"...Hoy en día el escritor que quiera combatir la mentira y la ignorancia y quiere decir la verdad debe luchar al menos con cinco dificultades. Precisa coraje para decir la verdad que en todas partes está sofocada. Inteligencia para reconocerla dado que en todas partes está escondida. El arte de tornarla manejable como un arma. Suficiente criterio para elegir a aquellos en cuyas manos será eficaz. Y finalmente suficiente astucia para difundirla entre ellos..." Bertolt Brech

Buscar en este blog

Si usted tiene problemas para visualizar esta pagina, elimine los cookies en su navegador web ( Internet Explorer, Mozilla, Crome, etc ) y vuelva a cargar esta dirección en la barra de direcciones

Últimas Notas

29 feb. 2012

Máscaras, mascaritas y caretas


"Give a man a mask and he'll tell you the truth".

"dale al hombre una mascara y él te dirá la verdad"
Oscar Wilde
"..Yo escribí una nota sobre el discurso de alabanza que hace Eva Perón a Franco, que fue una cosa espantosa. Evita va allá y Franco le prepara un acto con los “sindicatos verticales”, como se decía. Entonces Eva les dice textual a los obreros: “Así como los obreros argentinos obedecen siempre lo que les ordena el general Perón, ustedes los trabajadores españoles tiene que obedecer siempre al general Franco”. Esto es indignante, más para la gente de nuestra civilización, yo tenía nueve años cuando fue la Guerra Civil Española. Baschetti de alguna manera quiere decir que yo soy un “gorila”. Lo que propongo es que hay que decir la verdad histórica, pero no se puede hablar del peronismo porque sos “gorila”. Y, todo lo contrario, pero por algo fracasó. ¿Quién terminó con los ferrocarriles? El peronismo (Menem). Bueno, a todas estas cosas hay que decirlas. El Gobierno más “liberal” de toda la historia argentina lo hizo un peronista. Es increíble la magia que tiene la realidad..."

Osvaldo Bayer
Buenos Aires, 18 de septiembre de 2008 (Agencia Walsh)


Los travestidos nazis: trasladados a estas pampas
Fragmento de Osvaldo Bayer En busca de la verdad histórica

Revista DEVENIR

-En su libro Entredichos 30 años de polémicas , como en algunos anteriores Bayer destaca con desprecio la figura del “Mitläufer” (*) y convida al pensamiento a trasladarla a la Argentina de hoy.

“Y bueno sí, bueno. Estamos llenos de Mitläufers en nuestro país, casi todo el peronismo y un 80% del radicalismo. La juventud peronista que murió heroicamente en las calles no. Ruckauf que firmó ese decreto para el exterminio de la guerrilla fue tranquilamente y sin ningún problema vicepresidente de la república y gobernador de Buenos Aires.

Ninguno de ellos fue perseguido ni nada por el estilo. Los kirchner tampoco, se dedicaron al mercado inmobiliario aunque habrán estado tres o cuatro días presos.”

-¿Estamos rodeados?

Estamos rodeados y lo vemos, empezando por los diarios. Clarín y la nación fueron los más partidarios de la dictadura, los que levantaron la dictadura y cuando subió el señor Alfonsín no hubo ningún castigo a toda esa prensa. En Alemania nazi cuando terminó la guerra y empezó el gobierno democrático, esos diarios nunca más salieron. Acá tranquilamente cambiaron un poquito y ya está.

En otros países nos toman como referencia en la búsqueda de justicia, por supuesto, pero eso es debido a la lucha de los organismos de derechos humanos. Y eso hay que reconocerle a este gobierno, que lo hizo.

Alfonsín ensayó los juicios a los comandantes pero después vino la obediencia debida y el punto final y la conadep que fue una cosa artificiosa porque ahí tendrían que haber puesto a representantes de los grupos perseguidos. El señor Sábato tuvo participaciones de apoyo a la dictadura y la señora Ruiz Guiñazú que fue jefa de producción de los programas de Neustadt y Grondona durante la dictadura. Por qué no se puso a representantes de Madres, de Abuelas, de los exiliados, a Pérez Esquivel.

Alfonsín siempre hablaba con desprecio de los exiliados, decía "los que se escaparon.”

-¿Y usted que le contestaba?

“Yo no me escapé, me tuve que ir. A nosotros nos quemaron los libros. El estado alemán les pagó la reimpresión de los libros quemados por Hitler, se les pagó a las editoriales y a esos intelectuales se les dieron cargos en la docencia o en la cultura y aquí nada de nada.

Respira hondo, nos mira desde el celeste profundo de sus ojos y dispara otra de las anécdotas dignas de una postal que pinta de cuerpo entero la ideología dominante.

“Tengo el ejemplo del teniente coronel Gorleri que en un decreto con su firma dijo que quemó mis libros por dios, patria y hogar. Y el presidente Alfonsín propuso su ascenso a general que fue votado por unanimidad por el senado de la nación pese a que mandé sus antecedentes. Así que los argentinos tenemos un general quemador de libros, hoy retirado cobrando con ese rango.”

-El mismo senado que lo declarara persona no grata en 1995…

“Sí, por iniciativa de Eduardo Menem, que propuso que se me declarara traidor a la patria, así que estuve 14 años sin poder entrar al senado (...)

¿Juan Domingo Perón?: Es un hombre que cambió todo para no modificar absolutamente nada. Fue un conservador inteligente. Fue un admirador, sin serlo, del fascismo italiano y del nacional socialismo alemán, pero sacó las conclusiones y no cometió sus errores y no hizo racismo ni se metió en ninguna guerra. Y la suerte histórica que tuvo es que los golpes militares y los gobierno civiles contrarios a él, fueron más reaccionarios que él.

¿Eva Perón?
a Evita no se la puede criticar políticamente porque no tenía ni nunca había tenido una escuela política. Hay que reconocer que fue una mujer bien de abajo que si surgió fue por su propio esfuerzo y que fue usada por Perón. Lo peor es cuando lo va a visitar a Franco y lo alaba delante de los españoles y las generaciones que vivimos la Guerra Civil Española, es algo que no podíamos perdonarle. Alabar a un militar de extrema derecha que sólo apoyaban los ricos y la iglesia. Pero la historia demostró que fue una influencia del propio Perón porque su exilio lo fue a pasar a la España de Franco. No fue a ningún país izquierdista o pseudo izquierdista o ni siquiera a Suiza que es un país indefinido. Creo que está todo dicho.

Se la sigue aceptando porque tomándola a ella como mujer hizo mucho por la gente pobre. Ella ayudó a la gente en lugar de cambiar la sociedad. Jamás habló de socialismo y en sus discursos del 1ero. de mayo hablaba del trapo rojo y echaba por tierra la auténtica lucha de un siglo de los trabajadores de todo el mundo y señala en sus discursos que los obreros argentinos debían obedecer al general Perón. Y jamás habla de la revolución de los obreros, ni nada por el estilo.

Evita en la Argentina reemplazó a las sociedades de beneficencia que manejaban mujeres católicas, de bien, del Barrio Norte. Y fue más popular, bajaba al pueblo, acariciaba a los niños de las villas y besaba a las mujeres. Fue una auténtica populista pero no lo digo con sentido de la crítica porque ella vino de un origen muy humilde y sin ninguna educación política y es preferible que haya hecho eso y no lo contrario.

¿Simón Bolívar?: es el gran libertador de América, evidentemente y lo dice todo en su sueño de la unidad latinoamericana. San Martín fue un hombre muy honesto, profundo luchador pero no tuvo la grandeza de pensamiento de Bolívar.


(*) del alemán, afiliado a un partido –en este caso el nazi- que no desempeña ningún papel importante pero presta su colaboración activa o pasiva.

--> Leer más...

El triunfo final sobre el anonimato


kirchnerismo high tech / iris incriminatorio / CSI criollo

por Ximena Tordini
Revista Crisis n° 8 tercer época
Febrero - Marzo 2012


SIBIOS está entre nosotros y llegó para quedarse. Con nombre de criatura cyborg, el Sistema de Identificación Biométrica para la Seguridad avanza a pasos firmes sobre el quebradizo territorio en el que se relacionan identidad y Estado, cuerpos y saber, geografía y flujos. Presentado por la Presidenta en noviembre de 2011, el Sistema que depende del Ministerio de Seguridad permitirá consultar las fotografías faciales, huellas digitales, nombres y apellidos, fechas de nacimiento, género, estado civil y direcciones de cada uno de los argentinos y de los aquí residentes. Podrá ser utilizado por la Policía Federal, la Gendarmería, la Prefectura, la Policía Aeroportuaria, la Dirección Nacional de Migraciones y el Registro Nacional de las Personas ya que, según el decreto 1766/2011, “resulta imprescindible usufructuar al máximo las herramientas tecnológicas” con el propósito de “optimizar la investigación científica de delitos y el apoyo a la función preventiva de seguridad”.

La decisión de recopilar datos biométricos en bases de datos de consulta centralizada no generó ningún debate entre los organismos de derechos humanos ni cuestionamientos o preguntas sobre sus implicancias. Sin embargo, una rápida búsqueda en Internet indica que la medida hubiera resultado inaceptable en otros países, incluso en aquellos donde residen las industrias que fabrican los dispositivos tecnológicos para la obtención, procesamiento, almacenamiento y consulta de datos biométricos.

Hay muchos métodos que permiten identificar a una persona por sus rasgos biológicos o por algún comportamiento: la huella digital, la lectura del iris, el reconocimiento facial, la palma de la mano, la dentadura, la voz, la firma, el modo de caminar, el tecleo. Investigaciones en curso están intentando procesar el olor, las uñas y la forma de las orejas. Estas características únicas de un cuerpo humano pueden ser capturadas por una pequeña máquina, transformadas en datos y utilizadas con fines de identificación. Un banco centralizado o un sistema que conecte distintos repositorios permite realizar consultas uno-a-muchos: se ingresa la fotografía de un rostro y se obtiene el nombre y el lugar de residencia.

