"...Hoy en día el escritor que quiera combatir la mentira y la ignorancia y quiere decir la verdad debe luchar al menos con cinco dificultades. Precisa coraje para decir la verdad que en todas partes está sofocada. Inteligencia para reconocerla dado que en todas partes está escondida. El arte de tornarla manejable como un arma. Suficiente criterio para elegir a aquellos en cuyas manos será eficaz. Y finalmente suficiente astucia para difundirla entre ellos..." Bertolt Brech

Buscar en este blog

Si usted tiene problemas para visualizar esta pagina, elimine los cookies en su navegador web ( Internet Explorer, Mozilla, Crome, etc ) y vuelva a cargar esta dirección en la barra de direcciones

Últimas Notas

31 ene. 2012

Insectos de la familia de las cucarachas


Terminator está a la vuelta de la esquina


"... está a nuestras espaldas el verdadero Gran Hermano, ése del cual se ocupan los congresos sobre la privacidad y que está formado por varios grupos de poder que nos controlan cuando entramos en un sitio de internet, cuando pagamos con la tarjeta de crédito en un hotel, cuando compramos algo por correo, cuando nos diagnostican una enfermedad en el hospital, e inclusive, cuando circulamos por un supermercado monitoreado por una cámara de circuito cerrado..."

Humberto Eco, en La Jornada,
suplemento semanal, México, 12 de Mayo de 2002


Las cucarachas son las únicas criaturas que pueden vivir hasta una semana sin cabeza, hasta que por fin se mueren, pero de hambre; o ellas mismas se transforman en comida.

La
ultima acción publica de un pequeño grupo argentino de señoritos de clase media alta, (admiradores del candidato republicano por Texas a la presidencia de USA, usted saque sus conclusiones) que se han dado en llamar PLL (PELELE) Partido (Party 2); Liberal "Libertario", ha sido tema de debate en el show oficialista de horario central, en el canal administrado por el gobierno del estado Argentino.

Está claro que este grupo no es el único "microemprendimiento" destinado a aprovechar el interés juvenil por la acción política, en pos de acciones antigubernamentales.
Existen también otros espacios, "frentes", grupos de magia, sectas, etc, cada uno destinado a nuclear a individuos de diferentes sectores sociales y de diferente condición económica, formación intelectual y capacidad de acción; en círculos aislados entre sí.

Son la contraparte del neoperonismo, socialchouvista juvenil burocrático, choripanero, en franca decadencia.

Nada es lo que parece en el siglo XXI,
y a muchos ortodoxos les cuesta aceptar que los bisnietos de los fundadores de la liga patriótica; grupo de ultra derecha oligárquica de los años veintes del siglo XX, se denominen a si mismos "libertarios".

Sobretodo porque estos grupos de individuos, financiados por la NED y la USAID, que son la versión local de OTPOR, JAVU o los anarco pinochetistas chilenos, muchas veces no reparan en utilizar un discurso antisistema.
Camaleones en terreno enemigo.

En todos los casos sus análisis superficiales, que dan por "natural" un orden económico-social establecido históricamente, cuestionando puntuales y determinados actos de gobierno, apelando a simples situaciones coyunturales, los delatan.

Los argumentos y las ideas van y vienen en esos núcleos, mitos y fabulas religiosas se mezclan con literatura seudocientifica y clásicos del pensamiento esotérico, filosofía y mitología Hindú, hasta Hitler, Sartre o Nostradamus, siempre muy a la usanza posmoderma.

En realidad de lo único que se trata, es de manipular las voluntades, para generar situaciones de crisis de poder. Es la reacción en acción, la contrarrevolución, la plutocracia mundial transfigurada en activismo social "democrático liberal" con lenguaje Libertario, quizás antisistema, pero nunca anticapitalista.

Es solo otro elemento de la guerra irregular, es el mas moderno de los recursos de las oficinas de asuntos exteriores del pentágono y el comando sur, destinados a construir coyunturas que den paso a revoluciones de color, a golpes de mano, "embargos" e incluso intervenciones de "baja intensidad".

Esto es posible en concreto, porque de muchas maneras el liberalismo y el socialismo libertario aparecen en sus postulados "propagandísticos" digamos, al sujeto sin formación ideológica mas o menos avanzada, en la forma de programas y reivindicaciones, sin argumentos ideológicos claros.

Sucede en el terreno ideológico, que aún cuando se diferencian de manera absoluta en términos sustanciales, ambas son concepciones idealistas, anteriores al marxismo y aún mas, al comunismo soviético. El comunismo entendido como lo entendió Lenín, no es una doctrina liberal.

El socialismo libertario, es el padre ideológico del socialismo democrático latinoamericano moderno, el socialismo del siglo XXI; mientras que el liberalismo, es el origen de las socialdemocracias, las democracias cristianas y los fascismos, y por supuesto el Neo liberalismo, con el señor Keynnes incluido, que en su tumba descansara para siempre.

Aún así y dejando de lado estos pliegues ideológicos y sus correlaciones históricas, es necesario llamar la atención a muchos incautos respecto al sentido real de estas manifestaciones.


"... En esencia, OTPOR es sólo un instrumento, un método, no un movimiento en sí mismo, y está conformado por un pequeño núcleo hermético de personas de ideología fascista, o muy afines, ligadas y dependientes de las políticas imperialistas de los EE.UU. y sus socios, y que se infiltran en los escenarios políticos de países soberanos a través de organizaciones estudiantiles y centros de estudios superiores..

... Su mecanismo de infiltración es el empleo de psicología del comportamiento social y por su puesto la defensa de los intereses de las clases dominantes; esto les permite que logren aglutinar e instrumentar el inconformismo de sectores opositores, y dirigir a una masa cuya mayoría de miembros desconocen la verdadera naturaleza de la organización, de hecho se comporta como una organización de anillos concéntricos en donde los que se encuentran más alejados del núcleo fascista, creen equivocadamente que están haciendo una transformación revolucionaria y no al servicio de fuerzas reaccionarias y retardatarias contrapuestas a sus propios intereses..."
Para dar paso a continuación a lo importante, solo me detendré por fin en las respuestas del Status Quo neo peronista, socialchovinista, Bonapartista, que espera cerrar filas como siempre, recurriendo al sentido común establecido por la clase social dominante, justificando el manejo por parte de cualquier oscuro funcionario del Estado elegido por dedocracia; de la información privada de millones de personas. Como si el manejo estatal fuese garantía de algo.

Se defiende la política oficial con argumentos reaccionarios. Se argumenta que como todos vivimos en un mundo totalmente controlado, no es ilógico, ni tampoco inconveniente, que el gobierno del Estado sepa que servicio de transporte, a que hora, que día, de que mes, de que año, utiliza un ciudadano.

De eso a dar por natural y justificar un chip individual incorporado a los sujetos desde el nacimiento, solo es cuestión de tiempo y de "sentido común", impuesto por la propaganda ideológica masiva y el orden mundial criminal que moldea las capacidades de interpretar las circunstancias históricas, de la mayoría de los repetidores de propaganda política burguesa para consumo masivo.

¿Usted también se pregunta porque la derecha se disfraza de libertaria?, porque el gobierno peronista no ha dejado de girar hacia posiciones conservadoras y reaccionarias en el terreno ideológico.

Reinventar a Keynnes es aún mas idealista e impracticable que el liberalismo libertario. En Venezuela le llaman, capitalismo popular ... casi, casi, lo mismo en terminos ideologicos.
Esas cosas solo se le pueden ocrurrir a los antropologos de la guerra permanente y la extinción planificada.
Pero a diferencia de lo que ocurre en muchos países de latinoamérica, en Argentina el próximo ciclo de acumulación capitalista no requiere de
nuevos gerentes. Los actuales han sido profundamente eficientes. Por eso la vieja oligarquía agroganadera fascista ultracatólica, esta sola en sus esfuerzos golpistas.


Está es la respuesta Estadounidense para los que suponen
que ya no se puede estar mas vigilado.

(a ustedes señores burócratas oficiales, les falta imaginación)

En muy pocos años, la inteligencia artificial; los nuevos policías privados del mundo financiero genocida global, dispondrá de todos esos datos. Un gobierno verdaderamente democrático y popular, debería, como mínimo, legislar el manejo de esa información, al igual que la que obtienen las compañías de telefonía privada, (todas de capitales y administración transnacional), los bancos, las empresas de peajes en rutas, las empresas de transporte privado, las compañías aseguradoras, de servicios digitales, etc, y muchos mas etc.

(Para terminar una pregunta entre paréntesis.)

Ya que nacionalizamos Aerolíneas, ¿porque no nacionalizamos los peajes y
Repsiol-YPF?

_______________________

Robots asesinos, el reto de la inteligencia artificial del Pentágono

de RT | Russia Today | Tecnología
31 Enero de 2012


Faltan 35 años para que los aviones no tripulados desarrollados actualmente por EE. UU. funcionen sin control humano alguno y se conviertan en verdaderos 'robots asesinos'. Medio Oriente sufrirá primeramente sus consecuencias.

