del país ante la ausencia temporal del presidente Hugo Chávez y el estado de salud del mandatario figuran entre los temas clave de la entrevista en exclusiva que el vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha concedido a la presentadora del programa 'Detrás de la noticia', Eva Golinger.
--> Leer más...

21 ene. 2013

La bolsa de valores zapatista


Las bolsas de resistencia
La figura 7 se construye dibujando una bolsa

"Para empezar, te ruego no confundir la Resistencia con la oposición política. La oposición no se opone al poder sino a un gobierno, y su forma lograda y completa es la de un partido de oposición; mientras que la resistencia, por definición (ahora sí), no puede ser un partido: no está hecha para gobernar a su vez, sino para... resistir."
Tomás Segovia. "Alegatorio". México, 1996.

La aparente infalibilidad de la globalización choca con la terca desobediencia de la realidad. Al mismo tiempo que el neoliberalismo lleva adelante su guerra mundial, en todo el planeta se van formando grupos de inconformes, núcleos de rebeldes. El imperio de las bolsas financieras enfrenta la rebeldía de las bolsas de resistencia.

Sí, bolsas. De todos los tamaños, de diferentes colores, de las formas más variadas. Su única semejanza es su resistirse al "nuevo orden mundial" y al crimen contra la humanidad que conlleva la guerra neoliberal.

Al tratar de imponer su modelo económico, político, social y cultural, el neoliberalismo pretende subyugar a millones de seres, y deshacerse de todos aquellos que no tienen lugar en su nuevo reparto del mundo. Pero resulta que estos "prescindibles" se rebelan y resisten contra el poder que quiere eliminarlos. Mujeres, niños, ancianos, jóvenes, indígenas, ecologistas, homosexuales, lesbianas, seropositivos, trabajadores y todos aquellos y aquellas que no sólo "sobran", sino que también "molestan" al orden y el progreso mundiales, se rebelan, se organizan y luchan. Sabiéndose iguales y diferentes, los excluidos de la "modernidad" empiezan a tejer las resistencias en contra del proceso de destrucción / despoblamiento y reconstrucción / reordenamiento que lleva adelante, como guerra mundial, el neoliberalismo.

En México, por poner un ejemplo, el llamado "Programa de desarrollo integral del Istmo de Tehuantepec" pretende construir un moderno centro internacional de distribución y ensamble de mercancías. La zona de desarrollo abarca un complejo industrial en el que se refina la tercera parte del crudo mexicano y se elabora el 88% de los productos petroquímicos. Las vías de tránsito interoceánico consistirán en carreteras, una ruta fluvial aprovechando el tendido natural de la zona (río Coatzacoalcos) y, como eje articulador, la línea del ferrocarril transístmico (a cargo de 5 empresas, 4 de EU y 1 de Canadá). El proyecto sería zona ensambladora bajo el régimen de maquiladoras. Dos millones de pobladores del lugar pasarían a ser estibadores, controladores de paso o maquiladores. (Ana Esther Ceceña. "El Istmo de Tehuantepec: frontera de la soberanía nacional". "La Jornada del Campo" 28 de mayo 1997.) También en el sureste mexicano, en la selva Lacandona, se echa a andar el "Programa de Desarrollo Regional Sustentable para la Selva Lacandona". Su objetivo real es poner a disposición del capital las tierras indígenas que, además de ser ricas en dignidad e historia, también lo son en petróleo y uranio.

El resultado previsible de estos proyectos será, entre otros, la fragmentación de México (separando al sureste del resto del país). Además, y ya que de guerras hablamos, los proyectos tienen implicaciones contrainsurgentes. Forma parte de una pinza para liquidar la rebeldía antineoliberal que explotó en 1994. En medio quedan los indígenas rebeldes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

