"...Hoy en día el escritor que quiera combatir la mentira y la ignorancia y quiere decir la verdad debe luchar al menos con cinco dificultades. Precisa coraje para decir la verdad que en todas partes está sofocada. Inteligencia para reconocerla dado que en todas partes está escondida. El arte de tornarla manejable como un arma. Suficiente criterio para elegir a aquellos en cuyas manos será eficaz. Y finalmente suficiente astucia para difundirla entre ellos..." Bertolt Brech

Buscar en este blog

Si usted tiene problemas para visualizar esta pagina, elimine los cookies en su navegador web ( Internet Explorer, Mozilla, Crome, etc ) y vuelva a cargar esta dirección en la barra de direcciones

Últimas Notas

14 oct. 2012

Retomar las conexiones entre emancipación y socialismo


Coloquio Internacional “La América Latina y el Caribe: entre la independencia de las metrópolis y la integración emancipatoria”, 
celebrado en La Habana del 22 al 24 de noviembre de 2010. 


Entrevista con Claudio Katz

M. M. López • La Habana
Fotos: Casa de las Américas y Kike (La Jiribilla)

El economista argentino Claudio Katz figura, sin duda, en la vanguardia intelectual latinoamericana que en tiempos del Bicentenario de las Independencias de la región, apuesta por la revalorización de las utopías y los horizontes que contribuyan a desembarazar la producción teórica contemporánea de todo viejo esquema de pensamiento. En el Coloquio organizado por Casa de las Américas a propósito de la conmemoración histórica, el profesor de la Universidad de Buenos Aires introdujo el debate sobre la trascendencia de retomar las conexiones entre emancipación y socialismo para las nuevas luchas continentales. Sus investigaciones recientes y el vertiginoso devenir político de nuestros países le han permitido concluir que América Latina se encuentra en un momento único de bifurcación que pone sobre la mesa una disputa fundamental: la eliminación de la vía socialista que sufrió el descrédito casi terminal tras la caída del Muro de Berlín o su continuación y apertura, más allá del plan defensivo anticapitalista.

Katz, integrante de la organización Economistas de Izquierda (EDI), es un entendido del capitalismo contemporáneo. Algunos de sus libros han sido reconocidos con menciones honoríficas del Premio Libertador al Pensamiento Crítico. Sus últimas reflexiones en La Habana muestran una reinclinación hacia el análisis de la economía marxista. Katz habla de una reconfiguración entera de la región que lo lleva a pensar la independencia “no en lo que sucede por arriba, sino en las transformaciones desde abajo, en materia de resistencia popular”.

Según el argentino, los procesos que han tenido lugar en las últimas décadas en el continente, ubican a la región en el centro de la resistencia antihegemónica a nivel internacional. Entre las luchas independentistas de hace 200 años y los proyectos actuales, al decir de Katz, se pueden establecer analogías, pero la principal cuestión que debe ocupar a las Ciencias Sociales es el retorno al latinoamericanismo y a la integración, en un escenario donde por primera vez se vuelven a discutir proyectos generales emancipatorios.
Pablo González Casanova apuntaba que la mayoría de los procesos trascendentales de América Latina han transcurrido “sin enunciar lo que estábamos haciendo”. Ud. insiste en abordar el tema de la emancipación latinoamericana como “emancipación socialista”…
Porque creo que debemos definir cuál es el horizonte que imaginamos como desemboque de nuestra lucha. Me parece importante dejar claro que nuestras banderas son las de la plena igualdad social, la de una democracia efectiva, la de una justicia plena y, sobre todo, la erradicación de la explotación del hombre por el hombre. Se le pueden dar muchas denominaciones a este imaginario anticapitalista, pero históricamente se usó el término socialismo y a mi juicio sigue siendo adecuado.

Debemos explorar nuevas dimensiones, nuevos caminos, nuevas formas; pero hablar de socialismo es definir que proponemos la emancipación real y genuina, que no nos vamos a quedar a mitad de camino dando solamente derechos de igualdad política formal, sino que nuestro objetivo es erradicar todas las formas de explotación y de dominación sufridas por la humanidad. Puede denominarse socialismo, puede imaginarse como comunismo; pero hay que explicitar cuál es el objetivo de nuestra lucha.
¿Sobre qué términos puede construirse una propuesta positiva de socialismo de cara al futuro?
Tenemos que volver a pensar formas de transición. De hecho, algunas de esas formas de transición las estamos experimentando ya de alguna manera en América Latina. Nosotros tuvimos grandes procesos de rebelión popular en lugares como Venezuela y Bolivia, donde no se conquistó de manera total el poder, pero sí se avanzó en el gobierno. Entonces ya tenemos un peldaño y, a partir de ese peldaño, podemos ir desenvolviendo caminos de nacionalización de los recursos básicos, de reforma agraria, de democracia plena, de soberanía política antimperialista. Esos son eslabones, son pasos.

Hablar de socialismo es definir un criterio a partir del cual estamos avanzando o no hacia una meta. Si nosotros no tenemos esa meta y no tenemos los criterios, nos resulta difícil saber si estamos progresando o retrocediendo. 

En una sesión del Coloquio, Ud. hablaba de una superación del Marxismo que esperaba solo los efectos industrialistas y, por su parte, Isabel Monal decía que uno de los grandes errores de la experiencia socialista ha sido pensar la automaticidad de la emancipación a partir de la emancipación económica. Sin embargo, en los momentos actuales de crisis, no podemos dejar la visión económica de un lado.
Primero hay que tener en cuenta que la economía sigue siendo el universo de los sufrimientos de las mayorías populares. Cuando hablamos de economía, nos referimos a la explotación, la escasez, el desempleo, la pobreza, la falta de recursos. Resolver esos problemas sigue siendo la base para lo demás. Si un trabajador vive las consecuencias de jornadas de trabajo extenuantes o vive los efectos de la ausencia de recursos básicos para cubrir sus necesidades sociales, es difícil imaginar otras emancipaciones.