La principal arma de la CIA y las Fuerzas Armadas de EE. UU. para combatir a los grupos extremistas de la conflictiva región son los drones no tripulados. Hace una década, el número de estos aparatos no rebasaba unas cuantas unidades, pero ahora existen más de 7.500 y su producción se acelera cada día más. El 26 de enero pasado, el Pentágono anunció que comprará 100.000 piezas más. La razón: son más baratos tanto en su construcción como en su operación que los aviones tripulados.

Pero para los militares estadounidenses el potencial de estos aparatos no ha sido totalmente aprovechado. El plan antiterrorista de EE. UU. tiene como objetivo conseguir que para el año 2047 los drones no tripulados puedan operar sin ninguna supervisión humana, ni siquiera desde centros de control remotos como se hace ahora. Estos artefactos podrían funcionar independientemente gracias a un nuevo software y a sofisticadas computadoras.

“Los avances en inteligencia artificial harán posible que estos sistemas tomen decisiones de combate y actúen sin necesitar la intervención humana”, sostiene el documento titulado Unmanned Aircraft Systems Flight Plan 2009-2047. Según este texto, actuarán conforme a lo programado, mientras que los humanos podrán vetar sus decisiones y reprogramarlos, eso si logran hacerlo suficientemente rápido.

"El mayor atractivo de los sistemas no tripulados es no mandar a nuestros hijos e hijas al peligro”, comenta por su parte Peter W. Singer, experto en Medio Oriente de la Institución Brookings (EE. UU.) en un artículo publicado en The New York Times. Sin embargo, advierte: “Cuando los políticos puedan evitar las consecuencias de una carta de condolencias y el impacto que las bajas militares tienen sobre los electores y medios de comunicación, ya no considerarán las cuestiones de guerra y paz, anteriormente de peso, de la misma manera”.

A Noel Sharkey, informático británico y experto en robots, le interesa otro aspecto del problema. “Las acciones letales deben tener una cadena clara de responsabilidades. Con las armas robóticas es muy difícil. Un robot no puede ser considerado responsable. Entonces, ¿quién será? ¿El comandante que lo usó? ¿El político que lo autorizó? ¿El proceso de adquisición militar? ¿El fabricante?”, acentúa.

Hoy en día, los drones manejados desde centros de control remotos son una parte esencial de las operaciones de EE. UU. en Asia. Ejercen vigilancia en los territorios de Afganistán, Yemen, Pakistán e incluso Irán. Se informa que tuvieron un papel clave en el operativo que acabó con el terrorista número uno del mundo, Osama bin Laden, igual que en otras operaciones contra los miembros de Al Qaeda.

Sin embargo, según la organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch, las víctimas de sus ataques son principalmente los civiles. Solo en Pakistán, durante los últimos ocho años los ‘fallos’ por parte de aviones estadounidenses no tripulados dejaron un saldo de entre 2.292 y 2.864 víctimas mortales entre la población civil, entre ellas había al menos 168 niños, según calcula la Oficina de Periodismo de Investigación (Londres).-

--> Leer más...

Estrenan ley anti-Terrorista contra asambleístas de Catamarca

Apenas un mes después de aprobada la ley terrorista, diseñada a la medida de las necesidades de las mineras que aportan apenas el 1% "declarado" de las ganancias, por sus explotaciones con cianuro en regiones profundamente áridas del país, y utilizan miles de millones de litros de agua de manantiales vírgenes semanalmente, los jueces a sueldo de las transnacionales; la mayoría de ellos herederos del orden político, social, económico y jurídico de la dictadura y el menemismo, utilizan las reformas inconstitucionales del código penal para perseguir a vecinos y luchadores sociales que se oponen a la destrucción irreversible del medio ambiente nativo, a la contaminación y el envenenamiento de los cursos de agua, y el saqueo de los recursos de la nación.
Sin duda otra PATRIADA Nacional y popular

El capitalismo provoca la crisis, y el endeudamiento que luego los estados pagan regalando el futuro de los ciudadanos y las riquezas naturales. Siempre a cuenta de un progreso que condena a millones, a la semi esclavitud y la servidumbre.
La posmodernidad consiste fundamentalmente en hacerle creer a las mayorías que no es necesario ni importante pensar en el futuro. Es una predica permanente y constante que afirma que nada cambiará nunca. De manera planificada y sistemática se intenta condicionar a los individuos para que acepten voluntariamente negarse y negar la realidad de un sistema, que destruye el planeta y la civilización humana.
de Comunicación Ambiental.com.ar
http://3.bp.blogspot.com/-p38Srkuo6VA/TyTkwfxH6cI/AAAAAAAAA1s/fn41XpUpC-k/s400/cerroristas.jpg

BREVE. La información es reciente y llama al alerta. "¡La Argentina estrenó Ley AntiTerrorista! El fiscal provincial subrogante provincial de Catamarca Julio Landivar acaba de liberar a los 9 ambientalistas detenidos, no sin antes imputarlos por actos de terrorismo y poner en riesgo la seguridad pública", publicaron en la página "El Aconquija no se toca".
ComAmbiental confirmó esta noticia
en diálogo telefónico con Selene Herrera, una de las abogadas de los asambleístas, quien informó que los manifestantes se encuentran imputados.

También, como habíamos adelantado, el fiscal federal Gustavo Gómez publicó por las redes sociales: "El fiscal de Santa Maria aplica el artículo 213 bis [del Código Penal] que de acuerdo a la nueva ley antiterrorista es de competencia federal. Eso es prevaricato" (es decir, una resolución arbitraria de un autoridad judicial). Además: "La policía de Catamarca les hizo firmar un acta a los liberados obliga a no hablar con la prensa bajo pena de revocarles la libertad". Según Gómez, no existe orden de la Justicia Federal de Catamarca para actuar en el corte selectivo. Por ello Landivar recurriría a la Ley Anti-Terrorista. En la jornada de viernes, habían quedado demorados nueve personas hasta últimas horas.

De confirmarse todos estos datos, se trata de una situación muy preocupante la que se vive en la provincia de Catamarca. La Ley Anti-Terrorista fue sancionada por el Congreso de la Nación a fines del año pasado, ni bien asumió el nuevo mandato la Presidente Cristina Fernández de Kirchner. La legislación recibió un amplio rechazo y repudio de organizaciones sociales, incluidas ambientalistas, también de aquellas vinculadas al kirchnerismo, como Abuelas de Plaza de Mayo y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS). Desde hace tiempo dirigentes pro-mineros acuñaron el término "eco-terrorista", mientras que ayer mismo el gobernador de San Juan, José Luis Gioja, comparó a los asambleístas con los nazis.

El orden jurídico

El Código Penal de la Nación establece en su Capítulo V "Otros atentados contra el orden público": "ARTICULO 213 bis. - Será reprimido con reclusión o prisión de tres a ocho años el que organizare o tomare parte en agrupaciones permanentes o transitorias que, sin estar comprendidas en el artículo 210 de este código, tuvieren por objeto principal o accesorios imponer sus ideas o combatir las ajenas por la fuerza o el temor, por el solo hecho de ser miembro de la asociación".

Por su parte, la reciente Ley Antiterrorista 25.886 establece en su artículo séptimo una modificatoria al artículo 33 del Código Procesal Penal de la Nación. El mismo establece cuál es la competencia federal y debe aplicarse a hechos que sucedan en una ruta nacional como la 40. Allí se incorpora justamente el artículo 213 bis del Código Penal, que reprime las agrupaciones terroristas.

--> Leer más...

29 ene. 2012

Las reglas del juego


La única regla es que a las reglas
siempre las hacen los mismos
graffiti anónimo


ACTA y la plutocracia mundial en acción
Muchas personas suponen que las protestas contra las leyes totalitarias estadounidenses que pretenden censurar contenidos a nivel mundial son preocupaciones propias de individuos hiperconectados, neo hippies y antisociales de toda especie, una simple cuestión secundaria, u otro dato de "la realidad" dentro de una crónica televisiva, irrelevante es sus alienadas vidas.
Esas personas se equivocan; el mundo está girando hacia una dictadura policíaca global. El 1% contraataca.


¿De que sirve entonces elegir gobiernos?, ¿Que sentido tiene reclamar libertad y justicia, en cualquier tribunal de cualquier país excepto Estados Unidos, país que ha legalizado el asesinato y el terror desde la propia fundación de su estado central, y que pretende dar ejemplo de pluralismo democrático ejecutando ciudadanos con penas de muertes extrajudiciales y asesinatos selectivos?

No estoy en condiciones de responder estas preguntas ¿y usted?

Todo esto me servirá también para recordarle que fueron los propios socios sionistas del totalitarismo plutocrático, los primeros en legalizar la tortura en Israel, del mismo modo en que Hitler lo hizo, en nombre de la libertad y "la seguridad" .

Hitler y su régimen fueron un invento de la oligarquía Estadounidense. Oligarquía criminal que esperaba ver caer la Unión Soviética, para luego arrojarle "la bomba" a los nazis en la Rusia ocupada, y acabar dos pájaros de un tiro. (y esto no es ningún secreto).

Cerca de veintisiete millones de soviéticos murieron luchando contra el fascismo, financiado por IBM, Siemens, General Electric, Ford, y muchos, muchos mas.

No está demás recordar que el psicópata genocida alemán vivió hasta los ochenta años en la patagonia Argentina, bien protegido igual que sus secuaces.
Y este no es simplemente un hecho biográfico "poco conocido", sino que más bien explica un sinfín de correlaciones históricas entre la Europa de preguerra, y la latinoamérica de post guerra.