(Ya en el tema de indígenas rebeldes conviene un paréntesis: los zapatistas piensan que, en México (ojo: en México) la recuperación y defensa de la soberanía nacional es parte de una revolución antineoliberal. Paradójicamente, el EZLN es acusado de pretender la fragmentación de la nación mexicana. La realidad es que los únicos que han hablado de separatismo son los empresarios del estado de Tabasco (rico en petróleo) y los diputados federales chiapanecos que pertenecen al PRI. Los zapatistas piensan que es necesaria la defensa del Estado Nacional frente a la globalización, y que los intentos de partir a México en pedazos vienen del grupo gobernante y no de las justas demandas de autonomía para los pueblos indios. El EZLN, y lo mejor del movimiento indígena nacional, no quieren que los pueblos indios se separen de México, sino ser reconocidos como parte del país con sus especificidades. No sólo eso, quieren un México con democracia, libertad y justicia. Las paradojas siguen, porque mientras el EZLN lucha por la defensa de la soberanía nacional, el Ejército Federal Mexicano lucha contra esa defensa y defiende a un gobierno que ha destruido ya las bases materiales de la soberanía nacional y ha entregado el país, no sólo al gran capital extranjero, también al narcotráfico).

Pero no sólo en las montañas del sureste mexicano se resiste y se lucha contra el neoliberalismo. En otras partes de México, en la América Latina, en los Estados Unidos y el Canadá, en la Europa del Tratado de Masstrich, en el África, en el Asia, y en Oceanía, las bolsas de resistencia se multiplican. Cada una de ellas tiene su propia historia, sus diferencias, sus igualdades, sus demandas, sus luchas, sus logros. Si la humanidad tiene todavía esperanzas de supervivencia, de ser mejor, esas esperanzas están en las bolsas que forman los excluidos, los sobrantes, los desechables. "


--> Leer más...

La importancia de los zapatistas actuales


ZapatistasYBandera
Babel
Javier Hernández Alpízar

Entre el 1 de enero de 1994 y la marcha zapatista del pasado 21 de diciembre han pasado 18 años. Las generaciones que nacieron en ese y los inmediatos años posteriores son ahora jóvenes. Hay nuevas generaciones de zapatistas que marcharon en diciembre, contemporáneos de los #YoSoy132 como nos recuerda Laura Castellanos[1], y con una nueva construcción de su masculinidad y de su feminidad, como apunta Jorge Gil Olmos.[2]

El zapatismo actual, tanto en 1994 como hoy, es algo inaudito, por eso es fácil malentenderlo, pues tener la paciencia de escucharlo y tratar de embonar las piezas de su palabra- acción- presencia con la realidad nuestra, la oprobiosa normalidad mexicana, es una tarea que exige coraje y conciencia.

En 1994 la izquierda estaba en la lona en todo el mundo. Había un espantoso reflujo, algo como la cruda después de la borrachera del socialismo realmente existente: quedaba puro capitalismo realmente existente. El anticomunismo parecía haber triunfado. Los gurús de la derecha anunciaban el fin de la historia, del fin de la utopía armada y el de la utopía a secas.

Los socialistas mexicanos disolvieron su partido antes de que cayera el muro de Berlín y se desmerengara la URSS. Las guerrillas en El Salvador y Guatemala firmaron armisticios, uno de esos jefes guerrilleros le entregó su arma a Carlos Salinas de Gortari, y después fue asesor de la contrainsurgencia en México. En Nicaragua, perdieron el poder por la vía electoral (y la guerra), los sandinistas, ya corrompidos y convertidos en el PRI centroamericano, lo dijo un periodista entonces poco conocido, pero que gracias al zapatismo ganó lectores, aunque, como muchos, olvida hoy lo que les debe.

Los zapatistas le devolvieron a la izquierda mundial las ganas, el coraje para recobrar la utopía. Apenas a unos días del alzamiento armado del EZLN ya una huelga obrera en Italia retomaba el icono de Zapata. Félix Serdán, zapatista y jaramillista histórico, los vio, los reconoció: “son nosotros”, y ahora es el único mando militar honorario fuera de Chiapas. Blanche Petrich entrevistó a comandantes y comandantas indígenas y descubrió asombrada a una elite intelectual indígena.