Como buena parte de los gadgets que portamos, estos dispositivos biométricos son una relación humano-máquina. Pero a diferencia de otras aplicaciones tecnológicas, la biometría se reserva la capacidad de detectar y atesorar una verdad ligada a la carne y a las huellas de cada ser. El aparato extrae del cuerpo algo, lo convierte en ceros y unos, lo guarda. Hasta que alguien lo precise, lo convoque. Entonces, la máquina dirá que yo soy yo con más eficacia, velocidad, veracidad e infalibilidad que cualquier papel o cualquier testimonio.

La ampliación de sus alcances tiene dos vientos a favor. La narrativa de la seguridad global recargada luego de los atentados en las Torres Gemelas, los trenes de Madrid y el metro londinense, a la que se superponen las versiones locales de la lucha contra el delito y el robo de identidad, utilizada para legimitar el incremento del control de los espacios de circulación social.

El otro viento a favor es la industria del entretenimiento. En aquella época en la que esperábamos el horario en el que el cable pasaba nuestra serie favorita, CSI nos amigó con cierto tipo de policías, los forenses. Mucho más lúcida, la industria de las comunicaciones interpersonales logró colectivizar el trabajo policial al enseñarle a miles de personas a etiquetarse unas a otras y a instalar en los teléfonos celulares sistemas de geolocalización.

Una singular proactividad

“Gran Hermano no es la intención”, dice Pedro Janices, Director Nacional de Tecnologías de Gestión. Detrás de él, una pantalla partida en ocho cuadros muestra imágenes de Av. Diagonal Norte y de la entrada al edificio de la Secretaría de la Gestión Pública que provienen de cámaras de vigilancia. No se sabe bien para qué sirven esas tomas del espeso mediodía porteño, pero es difícil dejar de mirar los cuerpitos que circulan veloces sin conciencia de que acá, seis pisos más arriba, los estamos observando.

Desde aquí se organiza el Congreso Internacional de Biometría de la República Argentina (CIBRA). A lo largo de sus seis ediciones anuales, expertos de todo el mundo expusieron sobre las posibilidades de este tipo de identificación, estándares y experiencias de implementación. Todos los panelistas en los Congresos fueron funcionarios –civiles y de fuerzas de seguridad– o gerentes de las empresas que ofrecen consultorías, capacitación y equipamiento. Durante CIBRA, en las publicaciones de la Jefatura de Gabinete de Ministros sobre este tema y en la presentación oficial de SIBIOS se repiten las palabras de Janices: “El Estado tiene la obligación de garantizar la identidad de los ciudadanos en pos de su seguridad y de su inclusión social”. Esta tarea fue establecida por la ley 17.671, con la firma de Juan Carlos Onganía, que también creó el Registro Nacional de las Personas. Hasta 2011, los datos obtenidos por los registros civiles no eran consultables para las fuerzas de seguridad. La policía, por ejemplo, contaba con las bases de datos de las cédulas de identidad, los pasaportes y las personas con antecedentes penales. Al mismo tiempo, según la ley 25.326 de Protección de datos personales, los datos “no pueden ser utilizados para finalidades distintas o incompatibles con aquellas que motivaron su obtención”.

Frente a las preocupaciones que abre SIBIOS en lo relativo a la privacidad, Pedro Janices remarca que hoy las verdaderas amenazas son dos. La identificación patronímica –Google provee información asociada a nuestro nombre que nosotros preferiríamos que no estuviera tan disponible– y la entrega voluntaria de datos que realizan los usuarios a decenas de empresas que no tienen la capacidad de proteger esa información –tarjetas de crédito, tiendas on-line, consolas de juegos, redes sociales, supermercados, webmails gratuitos. Frente a este panorama, Janices sostiene la importancia de un “rol proactivo” ya que al momento de delitos como el robo y la suplantación de identidad es el Estado “el que tiene la obligación de garantizar el derecho a la identidad de los ciudadanos”.

Que un dispositivo tecnológico es más eficaz que un montón de papeles es una idea tan arraigada en el sentido común que aparentemente no resiste ningún debate. El mismo argumento se viene utilizando para la implementación del voto electrónico: lo digital siempre es más fiable que lo analógico. Sin embargo, el objeto menos conflictivo en un espacio social puede generar una controversia ideológica en otro.

Todos tenemos un amigo que está contento con el nuevo DNI en sus versiones tarjeta plástica y minicuaderno con la estridente tapa celeste que remplazó a los opacos colores filomilitares. En el shopping, a cualquier hora hay una fila de ciudadanos satisfechos con poder deshacerse de su antiguo documento analógico. Y sin necesidad de entintarse los dedos. Un canadiense, en cambio, se espantaría ante una escena semejante. En su país, no existe el documento nacional de identidad y cada vez que a alguien se le ocurrió instaurarlo, la resistencia social lo hizo imposible. A la hora de votar, alcanza con la partida de nacimiento o la licencia de conducir o dos cartas recibidas a tu nombre o un testigo que afirme que una es quien dice ser. Mientras en América latina no tener documento es sinónimo de exclusión social, en los países anglosajones las tarjetas de identificación siguen siendo rechazadas por buena parte de la ciudadanía.

Los usos que el Estado Nacional dice querer darle a la identificación biométrica van desde el combate del delito y el fraude hasta el control de las visitas a las y los recluidos en el Sistema Penitenciario Federal y la posibilidad de identificar un cadáver en una situación de catástrofe natural. El argumento de la practicidad es fuerte, por ejemplo en el caso de la ansiada administración transparente de los planes sociales. Sin embargo, existen métodos, también biométricos, que permitirían la constatación de la identidad sin generar bases de datos consultables. Por ejemplo, el Comisionado para la privacidad de Canadá recomendó al Parlamento de ese país que para este tipo de necesidades burocráticas se utilice una tarjeta que porte el dato biométrico. Es decir, si tengo una tarjeta que asocia mi nombre a una huella digital y un lector establece que la huella de mi dedo coincide con la de la tarjeta, eso es suficiente para determinar que yo soy yo sin necesidad de que otros datos, como mis antecedentes penales o mi estado civil, sean reconocidos cada vez.

Otro caso de violación de la privacidad al que la sociedad le regala a diario su consentimiento es el de la tarjeta SUBE. Para obtener la tarjeta es necesario dar el número de DNI. Los viajes realizados están disponibles on-line para cualquiera que ingrese los números de cualquier tarjeta –la propia o la de su novia, por poner un caso. La web nos aclara que los “movimientos se resguardan en las tarjetas y en el sistema central”. Ningún ente público se ha tomado el trabajo de explicar con qué fin se recopila esa información. Se dijo que es con el propósito de administrar los subsidios al transporte, pero para eso serían suficientes los recibos de sueldo o las bases de datos de la ANSES. En las últimas semanas, el tema se instaló en algunos medios y la respuesta del kirchnerismo 2.0 fue ironizar sobre los cuestionamientos como si nada importante estuviera en debate. El Ministerio de Justicia argumentó que la base de datos está “debidamente protegida por sus responsables”. Anonymous argentina entró fácilmente en los registros y los publicó en la web (#OpTango).

Podría pensarse que la displicente burocracia nacional sería incapaz de utilizar con fines de inteligencia estas precisiones sobre los flujos urbanos. A menos que SIBIOS venga a sintonizar su capacidad de control con el clima de la época.

Arma letal

La biometría es una industria trasnacional que se alimenta de la lucha contra el terrorismo, el control de las fronteras y la digitalización del intercambio monetario. Las corporaciones que se especializan en asesorar a estados y empresas, vender e instalar equipamiento, capacitar recursos humanos compiten entre sí por la primacía de sus patentes. Cross Match (EE.UU.) y Sagem (Francia) ofrecen sus productos a los ejércitos, agencias de seguridad y empresas alrededor del mundo. El informe Global Biometric Forecast to 2012 de la consultora RNCOS anticipa un crecimiento anual del 31% para el mercado del reconocimiento facial. Afirma que el principal potencial de estos servicios es que brindan “una capacidad exclusiva para la vigilancia, ya que pueden emplearse de forma encubierta, pues el rostro de una persona es capturado fácilmente por tecnología de video”.

Otro campo de aplicaciones es el control de los flujos de dinero. La digitalización absoluta de los intercambios monetarios está cada vez más cerca. El software Google Wallet, ya disponible en Estados Unidos, permite utilizar el teléfono celular como una tarjeta de crédito. Estos dispositivos sumados a la extensión del home banking también encuentran en la biometría una contención a los problemas de seguridad informática. Las contraseñas, otra marca de la época anticipada por Deleuze en su famoso texto sobre las sociedades de control, pueden olvidarse, perderse, robarse, por lo tanto nada mejor que un reconocimiento facial en la caja del supermercado.

¿La lucha contra el delito es un argumento suficiente para legimitar la creación de bases de datos biométricos? Katitza Rodriguez es la Directora internacional de Derechos Humanos de la Electronic Frontier Foundation, una organización que se ocupa de la defensa de la libertad de expresión y la privacidad en el mundo digital. Es peruana, vive en San Francisco. Desde allí responde que la biometría no solo no es un arma realmente eficaz contra el delito sino que por el contrario puede llegar a favorecerlo: “La centralización y la fusión de la bases de datos sensibles como los datos biométricos crea un foco de atención en la propia base de datos (al tener información tan importante y sensible en un solo lugar) el cual puede ser explotado por criminales y estafadores de todo tipo”.