El terror fascista nunca acabó. Hitler fue solo otro genocida dentro de una larga, muy larga lista, al servicio del capital financiero transnacional. La domesticación y la ceguera han sido, son y serán la condición fundamental para la dominación, la explotación y el saqueo. El exterminio y las masacres, las pandemias y los golpes de estado su expresión mas clara.

De varias maneras, y de forma similar a lo que sucedía en los años veintes del siglo pasado, el mundo está siendo conducido a una catástrofe de proporciones mundiales. Solo que está vez el enemigo opera maquinas y recursos que hacen casi imposible la defensa de los individuos de los países dependientes, aislados y manipulados permanentemente.

La guerra permanente, no tiene limites ni fronteras. Cualquier gobierno, o tribunal que se atreva a cuestionar el poder de los gerentes del nuevo orden mundial totalitario está en peligro, se llame Garzón, Chavez o Juan Annonimus.

Lo único que salvara el planeta, la especie y las culturas humanas, será la acción consiente de las mayorías del mundo.
Organizar la resistencia y la rebeldía es cuestión de preservación y necesidad.

Nuevas condiciones de servicio de Google
Estas Condiciones de servicio de Google entrarán en vigor el 1 de marzo de 2012 y sustituirán a las Condiciones de servicio de Google existentes. La nueva Política de privacidad y las nuevas Condiciones de servicio de entrarán en vigor el 1 de marzo de 2012. Si decides seguir usando Google una vez que se haya producido el cambio, lo estarás haciendo con arreglo a la nueva Política de privacidad y a las nuevas Condiciones de servicio.

Condiciones de servicio de Google
No debes usar nuestros Servicios de forma inadecuada

Podemos suspender o cancelar nuestros Servicios si no cumples con nuestras políticas o condiciones o si consideramos que tu conducta puede ser malintencionada.

Nuestros servicios muestran contenido que no pertenece a Google. Este contenido es responsabilidad exclusiva de la entidad que lo haya puesto a disposición. Podemos revisar el contenido para determinar si es ilegal (<>) o infringe nuestras políticas, y eliminarlo o negarnos a publicarlo si tenemos razones suficientes para considerar que infringe nuestras políticas o la ley. Sin embargo, esta posibilidad no implica necesariamente que revisemos el contenido, por lo que no debes dar por sentado que vayamos a hacerlo. (¿?)

Respondemos a las notificaciones de presuntas infracciones de los derechos de autor y cancelamos las cuentas de los usuarios que cometen infracciones reiteradas de acuerdo con el proceso establecido en la ley estadounidense de protección de los derechos de autor (Digital Millenium Copyright Act, DMCA).

Google puede dejar de proporcionarte los Servicios o añadir o crear nuevas limitaciones en cualquier momento.

Si no cumples estas condiciones y Google no toma ninguna medida al respecto de forma inmediata, no se entenderá que Google renuncia a los derechos de los que pueda disponer (como, por ejemplo, llevar a cabo acciones en el futuro).

Las leyes del estado de California (Estados Unidos) se aplicarán a cualquier litigio que se derive de estas condiciones

Tanto Google como tú aceptáis someteros a la jurisdicción exclusiva de los tribunales federales o estatales del condado de Santa Clara (California, Estados Unidos) para solucionar las reclamaciones derivadas de estas condiciones o de los Servicios o relacionadas con los mismos.

--> Leer más...

Foro Social Mundial. Declaración de la Asamblea de Movimientos Sociales


Declaración de la Asamblea de Movimientos Sociales

Porto Alegre, 28 de enero de 2012

Nosotros, pueblos de todos los continentes, reunidos en la Asamblea de movimientos sociales durante el Foro Social temático Crisis capitalista, Justicia social y ambiental, luchamos contra las causas de una crisis sistémica que se expresa en una crisis económica, financiera, política, alimentaria y ambiental, colocando en riesgo la propia sobrevivencia de la humanidad. La descolonización de los pueblos oprimidos y el enfrentamiento al imperialismo es el principal desafío de los movimientos sociales de todo el mundo.

En este espacio nos reunimos desde nuestra diversidad, para construir juntos agendas y acciones comunes contra el capitalismo, el patriarcado, el racismo y todo tipo de discriminación y explotación. Por eso, reafirmamos nuestros ejes comunes de lucha, adoptados en nuestra Asamblea en Dakar, en 2011.

Lucha contra las transnacionales

Lucha por la justicia climática y por la soberanía alimentaria

Lucha por la eliminación de la violencia a la mujer


Lucha por la paz, contra la guerra, el colonialismo, las ocupaciones y la militarización de nuestros territorios.

Los pueblos de todo el mundo sufren hoy los efectos del agravamiento de una profunda crisis del capitalismo, en la cual sus agentes (bancos, transnacionales, conglomerados mediáticos, instituciones internacionales y gobiernos a su servicio) buscan potenciar sus beneficios a costa de una política intervencionista y neocolonialista. Guerras, ocupaciones militares, tratados neoliberales de libre comercio y “medidas de austeridad” expresadas en paquetes económicos que privatizan bienes, rebajan salarios, reducen derechos, multiplican el desempleo y explotan recursos naturales. Estas políticas afectan con intensidad a los países más ricos del Norte, aumentan las migraciones, los desplazamientos forzados, los desalojos, el endeudamiento, y las desigualdades sociales.

La lógica excluyente de este modelo sirve solamente para enriquecer a una pequeña élite, tanto en los países del Norte como en los del Sur, en detrimento de la gran mayoría de la població
n. La defensa de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, la justicia económica, ambiental y de género, son la llave para el enfrentamiento y la superación de la crisis, fortaleciendo el protagonismo de un Estado libre de las corporaciones y al servicio de los pueblos.

El calentamiento global es el resultado del sistema capitalista de producción distribución y consumo. Las transnacionales, las instituciones financieras, los gobiernos y organismos internacionales a su servicio, no quieren reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Ahora intentan imponernos la “economía verde” como solución para la crisis ambiental y alimentaria, lo que además de agravar el problema, resulta en la mercantilización, privatización y financiarización de la vida. Rechazamos todas las falsas soluciones para esas crisis, como los agro-combustibles transgénicos, la geo-ingeniería y los mercados de carbono, que son nuevos disfraces del sistema.

La realización de Río+20, en el mes de junio en Río de Janeiro, pasados 20 años de la Eco ’92, refuerza la centralidad de la lucha por justicia ambiental en oposición al modelo de desarrollo capitalista. El intento de “enverdecimiento” del capitalismo, acompañado por la imposición de nuevos instrumentos de la “economía verde”, es una alerta para que los movimientos sociales reforcemos la resistencia y asumamos el protagonismo en la construcción de verdaderas alternativas a la crisis.

Denunciamos la violencia contra la mujer ejercida regularmente como herramienta de control de sus vidas y sus cuerpos. Además, el aumento de la explotación de su trabajo para atenuar los impactos de la crisis y mantener el margen de ganancia co
nstante de las empresas. Luchamos contra el tráfico de mujeres y de niños, las relaciones forzadas y el prejuicio racial. Defendemos la diversidad sexual, el derecho a la autodeterminación de género y luchamos contra la homofobia y la violencia sexista.

Las potencias imperialistas utilizan bases militares extranjeras para fomentar conflictos, controlar y saquear los recursos naturales y promover dictaduras en varios países. Denunciamos el falso discurso en defensa de los derechos humanos, que muchas veces justifica las ocupaciones militares. Nos manifestamos contra la permanente violación de los derechos humanos y democráticos en Honduras, especialmente en el Bajo Aguán, el asesinato de sindicalistas y luchadores sociales en Colombia y el criminal bloqueo a Cuba que completa 50 años. Luchamos por la liberación de los 5 cubanos presos ilegalmente en los Estados Unidos, la ocupación ilegal de las Islas Malvinas por Inglaterra, las torturas y las ocupaciones militares promovidas por los Estados Unidos y la OTAN en Libia y Afganistán. Denunciamos el proceso de neo-colonización y militarización que vive el continente africano y la presencia de la Africom. Nuestra lucha es también por la eliminación de todas las armas nucleares y contra la OTAN.

Expresamos nuestra solidaridad con las luchas de los pueblos del mundo contra la lógica depredadora y neocolonial de las industrias extractivas y mineras transnacionales, en particular, con la lucha del pueblo de Famatina en Argentina, y denunciamos la criminalización de los movimientos sociales.

El capitalismo destruyó la vida de las personas. Por eso, cada día nacen múltiples luchas por justicia social para eliminar los efectos dejados por el colonialismo y para que todos y todas tengamos una calidad de vida digna. Cada una de estas luchas implica una batalla de ideas que hace imprescindible acciones por la democratización de los medios de comunicación, controlados hoy por grandes conglomerados, y contra el control privado de la propiedad intelectual. Al mismo tiempo exige el desarrollo de una comunicación independiente que acompañe estratégicamente nuestros procesos.