El mito de Salinas se vino abajo. La cúpula de la clase política se reunió de emergencia (Porfirio Muñoz Ledo se lo contó, al aire, a Ferriz de Con en 2005) y decidieron abrir la vía electoral a los partidos que el PRI tenía a su derecha (PAN) e izquierda (PRD). Fue una medida para tratar de quitarle banderas al EZLN y, al final, una operación de contrainsurgencia, por eso juntos los tres partidos votaron años después (2001) contra los Acuerdos de San Andrés y terminaron avalando, los tres, la ofensiva política, militar, económica y mediática contra los indígenas rebeldes.

La marcha del 12 de enero de 1994, con la que la sociedad civil logró un alto al fuego, aunque a la postre no paró la guerra contrainsurgente, marcó la ruta pacífica que el EZLN ha seguido hasta hoy. Los zapatistas acudieron a un diálogo con el gobierno, pero, en entrevistas, dijeron que les interesaba dialogar con la sociedad. Y lo han intentado una y otra vez. No aceptaron las limosnas que el Estado (a través de Camacho Solís, el cooptador de izquierdistas del salinismo) les ofreció.

A los zapatistas, no solamente los traicionó Zedillo, los traicionó el Estado mexicano que firmó con ellos los acuerdos; los traicionó la clase política que recién se había ampliado por la reforma electoral, pero pronto se convirtió en la especie de neoporfirismo que es hoy. Los traicionaron intelectuales, periodistas y caricaturistas que se beneficiaron del espacio, el público y el aumento en el tiraje de sus diarios, cuando el EZLN revivió la idea de una izquierda en México. Los traicionaron, dándoles la espalda cuando ya tenían gobiernos estatales, dinero del IFE y candidatos con posibilidades de llegar “a la grande”. Quizás es esa una de las razones por las que hacen tanto énfasis en las calumnias contra el EZLN, porque reconocer la verdad de los hechos sería aceptar que fueron ellos quienes claudicaron y llevaron al poder a personeros del gobierno que decían combatir: salinistas, zedillistas, priistas de vieja cepa que venían de reprimir en 68 y los años 70, políticos responsables de haber cometido y haberse beneficiado del fraude de 1988. Hoy son sus primeros cuadros… A esa clase política claudicante, los zapatistas los escandalizan si callan o si hablan… Tanto el silencio como la voz de los zapatistas les quema… como quema la memoria.

Hoy que algunos jóvenes han recibido su bautizo de fuego en la represión del GDF- PRD para defender a Peña Nieto en diciembre pasado, valdría la pena que se enteraran de cómo jóvenes de su edad recibieron su bautizo de fuego tomando militarmente 5 ciudades de Chiapas, y declarando la guerra al mal gobierno: esa declaración jamás la han retirado, y el ejército y los paramilitares no los han dejado de acosar desde entonces.

Las Juntas de Buen Gobierno, Caracoles y Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas existen en medio de una guerra de contrainsurgencia a las comunidades indígenas que llevan más de 18 años de rebeldía. Antes de su aparición, tenían por lo menos 10 años organizándose en la clandestinidad: no para romper algunos cristales, o para enfrentar a un pelotón de granaderos, sino para llamar al pueblo de México a derrocar al supremo gobierno.

Alguna vez, la periodista Laura Castellanos dijo que la existencia de esas autonomías zapatistas es más subversiva que cualquier hecho de armas de un grupo guerrillero; y tiene razón. Los altermundistas, ocupas, campamentistas, indignados y muchos movimientos en el mundo reconocen que deben mucho al EZLN y a sus comunidades en resistencia. Incluso lo que hicieron militarmente ese 1 de enero es algo que no ha hecho ningún otro grupo armado en México, ni los que se dicen más radicales. En ese momento, los zapatistas invitaron al pueblo mexicano a alzarse: nadie lo hizo. Nadie estaba preparado, nadie quiso. Dijeron: “aprobamos la causa, no el método”.