La identidad como cuestión de Estado tiene un recodo discursivo en el gobierno de los Derechos Humanos. Escribe Pedro Janices en el libro Biometrías 2 editado por la Jefatura de Gabinete de Ministros: “No debemos dejar de pensar en cuánto más ágil hubiera sido el trabajo de las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo en encontrar a sus hijos y nietos de los desaparecidos durante la dictadura en nuestro país, si se hubieran tenido registros y métodos biométricos en las bases de datos con sistemas automatizados de verificación de identidad que en forma inviolable recauden esta información”. Es cierto. Una base de datos de reconocimiento facial podría comparar la foto del rostro de una mujer desaparecida con rostros de personas nacidas en la década del setenta. Podría encontrar un grupo de similitudes y dar lugar a una investigación (en el caso de que hubiera un parecido entre hijo y madre, por supuesto). Ni hablar de una base de ADN universal. Las ambigüedades del desenvolvimiento tecnológico llevan, como ha escrito Héctor Schmucler, a este tipo de aporías. Por lo pronto, nadie dijo que SIBIOS vaya a utilizarse para que el Estado tome la iniciativa en la restitución de la identidad de las y los jóvenes hijos de desaparecidos. Tampoco sería muy tranquilizador imaginar qué permitiría una base de datos como SIBIOS en un contexto de suspensión de las garantías constitucionales.

Cuerpos binarios

Katitza Rodriguez no cree que la identificación biométrica se reduzca a su utilización para el control del delito: “Las tecnologías biométricas son esencialmente individualizantes y pueden interoperar fácilmente con tecnologías de bases de datos, permitiendo que violaciones extendidas de la privacidad sean más sencillas y más dañinas. Dada la prevalencia de cámaras en las calles y lo fácil que se tornó identificar un rostro, las personas que se preocupan por su privacidad y anonimato tendrán serias dificultades para preservar su identidad. Hay un pronóstico de extremo riesgo en un mundo donde la foto de cualquier individuo, tomada por una cámara callejera o publicada en una red social, puede ser vinculada a su número de ID nacional. Las tecnologías de entrecruzamiento de datos solo van a mejorar en el futuro.”

Que eso que solemos llamar “el sistema” despliega mecanismos para el control de lo social no es una novedad. El diagnóstico del “triunfo sobre el anonimato” del proyecto urbano industrial fue bellamente descripto por Walter Benjamin en “Detective y régimen de la sospecha”.

Juan Pablo Ringelheim integra el grupo editor de Artefacto, una revista que desde 1996 se dedica a desmenuzar la ideología de la técnica: “Me interesa esa transformación del cuerpo, que se ve en el paso de la analogía a lo digital. Ahí hay algo más nuevo aun que la voluntad de control por parte de un Estado. Todo eso ya lo había pensado Foucault cuando analiza las biopolíticas que surgen en los estados europeos, siglo XVIII, XIX, a partir del interés por conocer cómo está conformada estadísticamente la población para incorporarla a la industria capitalista y potencialmente a la guerra. Para mí, desde este punto de vista no hay mucho más que una diferencia cuantitativa. Donde sí veo diferencias cualitativas es en la digitalización de la propia imagen del cuerpo. Que se deriven de nuestro cuerpo imágenes que no podemos reconocer en él, que se trasforme en datos binarios que pueden viajar, recombinarse, multiplicarse, que de nuestro cuerpo se puedan derivar conocimientos de nuestros ancestros, de nuestras posibles enfermedades, eso creo que plantea una diferencia cualitativa a la foto, a la firma, al número de matrícula”.

El colmo de Guy Fawkes

La biometría promete ser el dique hi tech capaz de contener todo lo que puede desbordarse. Fronteras, horarios laborales, sistemas financieros. Es temprano para saber hasta qué punto será capaz de cumplir con lo que ofrece. La identificación total de las personas y la trazabilidad de los flujos se acoplan al discurso de la seguridad. Los casos en los que el reconocimiento biométrico se ha utilizado para el control político están ahí. Durante las protestas en Londres en 2011, un grupo que se oponía a las manifestaciones propuso cruzar las fotografías publicadas en la prensa con la aplicación de Facebook que reconoce los rostros para determinar la identidad de los manifestantes. Como no existe una base de datos como SIBIOS, la policía publicó las fotografías tomadas por las cámaras de vigilancia en Flickr convocando a la delación colectiva.

El anonimato se filtra como tentativa de sustracción. Desde el pañuelo palestino de los piqueteros que tanta indignación genera en los conductores de noticieros al icónico rostro de Guy Fawkes que saltó de las viñetas de Alan Moore a las calles europeas, la máscara y la firma colectiva se repiten en los flujos de la protesta. Conectado por el chat de Blackberry pero con la cara tapada, el luddismo hipertecnológico desborda el oxímoron y traba los espacios públicos ante los ajustes europeos o ataca las webs corporativas corresponsables de la censura en Internet. En la paradoja en la que vivimos, conviven los que gestionan su propio yo como una marca y los stalkers inrastreables. Las cámaras de seguridad graban al asesino de la maestra y también al pibe que se fuma un porro en la plaza para alimentar la programación trash de América 2. El anuncio oficial afirma que en “dos años, los 40 millones de argentinos estarán registrados en el Sistema de Identificación Biométrico y podrán ser identificados”. Lo que vendrá es ciencia ficción.●

--> Leer más...

Acto 24 de marzo y puntualizaciones del Encuentro Memoria Verdad y Justicia


Compañeros y compañeras:

La semana pasada, un grupo de organismos de derechos humanos ha dado a conocer una "Carta abierta a nuestros compañeros de los organismos de derechos humanos y el movimiento popular". Los organismos de derechos humanos que conformamos el Encuentro Memoria Verdad y Justicia entendemos que es necesario dar respuesta a las propuestas que allí se plantean. Por esto enviamos a todos nuestra respuesta y reproducimos más abajo esta carta abierta.

AEDD en el EMVJ.

EN RESPUESTA A LA CARTA ABIERTA

Hemos recibido la carta abierta enviada desde el conjunto de organismos de derechos humanos que ustedes integran, hermanos de lucha contra la impunidad de muchos años, y encontramos necesario contestarla en los siguientes términos.

Coincidimos con ustedes "sobre la responsabilidad del poder económico en el terrorismo de Estado que perpetró un genocidio. Un poder económico que tuvo nombre y apellido: la Ford, la Mercedes Benz, Acindar, Ledesma, etc. El poder económico fue mucho más que la pata civil de la dictadura".

El rol de los grupos económicos durante la dictadura lo denunciamos, con muchos de ustedes y con otros organismos de DD.HH. desde siempre, en cada juicio. Desde el juicio a las Juntas y contra Etchecolatz, pasando por el de Von Wernich, jefes de área, Campo de Mayo y toda zona norte, ESMA, ABO, Vesubio, etcétera. Tanto en el testimonio como sobrevivientes como en los alegatos de Justicia Ya.

También, hemos denunciado durante los últimos seis años "la responsabilidad de un sector importante del Poder Judicial en el atraso de los juicios contra los terroristas de Estado, la fragmentación de las causas, el maltrato a los sobrevivientes y la falta de investigaciones que no solo dan cuenta del destino de nuestros compañeros y del nombre de sus victimarios, sino también de quienes fueron los impulsores y beneficiarios de la tragedia que sufrimos". Quizá, la primera vez fue hace casi ocho años, en marzo del 2004, cuando en la carta que le entregamos al entonces presidente Néstor Kirchner, ya denunciamos parte de estas situaciones. Y nunca recibimos respuestas concretas.

Todo esto, el accionar de los grupos económicos y el de la Justicia, lo denunciamos cada 24 de marzo en la Plaza de Mayo con todos aquellos que no aceptan la impunidad de ayer ni la de hoy.

Siempre denunciamos la continuidad del modelo económico impuesto en la dictadura militar durante los gobiernos constitucionales posteriores, hasta el actual.

Justamente por esa continuidad, no acordamos con ustedes en que casi el único problema sean solo los grupos económicos. Así planteado se lava la cara a los gobiernos, que son los que deciden qué políticas económicas implementan. Poner la responsabilidad en otros, y si estos son lejanos y muy poderosos pareciera que fuera mejor, solo posibilita que los gobiernos no sean asumidos como responsables por los pueblos y se continúen aplicando, con consenso, las mismas políticas.

Por eso, no coincidimos con que en el párrafo referente a la sanción de la Ley Antiterrorista solo se denuncie la responsabilidad del GAFI y los grupos económicos, sin mencionar la que tienen la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y sus ministros en enviar y propiciar el proyecto de ley y todos los diputados y senadores que la votaron. Acaso, ¿fue el GAFI el que reprimió durante estas últimas semanas a los pueblos que se levantan contra la minería contaminante? ¿O fueron los gobiernos provinciales, fiscales, jueces, policías y las patotas de las empresas, verdaderos grupos paraestatales, que aquellos mismos permiten? Todo con la aquiescencia de la presidenta de la Nación.

Acaso, ¿no vamos a admitir la responsabilidad en el pago de la fraudulenta deuda externa por parte del gobierno nacional, porque los grupos económicos llevan adelante su política de aprietes y condicionamientos?

Este próximo 24 de marzo debería encontrarnos a TODOS los organismos de derechos humanos denunciando las políticas represivas que está implementando el actual gobierno nacional, en total acuerdo con el "poder real" que estuvo detrás del terrorismo de Estado.

Hoy, ese "poder real", coincide con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el Congreso Nacional y el Poder Judicial en su claro mensaje amedrentador y disciplinador contra nuestro pueblo.

La dictadura genocida fue posible de derrotar, entre otras resistencias, en virtud de la firme actitud de los organismos de derechos humanos que supieron poner freno a la peor represión jamás sufrida por nuestro pueblo y que nos costó 30.000 detenidos-desaparecidos.