Comprometidos con nuestras luchas históricas, defendemos el trabajo decente y la reforma agraria como único camino para impulsar la economía familiar, campesina e indígena, y un paso central para alcanzar la soberanía alimentaria y la justicia ambiental. Reafirmamos nuestro compromiso con la lucha por la reforma urbana como instrumento fundamental en la construcción de ciudades justas y con espacios participativos y democráticos. Defendemos la construcción de otra integración, fundamentada en la lógica de la solidaridad, y el fortalecimiento de procesos como la UNASUR y la ALBA.

La lucha por el fortalecimiento de la educación, ciencia y tecnologías públicas al servicio de los pueblos, así como la defensa de los saberes tradicionales, se vuelven urgentes una vez que persiste su mercantilización y privatización. Manifestamos nuestra solidaridad y apoyo a los estudiantes chilenos, colombianos portorriqueños y de todo el mundo, que continúan en marcha en la defensa de estos bienes comunes.

Afirmamos que los pueblos no deben continuar pagando por esta crisis y que no hay salida dentro del sistema capitalista!

Se encuentran en la agenda grandes desafíos que exigen que articulemos nuestras luchas y que movilicemos masivamente.

Inspirados en la historia de nuestras luchas y en la fuerza renovadora de movimientos como la Primavera Árabe, Ocuppy Wall Street, los indignados y la lucha de los estudiantes chilenos, la Asamblea de los Movimientos Sociales convoca a las fuerzas y actores populares de todos los países a desarrollar acciones de movilización coordinadas a nivel mundial. Debemos contribuir a la emancipación y auto-determinación de nuestros pueblos, reforzando la lucha contra el capitalismo.

Convocamos a todas y todos a fortalecer el Encuentro internacional de derechos humanos en Solidaridad con Honduras y a construir el Foro social Palestina Libre, reforzando el Movimiento global de boicot, desinversiones y sanciones contra el Estado de Israel y su política de apartheid contra el pueblo palestino.

Tomemos las calles a partir del día 5 de junio en una gran jornada de movilización global contra el capitalismo. Convocamos a impulsar la Cumbre de los Pueblos por justicia social y ambiental, contra la mercantilización de la vida y en defensa de los bienes comunes, frente a la Rio+20.

¡Si el presente es de lucha el futuro es nuestro!
Asamblea de los Movimientos Sociales

Servicio de comunicación Intercultural SERVINDI


Stedile: "Rio +20 será un teatrito porque los capitalistas no respetan a los gobiernos".

El coordinador del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), João Pedro Stedile, afirmó el último 25 de enero de 2012 que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sustentable, Río +20, que se celebrará en junio de este año en Río de Janeiro, puede incluso ser representativa y reunir jefes de Estado, pero será apenas "un teatrito", sin efectos sobre el actual modelo de desarrollo capitalista.

Stédile participa en las actividades del Foro Social Temático (STF), reunión de movimientos sociales del foro social mundial, una reunión previa a la Cumbre de los Pueblos, un encuentro de movimientos sociales que tendrá lugar en paralelo a la de Río +20.

El problema, dice el líder del MST, es que los foros internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), no pueden imponerse a los movimientos de capitales, comandados por las grandes corporaciones transnacionales yel capital financiero. En ese contexto, por más que los gobiernos nacionales se esfuercen en proponer nuevos modelos, los cambios más significativos son imposibilitados por el capital.

"Desde la década de 1990, cuando el capitalismo se internacionalizó, la fuerza de capital se ha revelado mayor que la fuerza de los gobiernos. La situación extraña es que los gobiernos promuevan reuniones, ya sean del G-20, o las Naciones Unidas y que de todos modos después los capitalistas no las respetan. El Río +20, incluso puede tener una gran representatividad de presidentes, y la presencia de todos los países del mundo, pero en el fondo solo va a ser un gran teatrito gubernamental, porque los presidentes se reúnen, pueden hacer buenos discursos y acuerdos formales, pero que no tendrá injerencia en la acción que el capital tiene sobre los recursos naturales ", dijo en una entrevista con la Agencia Brasil y la Radio Nacional de la Amazonia.

En contrapunto con Río +20, la sociedad civil está organizando la Cumbre de los Pueblos para intentar viabilizar propuestas alternativas que no serán tratadas en la sesión oficial, dice Stédile. "En esta cumbre, vamos a tratar de construir agendas, agendas y acciones masivas para lograr objetivos comunes y levantar una barrera a la saña demencial de los grandes capitalistas representados por las grandes corporaciones que están causando desastres", dijo.

El líder del MST también criticó el concepto de economía verde, que será el centro de los debates de Río +20. Para Stédile, la idea "parece simpática", pero no tiene ningún efecto frente a la fuerza del capital financiero, y termina sirviendo de maquillaje verde para el modelo tradicional de explotación de recursos naturales y de distribución de la riqueza. "Los capitalistas más inteligentes que trabajan para las cúpulas del capital financiero especulativo, comprendieron que pueden dar una mejor imagen prometiendo que no dañaran el medio ambiente para resultar simpáticos frente a la población que va a consumir más sus mercancías y entonces van a tener mayores ganancias. Los que realmente mandan son los jefes de los grandes bancos, las corporaciones transnacionales, las petroquímicas ", señaló.

Radical; Stédile dice que la manera de evitar una crisis ambiental es cambiar la ruta del desarrollo capitalista por un camino más sustentable, y la nacionalización del sistema financiero en todo el mundo, lo que según dijo, le daría a los gobiernos la posibilidad de financiar un patrón de crecimiento menos intensivo en la explotación de los recursos naturales.

"Los gobiernos nacionales tienen que controlar sus bancos para que, en vez de financiar inversiones que dañan el medio ambiente, financien otros tipos de inversiones productivas, y la reestructuración de la economía de esos países."

--> Leer más...

26 ene. 2012

José Carlos Mariategui. Yanquilandia y el Socialismo. 1927


Dijo Guevara el humano
que ningún intelectual
debe ser asalariado
del pensamiento oficial

Debe dar tristeza y frío
ser un hombre artificial,
cabeza sin albedrío,
corazón condicional

Mínimamente soy mío,
ay, pedacito mortal.

Tonada del Albedrío -
Segunda Cita Silvio Rodríguez- 2010

____


YANQUILANDIA Y EL SOCIALISMO
Variedades :- Lima, Perú, 31 de Diciembre de 1927.

El espectáculo de la potencia norteamericana anima, a una crítica impresionista y superficial, a acordar el crédito más ilimitado a la esperanza en una fórmula yanqui de renacimiento capitalista, que anule para siempre la sugestión del marxismo sobre las masas trabajadoras. Es frecuente que, después de la lectura del libro de Henry Ford, un escritor, copiosamente abastecido de literatura y filosofía, pero poco enterado en materia económica, afirme en la primera plana de un gran diario que el socialismo constituye una escuela o doctrina superadas ya por los experimentos asombrosos del capitalismo norteamericano. Drieu La Rochelle, por ejemplo, que es un artista de talento, cuando se aventura en una revisión de la escena contemporánea, escribe cosas como éstas: "Las teorías de las cuales se habla todavía en los medios socialistas y comunistas han salido de la Inglaterra de 1780, de la Francia de 1830, de la Alemania de 1850, países que veían venir la invasión de las máquinas como la Rusia de hoy. Pero a través de estas teorías romancescas, los rusos saben ir al gran capitalismo norteamericano que, a su vez, sabe que no es sino un estadio hacia otra cosa. Ford y Lenin son dos potencias que se aproximan la una a la otra, a golpes de pico, en la misma galería oscura". El autor de Mesure de la France, como buen francés y europeo, no cree que la defensa de la civilización occidental toque a los Estados Unidos. La concibe, por el contrario, como una misión de una confederación europea presidida por Francia. Mas confía, por el momento, en Mr. Ford, mucho más que en Poincaré y Henri Massis, como capitán de la burguesía y estratega del capitalismo.

El estudio de los factores efectivos de la prosperidad norteamericana enseña, entre tanto, que el capitalismo yanqui no ha afrontado todavía la crisis que atraviesa el capitalismo europeo, de suerte que es prematuro hablar de su aptitud para superarla victoriosamente.

Hasta hace algún tiempo, la industria norteamericana extrajo de la propia vitalidad de los Estados Unidos los elementos de su crecimiento. Pero desde que su producción ha sobrepasado en exceso las necesidades del consumo yanqui, la conquista de mercados externos ha empezado a ser la condición ineludible de ese proceso. La acumulación en las arcas yanquis de la mayor parte del oro del mundo, ha creado el problema de la exportación de capitales. A Estados Unidos no le basta ya colocar su exceso de producción; necesita colocar, además, su exceso de oro. El desarrollo industrial del país no puede absorber sus recursos financieros. Antes de la guerra, la industria yanqui era una buena inversión para el dinero europeo. Las utilidades de la guerra permitieron, como es sabido, a la industria yanqui independizarse totalmente de la banca de Europa. De nación deudora, Estados Unidos se transformó en nación acreedora. Durante el período de crisis económica y agitación revolucionaria de post-guerra. Estados Unidos tuvo que abstenerse de todo nuevo préstamo. Los países europeos debían sistemar la situación de su deuda a Norteamérica, antes de pretender de los Bancos de Nueva York cualquier crédito. En las mismas inversiones en empresas privadas, la amenaza de la revolución comunista, hacia la cual Europa parecía empujada por la miseria, aconsejaba a los capitalistas norteamericanos la mayor parsimonia. Estados Unidos empleó, por esto, toda su influencia en conducir a Europa al plan Dawes. No lo consiguió sino después de que la política de Poincaré sufrió, en 1923, el fracaso del Rhur. De entonces a hoy, pactadas así las condiciones de pago de la indemnización alemana como de la deuda aliada al tesoro yanqui, Yanquilandia ha abierto numerosos créditos a Europa. Ha prestado a los Estados para la estabilización de su cambio; ha prestado a la industria privada para la reorganización de sus plantas y negocios. Buena cantidad de acciones y títulos europeos ha pasado a manos yanquis. Mas estas inversiones tienen su límite. El capital norteamericano no puede dedicarse a abastecer de fondos a la industria europea, sin peligro de que la producción de ésta, dispute a la de Estados Unidos los mercados en que domina. De otro lado, estas inversiones vinculan la economía yanqui a la suerte de la economía europea. El plan Dawes y su secuela de arreglos o convenciones financieras, han inaugurado en Europa un período de estabilización capitalista y democrática que los apologistas de la reacción se entretienen en describir como una obra exclusivamente fascista; pero Europa, como lo evidenció la última Conferencia Económica, no ha encontrado todavía su equilibrio.