La falsedad de que los zapatistas son un grupo manipulado por Salinas fue acuñada por el poder para entrar como cuchillo en mantequilla en el México neoporfirista que sigue pensando: “de los indígenas no puede venir nada bueno”. El racismo, el clasismo y el desprecio, afloraron primero en la derecha, sí pero La Jornada también los recibió con un editorial que pedía distinguir entre los pobres indígenas marginados y los agitadores y provocadores violentos y aventureros. La Jornada después se benefició mucho, económica y políticamente, de publicar los comunicados completos, pero inicialmente no entendió la legitimidad del alzamiento. Lo entendieron quienes tenían elementos morales e intelectuales para ello, como Carlos Montemayor.

Después la izquierda perredista ha copiado y reproducido esos mismos “argumentos”. Y la teoría de un complot salinista o priista detrás del EZLN, la esparcieron cuadros perredistas entre sus simpatizantes y votantes, sobre todo desde 2005 y 2006: salinistas y perredistas son los autores, difusores y beneficiarios de la teoría de la conspiración sobre el EZLN. Algunos no se han atrevido a decirlo en primera persona, pero lo han esparcido como la cita a otros, el “se dice”, como Julio Hernández en Astillero. De hecho, hasta ahora no se atreven a confesar su antizapatismo y se refugian en la diferencia entre las bases y el líder: como si las comunidades zapatistas fueran como los acarreados que ellos llevan a sus mítines electoreros.

No hay otro grupo de izquierda en México (ni civil ni armado) que haya construido lo que han hecho los zapatistas: apropiación de territorio, autogobierno, autonomía, un ejército propio, una postura política de alcance mundial, un pensamiento político con el cual se puede discutir incluso teóricamente, y la capacidad para tener ocupado al Estado mexicano (incluida la izquierda electoral) en una intensa contrainsurgencia por 18 años.

Además, y para ir cerrando un recuento provisional, incompleto e insuficiente, los zapatistas han vivido en “la piel del spoiler” como dijo recientemente un colaborador de Desinformémonos[3]: No solamente dijeron por anticipado, en 2005 y 2006, lo que ha pasado con la clase política y el país en estos años: descomposición, claudicaciones, traiciones, criminalidad, sino que lo comenzaron a explicar desde 2001, cuando la Marcha del Color de la Tierra bajó a Vicente Fox del trono ideológico y mediático de “gobierno legítimo” al cual lo subieron los foxizombies de entonces. Los zapatistas son enemigos irreconciliables del PRI y el PAN, si algo le reprochan a la izquierda electorera es aceptar como líderes y candidatos a viejos políticos priistas y hacer alianzas electorales con el PAN. En Chiapas, eso lo conocen y lo han visto de cerca con las oligarquías que representó, con el apoyo del PRD, Juan Sabines.

En una entrevista que dio Marcos para Proceso y Televisa (sí, los zapatistas unieron a Proceso y Televisa en una entrevista transmitida en vivo, la hizo Julio Scherer, no vayan a linchar al pobre viejo ahora que está de moda hacerse el apocalíptico; así como años después unieron a Jaguares y Maná y por primera vez a Televisa y TV Azteca en un concierto para pedir “la paz”; porque sí les preocupa allá arriba el ejército indígena que no ha entregado las armas), decíamos… en esa entrevista, que después Proceso, parcialmente, publicó escrita, Marcos, vocero de los zapatistas, con momentos de protagonismo desaforado, pero con otros más tranquilos como en esa conversación, explicó lo que venía, y ya estaba, la subordinación mediática de los políticos, el despojo, la represión, la militarización, el corrimiento de la frontera de Estados Unidos hacia el sur, para que México sirviera de filtro para los compas de más al sur, la rabia creciente y levantisca de pueblo, el incremento del ánimo subversivo. Julio Scherer confesó su miedo, y Marcos le contestó que solamente en la organización de la rabia popular había una esperanza (cito de memoria, no textual).

No es que los zapatistas (Marcos ha dicho, estos indios que algunos llaman ignorantes y hasta quieren instruirlos, son mis maestros) tengan una bola de cristal donde ven el futuro: lo que pasa es que desde el rincón de hasta abajo donde están y la libertad de no estar comprados por nadie, se atreven a ver, y a decir, lo que otros no quieren o no alcanzan a ver, porque no cuadra con su teoría de “un aterrizaje suave en la democracia” o de un movimiento cuidadosamente administrado “sin romper un solo cristal”.