Debería ser, entonces, tarea sencilla poner fin a la escalada de represión con palos y balas de goma de la protesta, las tareas de inteligencia interna desarrolladas por las Fuerzas Armadas y de seguridad, el encarcelamiento de opositores, la matanza de militantes populares, la legislación "antiterrorista", el procesamiento de 5.000 luchadores, la miseria para miles de argentinos y la enajenación y envenenamiento de nuestros recursos naturales.

Hoy, como ayer, espera este pueblo una actitud de parte de los organismos de derechos humanos a la altura de su historia y las circunstancias.

Por eso los convocamos a sumarse a las reuniones preparatorias del acto unitario que, como todos los años realizamos en el marco del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, repudiando el golpe de Estado de 1976, a todos sus partícipes, reivindicando a los 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos, exigiendo cárcel a todos los genocidas y denunciando la represión en el presente.

Habremos de recordar este 24 de Marzo que la búsqueda de justicia en estos 36 años abarcó a los autores materiales de los crímenes, a sus cómplices, ideólogos y beneficiarios.

Sabrá cada uno en qué lugar de la vereda encontrará la historia a los protagonistas de estos días.


Asociación de Ex Detenidos-Desaparecidos - AEDD
Asociación de Profesionales en Lucha - APEL
Agrupación por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA - APEMIA
Coordinadora Antirrepresiva por los Derechos del Pueblo - CADEP
Hijos regional La Plata
Liberpueblo
Vecinos de San Cristóbal contra la Impunidad

Nota: El EMVJ se reúne todos los miércoles a las 18.30 hs. en la Federación de Asociaciones Gallegas (Chacabuco 955 - CABA), para organizar unitariamente un acto, independiente del gobierno, en repudio al golpe genocida del 24 de marzo de 1976.

/////////////////////////////////////////////////////

Carta abierta a nuestros compañeros de los organismos de derechos humanos y el movimiento popular.

En este 24 de marzo denunciemos al Imperialismo que nos amenaza; exijamos juicio y castigo para el Poder Económico que ayer gestó y se benefició del Genocidio y que todavía sigue siendo el Poder Real para expoliarnos, destruir el medio ambiente e imponer leyes represivas como la llamada Ley Antiterrorista, mientras la corporación judicial sigue entorpeciendo el proceso judicial que debe hacer realidad nuestras comunes banderas históricas de Verdad, Memoria y Justicia.

Los participantes en el Primer Encuentro Sudamericano sobre Terrorismo de Estado y Empresas, realizado en el edificio Cuatro Columnas de la ex Esma, en noviembre pasado, nos mandataron para proponer a todos que en este 24 de marzo, centremos la crítica y la acusación sobre la responsabilidad del Poder Económico en el Terrorismo de Estado que perpetró un Genocidio. Un Poder Económico que tuvo nombre y apellido: la Ford, la Mercedes Ben, Acindar, Ledesma, etc. El Poder Económico fue mucho más que la pata civil de la dictadura, y sigue siendo el centro del Poder Real que está detrás de la aprobación de la mal llamada Ley Antiterrorista por consejo o imposición del GAFI, una herramienta del FMI, claramente un instrumento de ese Poder que ayer nos desaparecía y hoy busca imponer ajustes como en Grecia o Italia y que ocupa nuestras Malvinas con una Base Militar de la OTAN, mientras conspira contra los pueblos americanos y siembra de bases militares y fuerzas especiales todo el continente

Pensamos que en este 24 de marzo, a cinco años del reinicio o comienzo de los juicios contra los crímenes del Terrorismo de Estado, es necesario poner de relieve la responsabilidad de un sector importante del Poder Judicial en el atraso de los juicios contra los Terroristas de Estado, la fragmentación de las causas, el maltrato a los sobrevivientes y la falta de investigaciones que no solo den cuenta del destino de nuestros compañeros y del nombre de sus victimarios, sino también -como señalamos más arriba- de quienes fueron los impulsores y beneficiarios de la tragedia que sufrimos. Hace falta un esfuerzo articulado del Poder Ejecutivo y Legislativo, de todos los ámbitos estatales involucrados en los juicios y de los propios jueces para culminar con éxito la batalla contra la impunidad.

Confiados en que sabrán comprender y valorar el sentido de esta propuesta, los saludamos muy atentamente.


Servicio Paz y Justicia SERPAJ
Liga Argentina por los Derechos del Hombre LADH
Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos MEDH
Asamblea Permanente por los Derechos Humanos APDH
Comisión por la Memoria de Campo de Mayo
Movimiento por la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos Mopassol
Trabajadores de Ford
Asociación Vorwärts
--> Leer más...

Brasil rechaza envió de armas a opositores en Siria


La televisión oficial Argentina se ha sumado a la campaña de desprestigio e intervención militar de Bilderberg, la ONU, OTAN y demas etc's, a Siria. Situación que claramente marca cual es la linea del gobierno nacional
.
Del mismo modo que respecto a Libia, el gobierno neoperonista seguirá su política "pendular", dirá NO cuando no sea importante y dirá SI cuando sea necesario preservar los intereses comunes con Estados Unidos y las transnacionales que dirigen las políticas de los estados capitalistas centrales, a sus ejércitos y sus aparatos de "defensa" - "inteligencia".

En Brasil no piensan lo mismo.
-ANSA-

El gobierno Brasileño se opuso hoy a la propuesta, impulsada por las potencias occidentales y algunos países árabes, de enviar armas a los rebeldes sirios que combaten contra las tropas del presidente Bashar Al Assad.

El envio de armamento a los opositores "no es una excelente idea, la idea excelente es que la política ocupe espacio" y permita contener la escalada de enfrentamientos, afirmó la ministra de Derechos Humanos brasileña Maria do Rosario Nunes.

La funcionaria expresó su solidaridad con las personas muertas por los ataques del Ejército sirio el cual ha cometido "crímenes contra la humanidad" según el informe elaborado por una comisión de la ONU, encabezada por el brasileño Paulo Sergio Pinheiro.

Nunes se encuentra en Ginebra donde participa de las deliberaciones del Consejo de Derechos Humanos, en las que las potencias occidentales y países árabes como Arabia Saudita abogaron por el refuerzo de las sanciones contra Damasco, la salida de Assad y la entrega de armas.

"Nuestra palabra es de paz, la ayuda humanitaria debe ser preservada en estos momentos...no asumimnos una posición a favor de ninguno de los dos lados...tenemos que estar del lado de la población siria y apoyarla", aseveró.

--> Leer más...

28 feb. 2012

TERRORISTA es cualquiera que se resista


- La plutocracia mundial y su policía digital a la ofensiva-

La Policía Española detiene a cuatro supuestos miembros de Anonymous
Imputan también a diez personas en Argentina, seis en Chile y cinco en Colombia

Están acusados de delitos de asociación ilícita, daños informáticos y descubrimiento y revelación de secretos

Varios meses después de haber detenido a la supuesta "cúpula" operativa de Anonymous, el Cuerpo Nacional de Policía ha vuelto a detener a otros cuatro supuestos miembros del grupo. Así lo han anunciado en un comunicado, en el que tachan a los detenidos de "importantes
ciberdelincuentes que reivindicaban sus acciones en nombre de Anonymous".

Los cuatro arrestados, dos de los cuales ya se encuentran en prisión bajo orden judicial, son presuntos responsables de ataques DDoS ydefacement (modificación de una web sin autorización de su propietario) a páginas de internet de partidos políticos, instituciones y empresas. Asimismo, están acusados también de publicar datos referentes a escoltas de la Presidencia del Gobierno y de miembros del GEO de la Policía Nacional.

Las detenciones, a las que se suman la imputación de otras diez personas en Argentina, seis en Chile y cinco en Colombia, se han producido en el marco de una operación internacional contra el ciberdelito coordinada por la Interpol denominada Exposure.

Entre los detenidos figura el presunto encargado de administrar y gestionar la infraestructura informática utilizada por Anonymous en España y Latinoamérica, F.J.B.D., conocido como "Thunder" o "Pacotron", que ha sido arrestado en Málaga. "Thunder" administraba presuntamente dos servidores alojados en la República Checa y Bulgaria que "servían de elemento básico de comunicación seguro para la coordinación de sus miembros de cara a la planificación de nuevos ataques".

Otro de los arrestados, en este caso en Madrid, responde al nombre de "Troy" y es el presunto autor material de los ataques "más destacados y filtraciones reivindicadas por Anonymous" en España. Entre estos ataques, se sitúa, por ejemplo, la publicación de datos personales de miembros del Cuerpo Nacional de Policía destinados en la Casa Real, la escolta del presidente del Gobierno, el Grupo Especial de Operaciones y de la líder de UPyD, Rosa Díez.

Los otros dos arrestados son J.I.P.S., detenido en Madrid, quien colaboraba presuntamente con J.M.L.G., y un joven de 16 años, presuntamente integrante de un grupo internacional de hacking conocido como "sector 404" .

Además de las detenciones, también se han realizado cuatro registros en los que la Policía ha intervenido 25 ordenadores, discos duros y diversos dispositivos de almacenamiento, cuyo análisis están realizando los especialistas de la BIT.
--> Leer más...

26 feb. 2012

Trenes a ningún lugar

" Cuando uno viaja en tren quizás no piense tanto en el lugar a donde va, sino en lo sitios adonde no puede llegar. Los trenes como las historias parten de un lugar preciso con un destino incierto."
Gustavo Fabian Polosecki, POLO.
Estación terminal, El Otro Lado 1993
Polo el Buscador, cuadernos de Sudestada. pag. 196
--> Leer más...