Trotsky ha hecho un examen singularmente penetrante y objetivo de la situación del capitalismo yanqui. "La inflación-oro observa el líder ruso es para la economía tan peligrosa como la inflación fiduciaria. Se puede morir de plétora lo mismo que de caquexia. Si el oro existe en cantidad demasiado grande no produce nuevas ganancias, reduce el interés del capital y, de este modo, torna irracional el aumento de la producción. Producir y exportar para guardar el oro en los sótanos equivale a arrojar las mercaderías al mar. Es por esto que América ha menester de una expansión más y más grande, es decir de invertir el exceso de sus recursos en la América Latina, en Europa, en Asia, en Australia, en África. Pero, por esta vía, la economía de Europa y de las otras partes del mundo se convierte más y más en parte integrante de la economía de los Estados Unidos".

Si a los Estados Unidos les bastara resolver los problemas internos de su producción para asegurar el crecimiento indefinido de su capitalismo; las áureas previsiones, las rosadas esperanzas de Henri Ford podrían, tal vez, constituir, una seria probabilidad de desahucio de la tesis marxista. Norteamérica, por obra de fuerzas históricas superiores, a la voluntad de sus propios hombres, se ha embarcado en una vasta aventura imperialista, a la cual no, puede renunciar. Spengler, en su famoso libro sobre la decadencia de Occidente, sostenía, hace ya algunos años, que la última etapa de una civilización es una etapa de imperialismo. Su patriotismo de germano le hacía esperar que esta misión imperialista le tocaría a Alemania. Lenin, algunos años antes, en el más fundamental acaso de sus libros, se adelantaría a Spengler en considerar a Cecil Rhodes como un hombre representativo del espíritu imperialista, dándonos además una definición marxista del fenómeno, entendido y enfocado como fenómeno económico. "Lo que hay de económico esencial en este proceso << escribía con su genial concisión>> es la sustitución de la libre concurrencia por los monopolios capitalistas. La libre concurrencia es la cualidad primordial del capitalismo y, de una manera general, de la producción de mercaderías; el monopolio es exactamente lo contrario de la libre concurrencia; pero hemos visto a ésta transformarse bajo nuestros ojo en monopolio, creando la gran industria, eliminando la pequeña, reemplazando la grande por una más grandes, conduciendo la concentración de la producción y del capital a un grado tal que el monopolio es su corolario forzoso: carteles, sindicatos, trusts y, fusionándose con ellos, la potencia de una decena de bancas que manipulan, millares de millones. Al mismo tiempo, el monopolio surgido de la libre concurrencia no la descarta, sino que coexiste con ella, engendrando así diversas contradicciones muy profundas y muy graves, provocando conflictos y fricciones. El monopolio es la transición del capitalismo a un orden más elevado. Si fuera necesario dar una definición lo más breve posible del imperialismo, habría que decir que es la fase del monopolio capitalista. Esta definición abrazaría lo esencial, pues, por una parte, el capital financiero no es más que el capital bancario de un pequeño número de grandes bancos monopolizadores, fusionado con el capital de los grupos industriales monopolizadores; y, por otra parte, el reparto del mundo no es más que la transición de una política colonial extendida sin cesar, sin encontrar obstáculos, sobre regiones de las que no se había apropiado aún ninguna potencia capitalista, a la política colonial de posesión territorial monopolizada, por haber ya concluido la partición del mundo".

El Imperio de los Estados Unidos asume, en virtud de esta política; todas las responsabilidades del capitalismo. Y, al mismo tiempo, hereda sus contradicciones. Y es de éstas, precisamente, de donde saca sus fuerzas el socialismo. El destino de Norteamérica no puede ser contemplado sino en un plano mundial. Y en este plano, el capitalismo norteamericano, vigoroso y próspero internamente aún, cesa de ser un fenómeno nacional y autónomo, para convertirse en la culminación de un fenómeno mundial, subordinado a un ineludible sino (destino, suerte) histórico.

José Carlos Mariategui .
Obras completas.
Aquí


--> Leer más...

25 ene. 2012

Atacan a Henry Rangel Silva porque odian y desprecian al pueblo

"... El hombre es como las plantas, y las plantas dan flores y frutos no por las plantas mismas, sino por la tierra y el surco en donde han prendido, y los hombres y las naciones no pueden ser grandes ni fuertes sino en razón de las tumbas de sus mayores, donde deben ir a buscar alimento para el futuro..."
--> Leer más...

La palabra de Simón


Hagamos triunfar la justicia y triunfará la libertad

Simón Bolívar

--> Leer más...

24 ene. 2012

La comisión revisionista


--> Leer más...

Vender a la madre

"...Es completamente falso atribuir este deterioro a la “irresponsabilidad de los hombres”, “al olvido de la naturaleza” o a las “manipulaciones de la ciencia”. La crisis ambiental es consecuencia de un sistema social asentado en el apetito por el lucro. Durante más de 200 años la competencia por la ganancia provocó la aniquilación de los recursos naturales, sin alterar la continuidad de la acumulación. Esta reproducción ha quedado amenazada en la actualidad..."
--> Leer más...

América Latina a partir del pensamiento de Walter Benjamin

por Michael Löwy

Estamos acostumbrados a clasificar las diferentes filosofías de la historia según su carácter progresista o conservador, revolucionario o nostálgico del pasado. Walter Benjamin escapa a estas clasificaciones. Es un crítico revolucionario de la filosofía del progreso, un romántico adversario del conservadurismo, un nostálgico del pasado que sueña con el futuro, un materialista fascinado por la teología. Es, en el sentido estricto de la palabra, inclasificable. Se reclamaba, desde 1924, del materialismo histórico, pero su lectura de Marx, alimentada de romanticismo alemán y de mesianismo judío, era completamente heterodoxa. La formulación más sorprendente y radical de la nueva filosofía de la historia de Walter Benjamin se encuentra sin duda en las tesis Sobre el concepto de la historia –redactadas, como se sabe, en 1940, poco antes de su suicidio en Port Bou, último recurso para escapar de la Gestapo. Se trata, me parece, de uno de los documentos más importantes del pensamiento crítico desde las Tesis sobre Feuerbach de Marx (1845). La exigencia fundamental de Benjamin en este documento, es escribir la historia “a contrapelo”, es decir, desde el punto de vista de los vencidos –contra la tradición conformista del historicismo alemán cuyos partidarios entran siempre “en empatía con el vencedor” (Tesis VII, W. Benjamin , 2000, p. 432). Va de sí que la palabra “vencedor” no hace referencia, para Benjamin, a las batallas o a las guerras habituales, sino a la guerra de las clases en la que uno de los campos, la clase dirigente, “no ha acabado de triunfar” (Tesis VII) sobre los oprimidos –desde Espartaco, el gladiador rebelde, hasta el grupo Spartacus de Rosa Luxemburg, y desde el imperium romano hasta el Tertium Imperium hitleriano.

El historicismo se identifica enfáticamente (Einfühlung) con las clases dominantes. Ve la historia como una sucesión gloriosa de altos hechos políticos y militares. Haciendo el elogio de los poderosos y rindiéndoles homenaje, les confiere el estatus de herederos de la historia pasada. En otros términos, participa –como esos personajes que elevan la corona de laurel encima de la cabeza del vencedor- en “el cortejo triunfal en el que los dueños de hoy andan sobre los cuerpos de los vencidos” (Tesis VII). El botín que se lleva en este cortejo es lo que se llama “los bienes culturales”. No hay que olvidar, subraya Benjamin, el origen de estos bienes: “cada testimonio de cultura es al mismo tiempo un testimonio de barbarie”. (Tesis VII). Así las pirámides de Egipto, construidas por los esclavos hebreos, o el Palacio de Cortés en Cuernavaca, por los indios sometidos.