Por lo tanto, la emancipación económica sigue siendo el punto de arranque de otras formas de emancipación. Y aquí, la combinación de Marx-Bolívar sigue siendo interesante. A lo que me refería en el cierre de mi ponencia era que nosotros tenemos que volver a encontrar los puntos de contacto entre lo que es el pensamiento universalista emancipador de Marx y lo que es el pensamiento latinoamericanista, que ha dado lugar en nuestro continente a las formas específicas de recorrer un camino emancipatorio. Y en esa combinación de Marx-Bolívar surgen Martí, Mella, Mariátegui, el Che, surgen las formas por las cuales exploramos los caminos concretos de nuestra emancipación. Creo que se puede ser optimista, que como dijo Pablo González Casanova recientemente, podemos ganar y vamos a ganar y en esa perspectiva debemos ver el futuro como horizonte lleno de oportunidades y posibilidades para el conjunto de los oprimidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo por temas

A Proxi Mada Mente (61) Afganistán (1) África (1) Agrotóxicos y transgénicos (45) Antropologia (11) Apuntes (46) Arte contemporáneo (4) Aviones de Guerra (7) Black Power (1) Bolivia (5) Brasil (1) Campesinos (14) Canadá (1) Cerdos y pescados (20) Chile (18) China (1) Ciencia (20) CINE (36) Collage (18) Colombia (13) Crítica Social (53) Cuba (21) Cultura Blog (6) Debates (40) Declaraciones y comunicados (51) Deportivas (4) Derechos Humanos (90) Económicas (39) Ecuador (2) Escuchar este blog (1) Europa (24) Euskal Herria (3) Filosofía (22) Fotos Periodísticas (14) Fu Turismo (45) Grecia (1) Guattari (2) Haití (4) Historia Política (119) Historietas y Cómics (5) Honduras (1) Humor (12) Imperialismo y Guerra Permanente (203) Indignados (16) Internet (27) Investigaciones Periodisticas (17) Iran (10) Israel (7) Japón radioactivo (4) Juegos de Pc (1) Karl Korsch (1) Kurdistan (1) Latinoamérica (58) Líbano (2) Libia (39) Libros (24) Literatura (16) Literatura Fantastica (3) Mates en la paz (3) México (6) Mirá lo que te digo (35) Mitos y fabulas (5) Mujeres (5) Música como bandera (63) Nicaragua (10) Noticias de Ayer (25) Pachamama (8) Paleontólogia-Genética-Evolución (5) Palestina (12) Paraguay (2) Peronismo (47) Perros (4) Perú (4) Pierre Lévy (1) Poesia (30) Politica (149) Presentaciones (2) Pueblos Originarios (29) Radio (18) Revista (9) Sindicales (18) Siria (34) Soledad Rosas (1) Solidaridad (7) Teoría Política (95) Terrorismo estatal a cielo abierto (58) Tv (16) Venezuela (65) Videos de Internet (6) Viejas costumbres (55) Vietnam (4) Yanquilandia (36) Zapata Vive (3)

La guerra psicologica permanente

Las características de la guerra actual, por el control de los mercados y de los recursos naturales no renovables del planeta que implica en todos los casos, el reordenamiento económico, político, social y cultural de grandes regiones del mundo mediante la absoluta supremacía tecnológica, es definida como "guerra de cuarta generación". Sin embargo y a pesar de los eufemismos, la guerra aún consiste en imponer la voluntad propia al adversario, por cualquier medio. El secreto fundamental de la guerra es el secreto, dice el clásico manual militar de operaciones, ¿entonces como operar en un universo en el que todos estamos siendo observados? En escenario en el que las corporaciones están en guerra contra cualquier forma de disidencia que no pueda ser usada en su beneficio, por vía directa o indirecta. En el que el control de los aparatos militares, de gobierno, de legislación y de justicia, responden directamente al control de estas corporaciones . Y en el que cualquiera por banalidad o indiscreción, es capaz de grabar o tomar imágenes o vídeo, de cualquier persona o acontecimiento. Mientras que tres o cuatro compañías controlan todo el tráfico informativo, nuestras preferencias y nuestras conductas son tipificadas y analizadas. Somos espiados todo el tiempo. En un mundo virtual en donde renunciamos a nuestra privacidad casi voluntariamente, alentados por las practicas socialmente instituidas. Por tanto la resistencia necesariamente debe ser global. La guerra actual es sobretodo tecnológica, de control, propaganda y desinformación masiva, es una Guerra Irregular, Asimétrica. Ésta es operada sobre nuestra voluntad mediante la propaganda sistemática y masiva, y repite como siempre lo ha hecho la propaganda de guerra, "tu eres débil", "tu no tienes posibilidades de ganar, ni siquiera tu propia salvación", "tú solo puedes claudicar antes o después", RÍNDETE .

"...En ésta clase de guerra, (<< psicológica permanente, irregular, asimétrica, de cuarta generación >>), no puedes -no debes- medir el éxito del esfuerzo a través del número de puentes destruidos, edificios tumbados, vehículos quemados, o bajo cualquier otro estándar que ha sido utilizado en la guerra regular tradicional. La tarea es destruir la eficacia y la efectividad de los esfuerzos del adversario y su capacidad de utilizar a la población para sus propios fines..."

Curtis E. Lemay

General Estadounidense

El problema del capitalismo serio es similar al de las hadas y los duendes, es decir: nadie ha conseguido pruebas de su existencia salvo en la mitología.