23 feb. 2012

La "tragedia" fue un crímen


No estoy en condiciones de escribir. Así que he preferido publicar aquí, algunas notas de otras personas.
¿Cuantos años de cárcel? ¿quien pagará por estos asesinatos?.
Estos crímenes seguirán sucediendo mientras que no sea el pueblo trabajador el que gobierne. ¿Suena anacrónico? ¡es porque
los que hablan son siempre los mismos !


EL "ACCIDENTE" DEL SARMIENTO EN PLAZA ONCE
por Ariel Emilio Ernesto Mayo

La recientemente fallecida Amalia Lacroze de Fortabat no viajaba en el Sarmiento. Los empresarios dueños del maíz, de la soja y de los otros productos de nuestras fértiles llanuras, tampoco viajaban en el Sarmiento. Los banqueros y los traficantes de divisas, tampoco viajaban en el Sarmiento. Los dueños de las multinacionales mineras que se dedican a reconstruir el paisaje de nuestras montañas ricas en recursos naturales, tampoco viajaban en el Sarmiento. Los empresarios católicos de Pérez Companc, los empresarios de los grupos económicos y de las multinacionales, tampoco viajaban en el Sarmiento. Los dueños de las Pymes que “negrean” a sus trabajadores, tampoco viajaban en el Sarmiento. Los empresarios del trabajo “esclavo” tampoco viajaban en el Sarmiento. Los dueños y gerentes de los multimedios de prensa, tanto los de la “corpo” privada como los de la “corpo” oficial, tampoco viajaban en el –Sarmiento. Los dueños de los shoppings, los empresarios de la construcción, los dueños de las grandes cadenas de electrodomésticos, tampoco viajaban en el Sarmiento. Los senadores y diputados que sancionan las leyes y se aumentan las dietas, tampoco viajaban en el Sarmiento. La señora presidenta, el inefable Mauricio Macri y los demás “lideres” de la oposición de derecha, tampoco viajaban en el Sarmiento. Los miembros de la Corte Suprema, los jueces, los jefes de las fuerzas de seguridad, tampoco viajaban en el Sarmiento.

Los dueños de la Argentina no viajaban en el Sarmiento.

En el Sarmiento viajaban trabajadores. Por eso el servicio se prestaba en condiciones pésimas, por eso las demoras y cancelaciones constantes de servicios, por eso el hacinamiento en los vagones, por eso la falta de respeto cotidiana de la empresa TBA. Por eso la persecución a los trabajadores del ferrocarril toda vez que denunciaban las condiciones de prestación del servicio y/o se atrevían a disputarle poder a la burocracia del gremio. Por eso la persecución de funcionarios del gobierno (caso Aníbal Fernández) a los delegados combativos (el Pollo Sobrero, etc.). Por eso la falta de inversión, por eso la falta de mantenimiento, por eso la tercerización de servicios de parte de TBA. Por eso los accidentes de los años anteriores.

Por eso la masacre de hoy.

En estos días en que tanto se habla de soberanía, los trabajadores no son dueños de su país. Desde que se levantan hasta que se acuestan su vida es manejada por los empresarios, por el gobierno y/o por la yunta de ambos. Recuperar la soberanía significa, ante todo, que los trabajadores consigan el poder de decidir sobre sus vidas. Para que la democracia no sea sólo una bella palabra y para que no haya más masacres como la de hoy.

Mientras tanto, los trabajadores seguirán viajando en el Sarmiento, y los dueños del país seguirán lucrando con el trabajo de esos trabajadores. Por supuesto, sin viajar en el Sarmiento.


LA VERDAD SOBRE EL SARMIENTO


El siguiente es el detalle de los siniestros ferroviarios de los últimos meses:
argenpress.info


* 4 de enero de 2012: Ocho personas sufrieron heridas, una de ellas graves, al caer a las vías cuando viajaban en los escalones de un vagón del tren de la línea San Martín, a la altura de la estación Palermo.

* 18 de diciembre de 2011: Dieciocho personas, entre ellas una beba de dos meses, sufrieron heridas cuando una locomotora chocó a un tren de la línea General Roca que estaba detenido en la estación de Temperley.

* 2 de noviembre de 2011: Seis niñas y dos docentes de un colegio católico de San Luis murieron y otras 41 personas sufrieron heridas cuando el ómnibus en que viajaban a un retiro espiritual fue embestido por un tren de carga en un cruce vial en la ciudad de Zanjitas.

* 13 de setiembre de 2011: Once personas murieron y alrededor de 200 sufrieron heridas a raíz de un choque entre dos trenes de la línea Sarmiento y un colectivo que había cruzado con la barrera baja, en el barrio porteño de Flores.

* 18 de agosto de 2011: Ocho personas padecieron lesiones de diferente gravedad cuando un tren de la línea Roca embistió a un colectivo de pasajeros en el partido de Lomas de Zamora.

* 4 de abril de 2011: Setenta personas heridas fue el saldo de una colisión entre una locomotora y un tren de pasajeros de la empresa Ferrobaires, a la altura del partido bonaerense de Lezama.

* 16 de febrero de 2011: Cuatro personas murieron y más de un centenar sufrieron heridas cuando una formación de la empresa Ferrobaires que se dirigía a la ciudad bonaerense de Junín chocó con un tren de la empresa San Martín que permanecía detenido en cercanías de la estación San Miguel.

* 31 de diciembre de 2010: Unas 50 personas resultaron heridas por el choque de dos formaciones del Ferrocarril Mitre en el Empalme Maldonado, en el puente ferroviario que cruza la calle Belisario Roldán en Capital Federal, en los bosques de Palermo.

--> Leer más...

Una nueva composición social


la argentina está salada

por Mario Antonio Santucho
Revista Crisis
n° 3 tercer época
Febrero - Marzo 2011

(Un año atrás)


Hay algo que no cierra: mientras más modernos se vuelven los sistemas productivos y la gestión de los mercados, más crece la economía informal, la precariedad se consolida y los negocios ilícitos se propagan. Ferias ilegales, talleres clandestinos y todo tipo de trapicheos trasnacionales proliferan sin que las autoridades estatales consigan regularlas.

Los técnicos le llaman “circuitos ocultos”, aunque sólo permanezcan invisibles para sus instrumentos de medición. Los “buenos empresarios” se quejan por la evasión impositiva y otros delitos que pervierten la lógica mercantil, sin embargo acuden al universo de la precariedad para bajar costos y flexibilizar sus empresas. Los periodistas y funcionarios se lamentan porque nunca seremos un país “en serio”, mientras son conscientes de que la ilegalidad forma parte del cálculo de todos los actores políticos.

Lo informal constituye hoy un dinamismo productivo irrefrenable, que nos recuerda la persistencia de la fractura social producida por el neoliberalismo. Desde las entrañas mismas de los territorios de la exclusión, donde fueron depositados ingentes racimos de pobl
ación sobrante, emergió un nuevo principio económico. Allí se cuece a fuego lento lo que no pudo ser “incluido” en los términos del actual modelo.

Es el extraordinario reino de lo trucho. La parte baja, flexible y monstruosa del tan festejado boom del consumo. Y sólo un cinismo generalizado alien
ta el tono de repulsa, cuando orientamos hacia allí nuestra atención.

La fabricación y el comercio ilegal de productos y servicios han dejado de ser un fenómeno marginal. Cada uno de nosotros se vincula en su vida diaria con algun
a expresión de la informalidad. Buena parte de la ropa, el entretenimiento, la comida y los medicamentos que consumimos, por mencionar sólo las necesidades básicas, son elaboradas de manera trucha. Ni siquiera puede decirse que haya una punta del ovillo de la cuál tirar, porque la informalidad es a esta altura una red transversal sin centro, que sirve de soporte a nuestras vidas e impide, en muchos casos, la caída al foso de la inexistencia.

Con la apertura de innumerables verdulerías, supermercados chinos, puestos de manteros y “las saladitas” en los territorios de clase media alta, este modo de producción precario que originalmente era exclusivo de las periferias, ha logrado infiltrarse en los barrios céntricos y en las principales vidrieras comerciales. Lo que antes era sinónimo de ghetto y excepción, hoy posiblemente constituya el sistema nervioso de la producción nacional.

Si a todo ello sumamos las estafas millonarias que tanto la corrupción estatal como el sistema financiero habitualmente consienten, más la compulsión a emplear trabajo esclavo demostrada por las firmas trasnacionales, convendría no tomar muy en serio a quienes siguen confiando en una modernización capitalista pulcra y eficaz.

El resultado es la disolución progresiva de las fronteras entre “lo legal” y “lo ilegal”. Cualquier regla que hoy se pretenda operativa, debe reconocer el campo de irregularidades en el que se inscribe y con el que interactúa.

¿Cómo se gobierna en estas condiciones?

Por un lado, las autoridades procuran el mayor “blanqueo” posible de iniciativas informales, ya sea persuadiendo a los emprendedores mediante el alivio de las obligaciones fiscales, o bien ejerciendo su capacidad represiva para liquidar mecanismos ilícitos. Sin embargo, con eso no alcanza. Ni siquiera para empezar a hablar.

En los territorios donde la informalidad se volvió norma, han surgido mecanismos de autorregulación y formas de gobierno que no tienen como fundamento la soberanía estatal, ni se amparan en las instancias jurídicas que rigen la actividad comercial capitalista. Son poderes paralelos que crecen en los intersticios y despliegan una gran eficacia: recaudan impuestos, ejercen la coerción, construyen legitimidad; brindan múltiples servicios comerciales (incluso circuitos para importar y exportar), poseen armas y las utilizan, controlan sus propios medios de comunicación.