La crítica que Benjamin formula contra el historicismo se inspira en la filosofía marxista de la historia, pero tiene también un origen nietzschiano. En una de sus obras de juventud, De la utilidad y de lo inconveniente de la historia (citada en la Tesis XII), Nietzsche ridiculiza “la admiración desnuda del éxito” de los historicistas, su “idolatría por lo factual” (Götzerdienste des Tatsächlichen) y su tendencia a inclinarse ante la “potencia de la historia”. Puesto que el Diablo es el dueño del éxito y del progreso, la verdadera virtud consiste en levantarse contra la tiranía de la realidad y nadar contra la corriente histórica (Nietzsche, 1982, pp 81,82,96).

Existe un vínculo evidente entre este panfleto nietzschiano y la exhortación de Benjamin a escribir la historia gegen den Strich. Pero las diferencias no son menos importantes: mientras la crítica de Nietzsche contra el historicismo se hace en nombre de la “Vida” o del “Individuo heroico”, la de Benjamin habla en nombre de los vencidos. En tanto que marxista, este último se sitúa en las antípodas del elitismo aristocrático del primero y elige identificarse con los “parias de la tierra”, los que están tendidos bajo las ruedas de los majestuosos y magníficos carros llamados Civilización y Progreso.

Las luchas de liberación del presente, insiste Benjamin (Tesis XII) se inspiran en el sacrificio de las generaciones vencidas, en la memoria de los mártires del pasado. Traduciendo esto en términos de la historia moderna de América Latina: la memoria de Cuhahutemoc, Tupac Amaru, Zumbi dos Palmares, José Marti, Emiliano Zapata, Augusto Sandino, Farabundo Marti… La propuesta de Benjamin sugiere un nuevo método, un nuevo enfoque, una perspectiva “por abajo”, que pueda aplicarse en todos los campos de la ciencia social: la historia, la antropología, la ciencia política.

Benjamín se ocupó muy poco de la historia de América Latina. Sin embargo, se encuentra una impresionante crítica de la Conquista ibérica en un texto muy corto pero extremadamente interesante, que ha sido completamente olvidado por los críticos y los especialistas de su obra: la reseña que publicó en 1929 sobre la obra de Marcel Brion a propósito de Bartolomé de Las Casas, el célebre obispo que había asumido, en México, la defensa de los indios. Se trata del libro de Marcel Brion, Bartolomé de Las Casas. “Père des Indiens”, Paris, Plon 1928, y la reseña de Benjamin apareció en la revista alemana Die Literarische Welt, el 21 de junio de 1929. La Conquista, este primer capítulo de la historia colonial europea, escribe Benjamin, “transformó el mundo recientemente conquistado en una cámara de torturas”. Las acciones de la “soldadesca hispánica” crearon una nueva configuración del espíritu (Geistesverfassung) “que no puede representarse sin horror (Grauen)”. Como toda colonización, la del nuevo continente tenía sus razones económicas –los inmensos tesoros de oro y plata de las Américas- pero los teólogos oficiales intentaron justificarla con argumentos jurídico-religiosos: “América es un bien sin propietarios; la sumisión es una condición de la misión; intervenir contra los sacrificios humanos de los mexicanos es un deber cristiano”. Bartolomé de Las Casas, “un combatiente heroico en la más expuesta de las posiciones”, luchó por la causa de los pueblos indígenas, enfrentándose, en la célebre querella de Valladolid (1550), al cronista y cortesano Sepúlveda, “el teórico de la razón de estado”; finalmente logró obtener del rey de España la abolición de la esclavitud y de la “encomienda” (forma de servidumbre)- medidas que no fueron nunca efectivamente aplicadas en las Américas. Observamos aquí, subraya Benjamin, una dialéctica histórica en el campo de la moral: “en nombre del cristianismo un cura se opone a las atrocidades (Greuel) que son cometidas en nombre del catolicismo” –de la misma forma en que otro cura, Sahagun, salvó en su obra la herencia india destruida bajo el padrinazgo del catolicismo (W. Benjamin, 1980, pp. 180-181). Incluso si no se trata más que de una pequeña reseña, el texto de Benjamin es una fascinante aplicación de su método –interpretar la historia desde el punto de vista de los vencidos, utilizando el materialismo histórico- al pasado de América Latina. Notable también es su observación sobre la dialéctica cultural del catolicismo, casi una intuición de la futura teología de la liberación….

1492-1992

Un reciente ejemplo latinoamericano permite ilustrar el significado de la exigencia metodológica de “cepillar la historia a contrapelo”: las celebraciones del Quinto Centenario del “Descubrimiento de América” por Cristóbal Colón (1492-1992). Las festividades político-culturales organizadas por los estados, las iglesias o a iniciativa privada son manifestaciones típicas de lo que Benjamin llamaba la empatía con los vencedores –aquí los Conquistadores del siglo XVI- una Einfühlung que beneficia invariablemente a los poderosos de hoy: las élites financieras y políticas, locales y multinacionales, que han heredado el poder de los antiguos colonizadores ibéricos.

Escribir la historia “a contrapelo” –otra expresión que utiliza Benjamin- significa rechazar toda identificación afectiva con los héroes oficiales del Quinto Centenario: los conquistadores y misioneros, las potencias europeas que pretenden haber aportado “religión, cultura y civilización a los indios salvajes”. Esto implica también considerar cada monumento de la cultura colonial –por ejemplo las soberbias catedrales de México o de Lima – también como documentos de barbarie (Tesis VII “Sobre el concepto de la historia”), es decir, como productos de la guerra, de la conquista, de la opresión, de la intolerancia. Durante siglos, la historia “oficial” del Descubrimiento, de la Conquista y de la Evangelización –con todas las mayúsculas- ha sido no solo hegemónica, sino prácticamente la única en la escena política y cultural. Incluso entre los primeros socialistas latinoamericanos, como el argentino Juan B.Justo, encontramos al comienzo del siglo XX una celebración incondicional de las guerras de conquista de los “civilizados” contra los pueblos indígenas “salvajes”: “con un esfuerzo militar que no compromete ni la vida ni el desarrollo de la masa del pueblo superior, estas guerras abren a la civilización territorios inmensos. ¿Puede reprocharse a los europeos su penetración en África porque va acompañada de crueldades? (…). ¿Vamos a reprocharnos haber quitado a los caciques indios el control de la Pampa?”. Justo concluye su análisis dibujando una grandiosa perspectiva de futuro: “Una vez suprimidos (sic) o sometidos los pueblos salvajes y bárbaros e integrados todos los hombres a lo que llamamos hoy civilización, el mundo estará más cercano a la unidad y la paz, lo que se traducirá por una mayor uniformidad del progreso” (Juan B. Justo, 1969, p. 136).

Solo con la Revolución mexicana de 1911 esta visión evolucionista, eurocéntrica y colonialista comenzó a ser contestada. Se pueden considerar los frescos de Diego Rivera en el Palacio de Cortés (1930) en Cuernavaca como el signo de un verdadero giro en la historia de la cultura latinoamericana, por su desmitificación iconoclasta del Conquistador y por la simpatía del artista por los guerreros indígenas que intentaban resistir a los invasores hispánicos. Se puede encontrar, en la misma época, el equivalente historiográfico de esta obra de arte en los escritos del marxista peruano José Carlos Mariategui –un autor que, por su marxismo romántico, su pasión por el surrealismo y su interés por la obra de Georges Sorel, tiene mucho en común con Walter Benjamin. En su libro más conocido, Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana (1928), Mariategui se refiere a la sociedad indígena precolombiana como una especie de “comunismo inca”, una organización colectivista de la producción que aseguraba a las comunidades indígenas un cierto bienestar material. Sin embargo, “los conquistadores españoles destruyeron, sin poder naturalmente reemplazarla, esta formidable máquina de producción”. En otros términos: “la destrucción de esta economía –y por consiguiente de la cultura que se nutría de su savia - es una de las responsabilidades menos discutibles de la colonización. (…). El régimen colonial desorganizó y liquidó la economía agraria inca, sin sustituirla por otra más rentable”. Lejos de aportar a las Américas la civilización y el progreso, “España nos aportó la Edad Media, la Inquisición, la feudalidad, etc. Nos aportó también la Contra Reforma: espíritu reaccionario, método jesuítico, casuística escolástica”. Para Mariategui, el socialismo del futuro en América Latina deberá ser un socialismo indo-americano, inspirado en las raíces indígenas del continente, aún presentes en las comunidades campesinas y la memoria popular (J.C.Mariategui, 1976, pp. 13,53-55).

Medio siglo más tarde, Las venas abiertas de América Latina (1981), la célebre obra de uno de los más grandes ensayistas vivos del continente, el uruguayo Eduardo Galeano, traza, en una poderosa síntesis, el acta de acusación de la colonización ibérica y de la explotación imperial, desde el punto de vista de sus víctimas: los indígenas, los esclavos negros, los mestizos. Benjamin hablaba del “cortejo triunfal” de los señores y amos, vencedores de la historia (Tesis VII “Sobre el concepto de la historia”). Galeano describe también esta continuidad en la cadena histórica de la dominación: en la historia del pillaje de América Latina, “los conquistadores sobre sus carabelas se parecen a los tecnócratas en jets, Hernán Cortés a los marines norteamericanos, los corregidores del reino a las misiones del Fondo Monetario Internacional, los dividendos de los traficantes de esclavos a las ganancias de la General Motors”. En el curso del debate sobre el Quinto Centenario, Galeano intervino, en términos casi benjaminianos –no se si ha leído las Tesis de 1940- para llamar a la “celebración de los vencidos y no de los vencedores” y al salvamento de algunas de las más antiguas tradiciones del continente, como el modo de vida comunitario. Porque es “de nuestras más antiguas fuentes” de donde América puede sacar sus fuerzas vivas más jóvenes: “El pasado nos habla de cosas que interesan al futuro” (E. Galeano 1981, p.17).