Hay mucha ignorancia en la lectura que del zapatismo algunos han hecho estos días (cualquiera lee una caricatura, con monitos, pocas letras y puros chismes y referencias a la TV, que los apocalípticos nunca ven), pero también hay mucha mala fe y mala leche de quienes se la pasan profetizando el “cambio verdadero” pero haciendo malabares para pedirle al pueblo que lo aplacen para la siguiente elección. Como dijera, en tono de burla, Carlos Lenkersdorf de los marxistas que piden apoyar un gobierno reformista para abrirle más campo a los revolucionarios: “Sí, queremos la revolución, pero no la queremos ahora”.

Quizás si los zapatistas fueran indígenas de Australia, la India o África, los articulistas de izquierda se enterarían de ellos por documentales y hasta algunos libros, pero su cercanía pisa callos: porque los izquierdistas, a su lado, se ven de un rojo tan pálido, tan amarillo, que parece azul. Algunos periodistas tendrían pudor de escribir sobre ellos sin conocimiento de causa, pero como están en México, no les importa escribir de oídas, atendiendo complacientemente a los rumores que manejan sus compañeros de partido.

Entre los pocos periodistas que han escrito recientemente con conocimiento del tema, mencionamos a Gil Olmos y Laura Castellanos (autora de México armado y Corte de caja), también al difunto Carlos Montemayor (Chiapas, la rebelión indígena en México; La guerrilla recurrente; Violencia de Estado en México, antes y después de 1968), y algunas de quienes han hecho trabajos serios sobre el zapatismo son mujeres: Gloria Muñoz (EZLN: 20 y 10. El fuego y la palabra, y textos en la revista que ella dirige: Desinformémonos[4]), Guiomar Rovira (Luchas muy otras: zapatismo y autonomía en las comunidades indígenas; Mujeres de maíz, Zapatistas sin fronteras; ¡Zapata vive!, La rebelión indígena de Chiapas contada por sus protagonistas).

En síntesis, los zapatistas son mucho más que una chafa caricatura, sea la de Marcos o las de los moneros pejefans.

Si los zapatistas triunfan, se beneficiarán incluso los indígenas que han esquiroleado el movimiento, porque habrá un lugar para ellos en la nación; pero si derrotan a los zapatistas, todo México va a perder, porque los otros segmentos de izquierda radical no tienen el nivel de desarrollo político que tienen estos indios autónomos, rebeldes y deslenguados. Por otra parte, el liberalismo sigue siendo el horizonte no superado de la izquierda “mayoritaria”, y no hay lugar para los indígenas ni para la diversidad en ese México: la represión del 1 de diciembre es su verdadero rostro, su república, su democracia, su progresismo.


[1] Laura Castellanos, EZLN: Lecciones olvidadas, http://www.eluniversalmas.com.mx/editoriales/2013/01/62550.php
[2] Jorge Gil Olmos, La nueva generación del EZLN, http://www.proceso.com.mx/?p=330167
[3] Ángel Luis Lara, Clinamen, spoiler y el inconsciente zapatista, http://desinformemonos.org/2013/01/clinamen-spoiler-y-el-inconsciente-zapatista/
[4] Desinformémonos, revista virtual semanal, sale los lunes, http://desinformemonos.org/
--> Leer más...