Estos poderes que históricamente solían denominarse con el término de “mafias”, hoy conviven y se entrelazan con las instituciones estatales, para desplegar una compleja gobernabilidad cada vez más difícil de fiscalizar. Es tan embretado discernir dónde termina la anomalía y dónde comienza la auténtica gestión republicana, que quizás sea más sensato operar sobre la hibridación institucional resultante. Lo cual nos obliga a pensar unan ueva imagen de la democracia.

Pero todo lo anterior pierde densidad si nos ahorramos la pregunta por el trabajo. El resultado de las elecciones de junio del 2009 y la serie de acontecimientos que se sucedieron a partir de los últimos meses de 2010 (desde el asesinato de Mariano Ferreyra en Barracas, hasta las inspecciones judiciales en los campos de Nidera en San Pedro, pasando por la toma del Parque Indoamericano en Soldati), estropearon la ilusión neo-desarrollista de un horizonte de inclusión con pleno empleo y mostraron dramáticamente la existencia salvaje de otras formas laborales. Sin tener en cuenta a los migrantes que no figuran en los inventarios estadísticos, casi la mitad de la fuerza laboral permanece en negro, luego de varios años de impronta post-neoliberal. La cifra reúne a la inmensa cantidad de trabajadores ocupados en la informalidad y a la masa de precarios que nutren las plantillas fantasmas de las empresas privadas y del propio Estado.

La nueva generación de planes sociales, que incluye la Asignación Universal por Hijo y el Plan de Cooperativas Argentina Trabaja, constituye un reconocimiento velado de la existencia de grandes franjas poblacionales que no serán reabsorbidas por el mercado de trabajo en blanco, aunque poseen un potencial productivo tan formidable como inasible resulta para el vocabulario de la asistencia social.

Para mostrar la complejidad del panorama, vale la pena agregar un matiz: la economía informal ya no es sinónimo de miseria. En ella pululan empresarios millonarios, marcas exitosas y grupos económicos multinaciones, para quienes el “blanqueo” no necesariamente significa un progreso.

Es obvio que el reino de lo trucho no puede ser considerado una alternativa al capitalismo, pues allí se padecen jerarquías, segmentaciones injustas y condiciones de existencia particularmente indignas. En ese sentido deberíamos ser capaces de distinguir, en su interior, las dinámicas de creación y justicia, de aquellas lógicas de muerte que fortalecen el confinamiento y la ghetificación.

Pero lo que nos interesa destacar aquí es hasta que punto el paisaje actual de la cooperación productiva es tan multifacético y posee tantas capas diferentes, que desalienta el diseño de un modelo de desarrollo homogéneo y unívoco. Somos testigos de una nueva composición social. Y en ese mundo sumergido, precario e indescifrable, va asomando una nueva experiencia de lo popular, que tenemos el desafío de interpretar.

--> Leer más...

21 feb. 2012

Marcuse para indignados


"... Sin embargo, las fuerzas productivas, encadenadas en la infraestructura de esas sociedades, contrarrestan esta negatividad en aumento. A no dudarlo, las posibilidades libertarias de la tecnología y la ciencia están contenidas efectivamente dentro del marco de la realidad dada: el planeamiento y la manipulación calculados de la conducta humana, la frívola invención del desperdicio y la chatarra lujosa, la experimentación con los límites de resistencia y destrucción, son signos del dominio de la necesidad en provecho de la explotación, signos que indican, no obstante, progreso en el dominio de la necesidad. Liberada de la servidumbre a la explotación, la imaginación, apoyada por los logros de la ciencia, podría dirigir su poder productivo hacia una reconstrucción radical de la experiencia y del universo de la experiencia. En esta reconstrucción cambiaría el topos histórico de lo estético: encontraría expresión en la transformación del Lebenswelt -la sociedad como una obra de arte. Esta meta "utópica" depende (como dependió cada etapa en el desarrollo de la libertad) de una revolución en el nivel alcanzable de liberación. En otras palabras: la transformación sólo es concebible como el modo por el cual los hombres libres (o, mejor, los hombres entregados a la acción de liberarse a sí mismos) configuran su vida solidariamente, y construyen un medio ambiente en el que la lucha por la existencia pierde sus aspectos repugnantes y agresivos. La Forma de la libertad no es meramente la autodeterminación y la autorrealización, sino más bien la determinación y realización de metas que engrandecen, protegen y unen la vida sobre la tierra. Y esta autonomía encontraría expresión, no sólo en la modalidad de producción y de relaciones de producción, sino también en las relaciones individuales entre los hombres, en su lenguaje y en su silencio, en sus gestos y sus miradas, en su sensibilidad, en su amor y en su odio. Lo bello sería una cualidad esencial de su libertad

Pero los que hoy se rebelan contra la cultura establecida también se rebelan contra lo bello en esta cultura, contra sus formas demasiado sublimadas, segregadas, ordenadas, armoniosas. Sus aspiraciones libertarias aparecen como la negación de la cultura tradicional: como una desublimación metódica. Quizás sus ímpetus más fuertes proceden de grupos sociales que hasta ahora han permanecido fuera de todo el campo de la cultura superior, fuera de su magia 'afirmativa, sublimatoria y justificante: seres humanos que han vivido en la sombra de esta cultura, las víctimas de la estructura del poder que ha sido la base de esta cultura..."

O-O

"...La disyuntiva no está entre la evolución democrática y la acción radical, sino entre la racionalización del status quo y el cambio. En tanto que un sistema social reproduce, mediante el adoctrinamiento y la integración, una mayoría conservadora que se autoperpetúa, la mayoría reproduce al sistema mismo: abierto a los cambios dentro, pero no más allá de su marco institucional. Por tanto, la lucha por cambios que trasciendan el sistema se convierte, debido a su propia dinámica, en antidemocrática en los términos del sistema, y su contraviolencia resulta, desde el comienzo, inherente a esta dinámica. Así, el radical es culpable -ya sea de rendirse al poder del statu quo O de violar la Ley y el Orden del statu quo.

¿Pero quién tiene derecho a nombrarse juez de una sociedad establecida?, ¿quién sino las agencias o agentes legalmente constituidos, y la mayoría del pueblo? Fuera de éstos, sólo podrían ser una élite autodesignada, o líderes que se arrogasen tal capacidad de juicio. En realidad, si el dilema fuera entre la democracia y la dictadura (no importa cuán "benévola"), la respuesta no admitiría duda: la democracia es preferible. Sin embargo, esta democracia no existe, y el gobierno lo ejerce de hecho una red de grupos de presión y "máquinas", intereses investidos representados por las instituciones democráticas y que operan sobre y a través de ellas. Estos intereses no derivan del pueblo soberano. La representación lo es de una voluntad conformada por las minorías gobernantes. Por tanto, si la alternativa es el gobierno por una élite, ello sólo significaría el reemplazo de la presente élite gobernante por otra; y si esta otra fuera la temida élite intelectual puede no ser menos apta ni menos amenazadora que la prevaleciente. Es verdad que, inicialmente, tal gobierno no contaría con el apoyo de la mayoría "heredada" del gobierno anterior; pero una vez rota la cadena de los gobiernos anteriores, la mayoría se encontraría en un estado de flujo y, relevada de la administración del pasado, sería libre para juzgar al nuevo gobierno en términos del nuevo interés común. Sin duda, éste nunca ha sido el curso de una revolución, pero también es verdad que nunca antes ha ocurrido una revolución que tuviera a su disposición los logros actuales del proceso productivo y tecnológico..."

O-O

"...Lingüística política: armadura del orden establecido. Si la oposición radical desarrolla su propio lenguaje, está protestando así espontánea, subconscientemente, contra una de las más efectivas "armas secretas" de la dominación y la difamación. El lenguaje de la Ley y el Orden prevalecientes, validado por los tribunales y la política, no sólo es la voz sino también el hecho de la supresión. Este lenguaje no sólo define y condena al Enemigo; asimismo lo crea; y esta creación no es el Enemigo tal como es realmente, sino más bien como debe de ser para cumplir su función señalada por el orden establecido. El fin, ahora, si justifica los medios: hay acciones que dejan de ser crímenes si sirven para preservar y extender el "Mundo Libre". A la inversa, lo que el Enemigo hace es el mal, todo lo que dice es ... propaganda. Esta difamación lingüística a priori hirió primero al Enemigo en el exterior: la defensa de su propia tierra, su propia cabaña, su propia vida escueta, es un crimen, el crimen máximo que merece el máximo castigo. Desde mucho antes de que las fuerzas especiales, y no tan especiales, sean físicamente adiestradas para matar, quemar e interrogar, sus mentes y cuerpos han sido ya insensibilizados para ver y oír y oler en el Otro no a un ser humano sino a una bestia; una bestia sujeta, sin embargo, a un castigo exhaustivo. El patrón lingüístico se repite constantemente. En Vietnam "la típica violencia criminal comunista" se perpetra contra las "operaciones estratégicas" norteamericanas; los Rojos tienen la impertinencia de "llevar a cabo ataques alevosos" (por lo visto, deberían anunciarlos antes y llevarlos a cabo en descubierto); están "evadiendo una trampa mortal" (por lo visto, deberían haber caído en ella). El Vietminh ataca los cuarteles norteamericanos "a la sombra de la noche" y "mata a muchachos norteamericanos" (por lo visto, los norteamericanos sólo atacan a la clara luz del día, no perturban el sueño del enemigo y no matan a muchachos vietnamitas). La matanza de cientos de miles de comunistas (en Indonesia) es calificada de "notable"; un "porcentaje de asesinatos" semejante sufrido por el otro lado difícilmente hubiera sido honrado con un adjetivo como ése. Para los chinos, la presencia de tropas norteamericanas en el Este de Asia es una amenaza a su "ideología"; en cambio, la presencia de tropas chinas en América Central o del Sur presumiblemente sería una amenaza real y no sólo ideológica para los Estados Unidos