El debate sobre el Quinto Centenario de 1492 atravesó también la iglesia latinoamericana. Los dirigentes conservadores de la Conferencia de Obispos latinoamericanos, en un mensaje de julio de 1984, firmado por su presidente, Antonio Quarracino, y su secretario, Dario Castrillón, toman posición claramente a favor de una celebración incondicional de la Conquista: “La empresa del descubrimiento, la conquista y la colonización de América –por designar esas etapas históricas con las palabras tradicionales- fue obra de un mundo el que el la palabra de cristiandad encerraba aún un contenido real. Los pueblos europeos llegaron a América con una herencia cristiana que era una parte constitutiva de su ser, de forma que la evangelización comenzó sin retraso a partir del momento mismo en que Colón tomó posesión de las nuevas tierras en nombre de los reyes de España. La presencia y la acción de la Iglesia en estas tierras, a lo largo de estos quinientos años, son un ejemplo admirable de abnegación y de perseverancia, que no tienen necesidad de ningún argumento apologético para ser valoradas convenientemente” (La Documentación Católica, 1984, pp. 1076-1078).
Por el contrario, los sectores críticos de la Iglesia, próximos a la teología de la liberación, como Monseñor Leónidas Proaño, “el obispo de los indios” de Ecuador, se identifican con los indígenas del continente que rechazan que el Centenario “sea objeto de festividades pomposas y triunfalistas, como pretenden los gobiernos y las Iglesias de España, Europa y América Latina” (Cultura y fe, 1989, pp. 17-18). Encontramos en estos herederos de Bartolomé de Las Casas una nueva versión de la “dialéctica histórica” en el seno del catolicismo de la que hablaba Benjamin en su reseña de 1929. Este punto de vista crítico será también defendido por los principales teólogos de la liberación como Enrique Dussel, José Oscar Beozzo o Ignacio Ellacuría (asesinado por el ejército de El Salvador en noviembre de 1989). Gustavo Gutierre contribuirá al debate con un libro en honor de Las Casas, Dios o el oro en las Indias (siglo XVI) (Instituto Bartolomé de Las Casas, Lima, Perú, 1989) y un ensayo sobre el Quinto Centenario que toma explícitamente posición contra las celebraciones oficiales, en términos muy cercanos a los de Benjamin: “Hay que tener el coraje de leer los hechos a partir del reverso de la historia. Es ahí donde se juega nuestro sentido de la verdad. (…) La historia escrita a partir del punto de vista del dominador nos ha ocultado por mucho tiempo aspectos importantes de la realidad. Tenemos necesidad de conocer la otra historia que no es otra que la historia del otro, el otro de esta América Latina que sigue teniendo “las venas abiertas” –por utilizar la célebre expresión de E. Galeano –precisamente porque no es reconocido en la plenitud de su dignidad humana” (G. Gutiérrez, 1990, pp. 59-61).

El Comité para el Estudio de la Historia de la Iglesia en América Latina (CEHILA), cuyos principales animadores, como Enrique Dussel, están cercanos al cristianismo de la liberación, también participó en el debate. En una declaración del 12 de octubre de 1989, la CEHILA esbozó una crítica radical del cristianismo de los conquistadores: “Los invasores, para legitimar su orgullosa y autoproclamada superioridad en el mundo, se sirvieron del Dios cristiano transformándolo en símbolo de poder y de opresión. (…). Tal ha sido, pensamos, la idolatría de Occidente”. En lugar de conmemorar el descubrimiento, la CEHILA propone celebrar las revueltas contra la colonización, los combates de los aborígenes y de los esclavos afroamericanos, la rebelión de los Tupac Amaru, Lautaro y Zumbi -así como la memoria de quienes, entre los cristianos “escucharon estos gritos de dolor y de protesta, de Bartolomé de Las Casas a Oscar Romero” (CEHILA, 1990, p. 52-54). Considerando estas críticas, los organizadores oficiales de las celebraciones propusieron reemplazar los términos de “descubrimiento” y de “conquista” por una expresión más neutra y de consenso: “El encuentro de dos mundos”.

Pero este cambio terminológico no convenció a los contestatarios. Es el caso, por ejemplo, de los movimientos que se reunieron –por iniciativa del MST, el Movimiento de los trabajadores rurales sin tierra de Brasil- en Bogotá en mayo de 1989, en el Encuentro Latinoamericano de Organizaciones Campesinas e Indígenas, con la participación de treinta organizaciones provinientes de 17 países del continente. En sus conclusiones finales los delegados de este encuentro proclamaban: “Los poderosos de hoy nos hablan del Encuentro de Dos Mundos, y, bajo este manto, pretenden hacernos celebrar la usurpación y el genocidio. No, no vamos a celebrarlos, sino que vamos a estimular nuestras luchas para poner fin a los 500 años de opresión y de discriminación y hacer un espacio para la construcción de una sociedad nueva, democrática y respetuosa de la diversidad cultural, fundada en los intereses y las aspiraciones del pueblo. (…) Llamamos a todos los explotados y oprimidos de América a participar en la Campaña de los 500 años de resistencia indígena y popular (…), para recuperar nuestra identidad y nuestro pasado histórico, pues la memoria de los pueblos es una fuente de inspiración permanente para las luchas de emancipación y de liberación” (”500 años de Resistencia Indígena y Popular”, 1989).

El Quinto centenario ha suscitado no solo discusiones y polémicas, sino también actos de protesta en los diversos países de lengua hispánica en 1992 y en Brasil en 2000. En México, los zapatistas del EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional) tenían el proyecto de hacer coincidir su levantamiento con el Quinto Centenario de 1492 pero, por razones de insuficiente preparación militar, atrasaron su acción a enero de 1994. Se limitaron, en 1992, a un acto de reparación simbólica: el derrocamiento, por una multitud de indígenas descendidos de las montañas de Chiapas, de la estatua del conquistador Diego de Mazariaga, en el centro histórico de la ciudad colonial de San Cristóbal de las Casas.

En Brasil, “descubierto” por el navegador portugués Pedro Alvares Cabral en 1500, se asistió también, en 2000, a imponentes celebraciones oficiales, cuyo símbolo era un enorme reloj construido por la cadena de televisión comercial Globo para contar los días y las horas hasta el aniversario. Con humor e irreverencia, dos jóvenes indios hicieron diana con sus arcos y flechas el día D hora H, en este “Reloj de los Vencedores”. La foto apareció en todos los diarios brasileños… /1. Sin embargo, este gesto reproduce, mutatis mutandis, aquel del que hablaba Benjamin en su Tesis XVI; se trata de un episodio de la revolución de julio de 1830 que da fe, en su opinión, de una conciencia histórica de la que parece haber desaparecido en Europa toda huella: “Al anochecer del primer día de combate, se vio en varios lugares de París, en el mismo momento y sin acuerdo previo, a gente disparar contra los relojes”. Como se ve, política, historia, religión y cultura están inextricablemente tejidos en los enfrentamientos alrededor del Quinto Centenario del “descubrimiento” de las Américas. Pero esto no habría sorprendido a Walter Benjamin…

* Nota del autor: he publicado en mi obra Avertissement d’incendie. Walter Benjamin. Une lecture des Thèses «Sur le concept d’histoire», Paris, PUF, 2004.
** Nota de Correspondencia de Prensa: Michael Löwy nació en Sao Paulo (Brasil) en 1938, hijo de inmigrantes judíos de Viena, está radicado en Francia desde 1969. Director de investigación en el CNRS y profesor en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (París). Sociólogo de la cultura, ha trabajado sobre el marxismo y el romanticismo, sobre la cultura judía en Europa central y sobre la teología de la liberación en América Latina. Medalla de plata del CNRS en 1994. Sus artículos y obras han sido traducidas a 25 lenguas. Entre sus numerosos trabajos se destacan: La teoría de la revolución en el joven Marx (Siglo XXI editores, México), Dialéctica y Revolución (Siglo XXI editores, México), El marxismo en América Latina (Ediciones Era, México y Editora Fundaçao Perseu Abramo, Brasil), El pensamiento del Che Guevara (Siglo XXI editores, México), A guerra dos deuses. Religao e política na América Latina (Editora Vozes, Brasil), Walter Benjamin. Avertissement d’incendie, (PUF, Francia) Franz Kafka, rêveur insoumis (Stock, Francia), y Sociologies et religion II, Approches dissidentes (PUF, Francia).