Archivo por temas

A Proxi Mada Mente (61) Afganistán (1) África (1) Agrotóxicos y transgénicos (45) Antropologia (11) Apuntes (46) Arte contemporáneo (4) Aviones de Guerra (7) Black Power (1) Bolivia (5) Brasil (1) Campesinos (14) Canadá (1) Cerdos y pescados (20) Chile (18) China (1) Ciencia (20) CINE (36) Collage (18) Colombia (13) Crítica Social (53) Cuba (21) Cultura Blog (6) Debates (40) Declaraciones y comunicados (51) Deportivas (4) Derechos Humanos (90) Económicas (39) Ecuador (2) Escuchar este blog (1) Europa (24) Euskal Herria (3) Filosofía (22) Fotos Periodísticas (14) Fu Turismo (45) Grecia (1) Guattari (2) Haití (4) Historia Política (119) Historietas y Cómics (5) Honduras (1) Humor (12) Imperialismo y Guerra Permanente (203) Indignados (16) Internet (27) Investigaciones Periodisticas (17) Iran (10) Israel (7) Japón radioactivo (4) Juegos de Pc (1) Karl Korsch (1) Kurdistan (1) Latinoamérica (58) Líbano (2) Libia (39) Libros (24) Literatura (16) Literatura Fantastica (3) Mates en la paz (3) México (6) Mirá lo que te digo (35) Mitos y fabulas (5) Mujeres (5) Música como bandera (63) Nicaragua (10) Noticias de Ayer (25) Pachamama (8) Paleontólogia-Genética-Evolución (5) Palestina (12) Paraguay (2) Peronismo (47) Perros (4) Perú (4) Pierre Lévy (1) Poesia (30) Politica (149) Presentaciones (2) Pueblos Originarios (29) Radio (18) Revista (9) Sindicales (18) Siria (34) Soledad Rosas (1) Solidaridad (7) Teoría Política (95) Terrorismo estatal a cielo abierto (58) Tv (16) Venezuela (65) Videos de Internet (6) Viejas costumbres (55) Vietnam (4) Yanquilandia (36) Zapata Vive (3)

La guerra psicologica permanente

Las características de la guerra actual, por el control de los mercados y de los recursos naturales no renovables del planeta que implica en todos los casos, el reordenamiento económico, político, social y cultural de grandes regiones del mundo mediante la absoluta supremacía tecnológica, es definida como "guerra de cuarta generación". Sin embargo y a pesar de los eufemismos, la guerra aún consiste en imponer la voluntad propia al adversario, por cualquier medio. El secreto fundamental de la guerra es el secreto, dice el clásico manual militar de operaciones, ¿entonces como operar en un universo en el que todos estamos siendo observados? En escenario en el que las corporaciones están en guerra contra cualquier forma de disidencia que no pueda ser usada en su beneficio, por vía directa o indirecta. En el que el control de los aparatos militares, de gobierno, de legislación y de justicia, responden directamente al control de estas corporaciones . Y en el que cualquiera por banalidad o indiscreción, es capaz de grabar o tomar imágenes o vídeo, de cualquier persona o acontecimiento. Mientras que tres o cuatro compañías controlan todo el tráfico informativo, nuestras preferencias y nuestras conductas son tipificadas y analizadas. Somos espiados todo el tiempo. En un mundo virtual en donde renunciamos a nuestra privacidad casi voluntariamente, alentados por las practicas socialmente instituidas. Por tanto la resistencia necesariamente debe ser global. La guerra actual es sobretodo tecnológica, de control, propaganda y desinformación masiva, es una Guerra Irregular, Asimétrica. Ésta es operada sobre nuestra voluntad mediante la propaganda sistemática y masiva, y repite como siempre lo ha hecho la propaganda de guerra, "tu eres débil", "tu no tienes posibilidades de ganar, ni siquiera tu propia salvación", "tú solo puedes claudicar antes o después", RÍNDETE .

"...En ésta clase de guerra, (<< psicológica permanente, irregular, asimétrica, de cuarta generación >>), no puedes -no debes- medir el éxito del esfuerzo a través del número de puentes destruidos, edificios tumbados, vehículos quemados, o bajo cualquier otro estándar que ha sido utilizado en la guerra regular tradicional. La tarea es destruir la eficacia y la efectividad de los esfuerzos del adversario y su capacidad de utilizar a la población para sus propios fines..."

Curtis E. Lemay

General Estadounidense

El problema del capitalismo serio es similar al de las hadas y los duendes, es decir: nadie ha conseguido pruebas de su existencia salvo en la mitología.