Este universo lingüístico, que incorpora al Enemigo (como Infrahombre) en la rutina del lenguaje diario, sólo puede trascenderse mediante la acción. Porque la violencia es parte integral de la estructura misma de esta sociedad: como la agresividad acumulada que conduce el negocio de la vida en todas las ramas del gran capitalismo empresarial, como la agresión legal en las carreteras, y como la agresión nacional en el extranjero, que parece ir haciéndose más brutal conforme mayormente adopta como víctimas a los condenados de la tierra: a aquellos que todavía no han sido civilizados por la capital del Mundo libre. En la movilización de esta agresividad se activan, para servir a las necesidades económico-políticas del sistema, antiguas fuerzas físicas: el Enemigo está formado por aquellos que son sucios, que están contaminados; son animales más que humanos; son contagiosos (¡la teoría del dominó!) y amenazan al limpio, anestesiado, saludable mundo libre. Deben ser liquidados, expulsados y quemados como el veneno; sus selvas infestadas también deben calcinarse y limpiarse para que sirvan a la libertad y la democracia. El Enemigo tiene ya su "quinta columna" dentro del mundo limpio: los rojillos y los hippies y sus semejantes, con el cabello largo y sus barbas y sus pantalones sucios: aquellos que son promiscuos y se toman libertades que les son negadas a los limpios y ordenados que permanecen limpios y ordenados incluso cuando matan y bombardean y queman. Quizás nunca desde la Edad Media ha hecho erupción la represión acumulada en una escala tan global en forma de agresión organizada contra quienes están fuera del sistema represivo --contra los "extraños", dentro y fuera del sistema...."

O-O

"... La búsqueda de específicos agentes históricos del cambio revolucionario en los países capitalistas avanzados carece en verdad de sentido. Las fuerzas revolucionarias emergen en el proceso mismo de cambio; el paso de lo potencial a lo actual es obra de la práctica política. Y la práctica política, al igual que la teoría crítica, tiene escasas bases para orientarse sobre un concepto de la revolución que corresponde al siglo diecinueve y los principios del veinte, y que todavía es válido en vastas áreas del Tercer Mundo. Este concepto prevé la "toma del poder" en el curso de un levantamiento de masas, guiado por un partido revolucionario que, actuando como la vanguardia de una clase revolucionaria, establezca un nuevo poder central que iniciará los cambios sociales fundamentales. Incluso en países industrializados donde un poderoso partido marxista ha organizado a las masas explotadas, la estrategia ya no está guiada por esta noción, como puede atestiguarlo la política comunista a largo plazo de los "frentes populares". Y aquel concepto tampoco es del todo aplicable a aquellos países en los que la integración de la clase trabajadora es el resultado de procesos estructurales económico-políticos (alta productividad sostenida; amplios mercados; neocolonialismo; democracia administrada) y en los que las propias masas son fuerzas del conservadurismo y la estabilización. Es el poder mismo de esta sociedad el que contiene nuevos modos y dimensiones del cambio social..."

O.O

"...En estas circunstancias, las precondiciones para la liberación y el desarrollo del Tercer Mundo deben surgir en los países capitalistas avanzados. Sólo el debilitamiento interno del superpoder puede detener finalmente el financiamiento y el equipo de la supresión en los países atrasados. Los Frentes de Liberación Nacional amenazan la línea de la vida del capitalismo; son catalizadores, no sólo materiales, sino también ideológicos, del cambio. La revolución cubana y el Vietminh lo han demostrado: puede hacerse; hay una moralidad, una humanidad, una voluntad y una fe capaces de resistir y detener la gigantesca fuerza técnica y económica de la expansión capitalista. Más que el "humanismo socialista" del joven Marx, esta violenta solidaridad en la defensa, este elemental socialismo en la acción, ha dado forma y sustancia al radicalismo de la Nueva Izquierda; asimismo en este aspecto ideológico,la revolución externa se ha convertido en una parte esencial de la oposición dentro de las metrópolis capitalistas. Sin embargo, la fuerza ejemplar, el poder ideológico de la revolución externa, sólo pueden dar frutos si la estructura y cohesión internas del sistema capitalista empiezan a desintegrarse. La cadena de la explotación debe romperse por el eslabón más fuerte.

El gran capitalismo empresarial no es inmune a las crisis económicas. El enorme sector de "defensa militar" en la economía no sólo pone una carga cada vez más pesada en el causante de impuestos, sino que también es responsable del cada vez más estrecho margen de ganancia. La creciente oposición a la guerra de Vietnam señala la necesidad de una conversión a fondo de la economía, arriesgando el peligro de un creciente desempleo, que es un subproducto del progreso técnico en la automatización. La creación "pacífica" de salidas adicionales para la productividad de las metrópolis topara con la intensificada resistencia en el Tercer Mundo y con la fuerza competitiva litigiosa de la órbita soviética. (léase China) La absorción del desempleo y el mantenimiento de una adecuada tasa de ganancia requerirán así el estímulo de la demanda en una escala cada vez mayor, estimulando por tanto el torneo claudicante de la lucha competitiva por la existencia a través de la multiplicación del desperdicio, la obsolescencia planificada, los trabajos y servicios parasitarios y estúpidos. El superior nivel de vida, impulsado por el creciente sector parasitario de la economía, orientará las demandas de salario hacia la irreversibilidad del capital. Pero las tendencias estructurales que determinan el desarrollo del gran capitalismo empresarial no justifican la presuposición de que las agudizadas luchas de clases desembocarán en una revolución socialista a través de la acción política organizada. Sin duda, aun el más avanzado estado de bienestar capitalista continúa siendo una sociedad de clases y por tanto un estado de intereses de clase conflictivos. No obstante, antes de la desintegración del poder del Estado, el aparato y la fuerza supresiva del sistema mantendrían la lucha de clases dentro del marco capitalista. El traslado de la lucha económica a la lucha política radical sería la consecuencia antes que la causa del cambio. El cambio mismo podría ocurrir entonces en un proceso general, inestructurado, desorganizado y difuso de desintegración. Este proceso puede ser precipitado por una crisis del sistema, que activaría la resistencia no sólo contra la represión política sino también contra lá represión mental impuesta por la sociedad. Sus insensatas características, expresión de la cada vez más patente contradicción entre los recursos disponibles para la liberación y su empleo para la perpetuación de la servidumbre, minarán la rutina diaria, el conformismo represivo, y la racionalidad que se requiere para el ininterrumpido funcionamiento de la sociedad

La disolución de la moralidad social puede manifestarse en un colapso de la disciplina laboral, tortuguismo, propagación de la desobediencia a las reglas y reglamentos, huelgas locas, boycots, sabotaje, actos gratuitos de insumisión. La violencia intrínseca del sistema de represión puede hacerse incontrolable o requerir controles cada vez más totalitarios. Aun la administración político-tecnocrática más totalitaria depende, para su funcionamiento, de lo que usualmente se llama la "fibra moral"; una (relativamente) "positiva" actitud de la población subyacente respecto a la utilidad de su trabajo y respecto a la necesidad de las represiones exigidas coactivamente por la organización social del trabajo. Una sociedad depende de la relativamente estable y calculable sensatez del pueblo, una sensatez definida como el funcionamiento regular, y socialmente coordinado, de la mente y el cuerpo -especialmente en el trabajo, en las tiendas y oficinas, pero también durante el ocio y la diversión. Más aún, una sociedad requiere también en grado considerable, la fe en las propias creencias (lo cual forma parte de la sensatez necesaria); fe en el valor operativo de los valores de la sociedad. El operacionalismo es en verdad un complemento indispensable de la indigencia y el temor como fuerzas de cohesión. Ahora bien, la fuerza de esta fibra moral, de los valores operacionales (independientemente de su validez ideal), es la que puede ceder bajo el impacto de fas crecientes contradicciones dentro de la sociedad. El resultado seria una propagación, no sólo del descontento y la enfermedad mental, sino también de la ineficacia, la resistencia al trabajo, la negativa a actuar, la negligencia, la indiferencia: factores de disfunción que lastimarían un aparato altamente centralizado y coordinado, en el que el colapso de uno de los elementos puede afectar fácilmente a considerables secciones del todo. Sin duda, éstos son factores subjetivos, pero pueden adquirir una fuerza material al conjugarse con las presiones objetivas económicas y políticas, a las que estará expuesto el sistema en una escala global. Entonces, y sólo entonces, prevalecerá ese clima político que podría deparar una base de masas a las nuevas formas de organización necesarias para dirigir lucha.

Hemos señalado las tendencias que amenazan la estabilidad de la sociedad imperialista, y subrayado la medida en que los movimientos de liberación en el Tercer Mundo afectan el desarrollo futuro de esta sociedad, la cual se ve afectada, de modo aún más amplio, por la dinámica de la "coexistencia pacífica" con las viejas sociedades socialistas de la órbita soviética. En importantes aspectos, esta coexistencia ha contribuido a la estabilización del capitalismo: el "comunismo mundial" ha sido el Enemigo que hubiera tenido que inventarse de no existir: el Enemigo cuya fuerza justificaba la "economía de defensa militar" y la movilización del pueblo en nombre del interés nacional. Más aún, como Enemigo común de todo el capitalismo, el comunismo fomentó la organización de un interés común que postergaba las diferencias y conflictos intercapitalistas. En fin, lo que es no menos importante, la oposición dentro de los países capitalistas avanzados se ha debilitado seriamente por el desarrollo represivo Stalinista del socialismo, que hizo de éste una alternativa no precisamente atractiva frente al capitalismo...."


Lea Online las 37 pag A4 del libro en formato HTML Aquí
Descargue el libro Aquí

--> Leer más...

20 feb. 2012

La comedia europea

--> Leer más...

Estados Unidos no existe


Karla Lara (*) & Hibriduz
de gira por ningún lugar

Llegar a otro país implica el reto de enfrentarse a otro idioma, a otras costumbres. Además, hasta donde las construcciones de mis ingenuos imaginarios alcanzaban, el norte era como la canción “Ligia Elena” de Rubén Blades: “pelo rubio, ojos azules, dientes azules y… billetera verde”. Claro que suficiente información circula en el mundo para darnos cuenta que ése era el cuento de cuando éramos “chiquitas”, y que como todos los cuentos, tenía historias mágicas, mentiras piadosas, moralejas forzadas, y sobre todo, el propósito “maquiavélico” de quienes orquestan el mundo y su decadente sistema, para que nos ilusionara desde el Tío Mac Pato y su derroche, hasta esos personajes “heroicos”.

Gringos musculosos que pasaban gloriosos entre sudores y una bandera norteamericana estropeada por el fuego, peleando contra soviets primero, y después -cuando creyeron que los enemigos terrícolas se habían ido tras la caída del muro- empezaron a luchar, pero sobre todo a “vencer” en torcidas invasiones de marcianos el mundo que ya ellos habían destruido con su capa de ozono y su plástico en todo y para todo. Cuando tuvieron que comenzar a tocar sus reservas de petróleo, en buena parte para iluminar artificial y obscenamente sus días y sus noches, rápidamente Hollywood produjo otra “muvie” donde se justifica la búsqueda del terror en el Medio Oriente de la tierra -que también ellos han destruido con miles y miles de bombardeos-. Y así seguimos construyendo ídolos que salvan con pelo rubio, ojos azules, dientes azules y… billetera verde.

Igualito que en las películas. Sólo el protagonista es “chele” y claro que siempre “hombre”, o más bien “macho”, bien macho. Pero cuando una viene a este país que queda al norte de América Latina, y una empieza a desmitificar el sueño mágico, logra ver que el resto de sus reales protagonistas del “sueño de la riqueza” tienen el color oscuro de nuestras pieles. Nos damos cuenta que realmente lo que sucede es que los gringos piensan que Estados Unidos es su país, y la gente actúa como si fuese estadounidense, pero la verdad es pura gente del mundo fingiendo ser de un lugar inexistente.

Este país huele a tacos mexicanos, a pupusas salvadoreñas, a baleadas hondureñas, huele a frijoles de Centroamérica. Estados Unidos no es de rayas rojas y estrellas usurpadas sobre fondo azul, sino de todos los colores de los inmigrantes que la hacen. Las calles del comercio, como en Tegucigalpa, son de chinos y de árabes, acá se come el chapsuey que se come en Tegucigalpa, que sólo porque es más barato para comer en familia y en bulto, casi forma parte de la lista de nuestras “comidas típicas”. No es sólo la globalización y que los “Burguerquines” existan y huelan igual en Miami como en Caracas. Es que en Estados Unidos se habla en español, en chino, en árabe, en muchos idiomas y en poco inglés. Para las y los latinoamericanos se comen pupusas o empanadas, se bebe en horchata o en pitahaya, se viste de los colores de muchas gentes, de muchas procedencias del mundo entero. En su majestuosidad, sobrevive la dignidad y la historia de quienes allí emigraron buscando mejor vida.

Lo fuerte, lo realmente fuerte es caminar sus calles y darse cuenta que la muchacha que vendía mango en las calles, y que fue expulsada en aras del ornato de su ciudad natal… que esa muchacha cuando se deshace de lo poco que tiene y se viene al norte, también viene a vender mangos. Y que la que lavaba ajeno en América Latina, viene a que el sistema la prostituya, porque acá en el norte todo el mundo tiene una máquina para esos menesteres. La que soñaba en un mundo mejor y es expulsada por sus ideas, la que soñaba con una vida mejor y es expulsada porque ya no sabe cómo pagar los impuestos de guerra, la que soñaba con un hombre mejor y es expulsada por la violencia de su misma pareja, la que soñaba una educación mejor para sus hijos y es expulsada porque ya no hay educación pública, la que soñaba con que su madre tuviese una vejez digna y es expulsada porque el seguro social le niega asistencia y la jubilación no existe, todas esas mujeres y hombres que se vienen huyendo por muchas situaciones, vienen al país que siempre ha dicho: “acá se resuelve”, y ese país no existe. Sólo hay gentes de todas partes del mundo que lo han forjado, que lo han levantado, que lo pintan todos los días con sus colores, que lo hacen oler a miles de aromas… porque cada quien se trae sus propios olores, sus propios sabores, sus propios dolores, y los pone en una cesta grande donde los gringos piensan y actúan como si Estados Unidos fuese de ellos y la gente sobrevive y sigue trabajando como si Estados Unidos fuese un lugar que existiera.

Es cierto. Estados Unidos no existe. Pero sus poderes, su maquinaria de guerra, su industria de la muerte, sus invasiones, sus agencias de inteligencia, sus fábricas de consumismo, su cuarta flota, sus radares, sus empresas, sus asesores en golpes de estados… que los hay… los hay.


(*) Cantora Hondureña

de Créeme - el blog de Vicente Feliú

--> Leer más...

Archivo por temas

A Proxi Mada Mente (61) Afganistán (1) África (1) Agrotóxicos y transgénicos (45) Antropologia (11) Apuntes (46) Arte contemporáneo (4) Aviones de Guerra (7) Black Power (1) Bolivia (5) Brasil (1) Campesinos (14) Canadá (1) Cerdos y pescados (20) Chile (18) China (1) Ciencia (20) CINE (36) Collage (18) Colombia (13) Crítica Social (53) Cuba (21) Cultura Blog (6) Debates (40) Declaraciones y comunicados (51) Deportivas (4) Derechos Humanos (90) Económicas (39) Ecuador (2) Escuchar este blog (1) Europa (24) Euskal Herria (3) Filosofía (22) Fotos Periodísticas (14) Fu Turismo (45) Grecia (1) Guattari (2) Haití (4) Historia Política (119) Historietas y Cómics (5) Honduras (1) Humor (12) Imperialismo y Guerra Permanente (203) Indignados (16) Internet (27) Investigaciones Periodisticas (17) Iran (10) Israel (7) Japón radioactivo (4) Juegos de Pc (1) Karl Korsch (1) Kurdistan (1) Latinoamérica (58) Líbano (2) Libia (39) Libros (24) Literatura (16) Literatura Fantastica (3) Mates en la paz (3) México (6) Mirá lo que te digo (35) Mitos y fabulas (5) Mujeres (5) Música como bandera (63) Nicaragua (10) Noticias de Ayer (25) Pachamama (8) Paleontólogia-Genética-Evolución (5) Palestina (12) Paraguay (2) Peronismo (47) Perros (4) Perú (4) Pierre Lévy (1) Poesia (30) Politica (149) Presentaciones (2) Pueblos Originarios (29) Radio (18) Revista (9) Sindicales (18) Siria (34) Soledad Rosas (1) Solidaridad (7) Teoría Política (95) Terrorismo estatal a cielo abierto (58) Tv (16) Venezuela (65) Videos de Internet (6) Viejas costumbres (55) Vietnam (4) Yanquilandia (36) Zapata Vive (3)

La guerra psicologica permanente

Las características de la guerra actual, por el control de los mercados y de los recursos naturales no renovables del planeta que implica en todos los casos, el reordenamiento económico, político, social y cultural de grandes regiones del mundo mediante la absoluta supremacía tecnológica, es definida como "guerra de cuarta generación". Sin embargo y a pesar de los eufemismos, la guerra aún consiste en imponer la voluntad propia al adversario, por cualquier medio. El secreto fundamental de la guerra es el secreto, dice el clásico manual militar de operaciones, ¿entonces como operar en un universo en el que todos estamos siendo observados? En escenario en el que las corporaciones están en guerra contra cualquier forma de disidencia que no pueda ser usada en su beneficio, por vía directa o indirecta. En el que el control de los aparatos militares, de gobierno, de legislación y de justicia, responden directamente al control de estas corporaciones . Y en el que cualquiera por banalidad o indiscreción, es capaz de grabar o tomar imágenes o vídeo, de cualquier persona o acontecimiento. Mientras que tres o cuatro compañías controlan todo el tráfico informativo, nuestras preferencias y nuestras conductas son tipificadas y analizadas. Somos espiados todo el tiempo. En un mundo virtual en donde renunciamos a nuestra privacidad casi voluntariamente, alentados por las practicas socialmente instituidas. Por tanto la resistencia necesariamente debe ser global. La guerra actual es sobretodo tecnológica, de control, propaganda y desinformación masiva, es una Guerra Irregular, Asimétrica. Ésta es operada sobre nuestra voluntad mediante la propaganda sistemática y masiva, y repite como siempre lo ha hecho la propaganda de guerra, "tu eres débil", "tu no tienes posibilidades de ganar, ni siquiera tu propia salvación", "tú solo puedes claudicar antes o después", RÍNDETE .

"...En ésta clase de guerra, (<< psicológica permanente, irregular, asimétrica, de cuarta generación >>), no puedes -no debes- medir el éxito del esfuerzo a través del número de puentes destruidos, edificios tumbados, vehículos quemados, o bajo cualquier otro estándar que ha sido utilizado en la guerra regular tradicional. La tarea es destruir la eficacia y la efectividad de los esfuerzos del adversario y su capacidad de utilizar a la población para sus propios fines..."

Curtis E. Lemay

General Estadounidense

El problema del capitalismo serio es similar al de las hadas y los duendes, es decir: nadie ha conseguido pruebas de su existencia salvo en la mitología.