Bibliografía

«500 años de Resistencia Indigena y Popular», ALAI, n° 121, 1989. Walter Benjamin, Gesammelte Schriften, Frankfurt am Main, Suhrkamp Verlag, 1980, Band III. Walter Benjamin, Œuvres, Paris, Gallimard, 2000, Tome III., traduction de Maurice de Gandillac, revue et corrigée par Rainer Rochlitz et Pierre Rusch. CEHILA, «Declaration de Santo Domingo», in 1492 – 1992. 500 ans d’évangélisation, Comité Episcopal France-Amerique Latine, mars 1990. Culture et foi, n° 130-131, été 1989. La Documentation catholique, n° 1884, novembre 1984 Eduardo Galeano, «El tigre azul y nuestra tierra prometida», in Nosotros decimos no, Mexico, Siglo XXI, 1991. Gustavo Gutierrez, «Vers la 5ème Centennaire», en 1492-1992. 500 ans d’Evangelisation, 1990. Juan B.Justo, Teoria y Practica de la Historia, 1909, Buenos Aires, Ed. Libera, 1969. José Carlos Mariategui, Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana, 1928, Lima, Ed. Amauta, 1976. Friedrich Nietzsche, Vom Nutzen und Nachteil der Historie für das Leben, Stuttgasrt, Reclam, 1982.


Tesis sobre el concepto de Historia Walter Benjamin
(Traducción de Vladimir García Morales)

I

Existe una leyenda sobre un artefacto diseñado para jugar al ajedrez que respondía perfectamente a cada movimiento de un oponente. Se trataba de una marioneta en atuendo turco y con un narguile en la boca, sentada a una mesa frente al tablero de ajedrez. Un sistema de espejos producía la ilusión de que la mesa era transparente por todos los lados. En realidad, un pequeño jorobado (maestro del ajedrez) estaba sentado bajo la mesa y dirigía la mano de la marioneta por medio de unos hilos. Podemos imaginar el equivalente filosófico de este dispositivo. La marioneta, llamada “materialismo histórico”, debe ganar todo el tiempo. Esta puede ser una partida fácil para aquél que se aliste en los servicios de la teología que hoy, como sabemos, es fea y debe mantenerse apartada de la vista.

II

‘Una de las características más notables de la naturaleza humana,’ escribe Lotze, ‘es, junto al egoísmo en asuntos específicos, la libertad que el presente tiene en envidiar al futuro.’ La reflexión nos muestra que nuestra imagen de felicidad está, en el fondo, coloreada por el curso que ha tomado nuestra propia existencia. La clase de felicidad que podría despertar nuestra envidia existe sólo en el aire que hemos respirado, en la gente a la que podríamos habernos dirigido, en las mujeres que podríamos haber amado... En otras palabras, nuestra imagen de felicidad está indisolublemente ligada con la del rescate. Éste se aplica también a nuestro estudio del pasado, que es la ocupación de la historia. El pasado contiene un índice temporal por el cual es llamado al rescate. Hay un acuerdo secreto entre las generaciones pasadas y la presente. Nuestra llegada fue esperada en la tierra. Como cada generación que nos precedió, hemos sido dotados con un poder mesiánico débil, un poder que lleva una exigencia del pasado. Esta exigencia no puede satisfacerse de un modo barato. El materialista histórico es consciente de esto.

III

Supongamos que un cronista recita acontecimientos sin discriminar su importancia, de acuerdo con la lógica siguiente: nada que haya ocurrido alguna vez debe perderse para la Historia. Desde luego, sólo una humanidad redimida recibiría la plenitud de su pasado: sólo para una humanidad redimida el pasado se haría citable en todos sus momentos. Cada momento vivido se convertiría en una citation 'a l'ordre du jour'. Pero ese día es el del Juicio Final.

IV
“Busca alimento y ropa primero, entonces el Reino de Dios te será añadido.”
Hegel, 1807
La lucha de clases, siempre presente para el historiador marxista, es una lucha por las cosas ordinarias y materiales sin las cuales las refinadas y espirituales no podrían existir. Sin embargo, no es el botín de los vencedores la forma con la que éstos hacen sentir su presencia en la lucha de clases. Ellos se manifiestan en la lucha en forma de coraje, humor, astucia, valentía... Tienen además fuerza retroactiva y cuestionarán constantemente el botín de cada victoria, pasada y presente. Así como las flores se vuelven hacia el sol a fuerza de un secreto heliotropismo, así el pasado se esfuerza por volverse hacia el sol en el cielo de la historia. Un materialista histórico debe ser consciente de este movimiento, el más sutil de todos.

V

La verdadera imagen del pasado es fugaz. Sólo podemos apropiarnos de él en una forma que destella en el instante en que es reconocible. Y nunca es visto ya otra vez. ‘La verdad no se nos escapará': en la perspectiva histórica del historicismo estas palabras de Gottfried Keller marcan el punto exacto donde el materialismo histórico corta por el historicismo. Pues cada imagen del pasado que no es reconocida por el presente como una de sus propias preocupaciones amenaza con desaparecer irreparablemente. (Las buenas noticias que el historiador trae del pasado con el corazón palpitante pueden caer en el vacío tan pronto como abre la boca.)

VI

Articular el pasado históricamente no significa descubrir ‘el modo en que fue’ (Ranke) sino apropiarse de la memoria cuando ésta destella en un momento de peligro. El materialismo histórico quiere apropiarse la imagen del pasado que, de repente, se aparece al hombre seleccionado por la historia en un momento de peligro. El peligro afecta tanto al contenido de la tradición como a sus receptores. La misma amenaza pesa sobre ambos: la de convertirse en instrumento de las clases dirigentes. En cada época deben realizarse nuevas tentativas para arrancar a la tradición del conformismo que pretende dominarla. El Mesías no viene sólo como el Redentor: él viene también para derrotar al Anticristo. Sólo aquel historiador que esté firmemente convencido de que hasta los muertos no estarán a salvo si el enemigo gana tendrá el don de alimentar la chispa de esperanza en el pasado. Pero este enemigo no ha dejado de vencer.

VII

“Considera la oscuridad y el gran frío en esta tumba que resuena con misterio.”
La ópera de cuatro cuartos, B. Brecht

A los historiadores que desean volver a vivir una época pasada, Fustel de Coulanges recomienda que borren todo lo que saben sobre el curso posterior de la historia. No hay mejor modo de caracterizar el método contrario al del materialismo histórico. Es un proceso de empatía cuyo origen es la indolencia del corazón, 'acedia', que desesperaría al apresar la imagen histórica genuina cuando ésta llamea fugazmente. Entre los teólogos medievales la acedia fue considerada como la causa primordial de la tristeza. Flaubert, que estaba familiriazado con ella, escribió: “Peu de gens devineront combien il a fallu être triste pour ressusciter Carthage”. [“Pocos pueden adivinar lo triste que uno tiene que llegar a estar para querer resucitar Cartago.”] La naturaleza de esta tristeza se aclara si uno se pregunta con quién sienten empatía los historicistas. La respuesta es inevitable: con el vencedor. Y todos los dirigentes actuales son herederos de los vencedores que hubo antes de ellos. De ahí que la empatía con el vencedor, invariablemente, beneficie a los dirigentes.

Los materialistas históricos saben lo que esto significa. Quienquiera que haya salido victorioso participa hasta hoy en la procesión triunfal en la cual los poderosos del presente pasan por encima de aquellos que yacen postrados. Según la práctica tradicional, el botín es llevado a lo largo de la procesión. Este botín lo forman los 'tesoros culturales' que el materialista histórico ve con un distanciamiento cauteloso. Ya que, sin excepción, los tesoros culturales tienen un origen que él no puede contemplar sin horror. Ellos deben su existencia no sólo a los esfuerzos de las grandes mentes y talentos que los han creado, sino también al expolio y al duro trabajo anónimo de sus contemporáneos. No hay ningún documento de la civilización que no sea al mismo tiempo un documento de barbarie. Y, como tal documento no está tampoco libre de la barbarie, ésta corrompe el modo mediante el cuál es transmitido de un poseedor a otro. Un materialista histórico, por tanto, se disocia del influjo de estos tesoros tanto como le es posible. Su tarea es cepillar la historia contra el grano.

VIII

La tradición del oprimido nos enseña que el “estado de emergencia” en que vivimos no es la excepción, sino la regla. Debemos llegar a una concepción de la historia acorde con este hallazgo. Entonces reconoceremos claramente que nuestra tarea es traer al frente el verdadero estado de emergencia. Esto mejorará nuestra posición en la lucha contra el fascismo. Una razón por la que el fascismo tiene posibilidades de darse es que, en nombre del progreso, quienes se oponen a él lo tratan como si fuera una norma histórica. El asombro de que las cosas que estamos experimentando ocurran aún en pleno siglo XX no es filosófico. Este asombro no es principio de conocimiento —a menos que sea el conocimiento de que la visión de la historia que lo hace posible es insostenible.

Paul Klee "Angelus Novus"

IX

"Mein Flügel ist zum Schwung bereit, ich kehrte gern zurück,
denn blieb ich auch lebendige Zeit, ich hätte wenig Glück."

("Mi ala está lista para el vuelo, me gustaría volverme atrás,
si yo me quedara un tiempo eterno, tendría poca suerte.")
Gerhard Scholem, ‘Gruss vom Angelus’


Una pintura de Paul Klee titulada ‘Angelus Novus' muestra a un ángel que parece como si de pronto fuera a apartarse de algo que está contemplando con fuerza. Sus ojos miran fijamente, su boca está abierta, sus alas extendidas. Así es como uno imagina al ángel de la historia. Su cara está vuelta hacia el pasado. Allí donde percibimos una cadena de acontecimientos, él ve una sola catástrofe que sigue amontonando restos y lanzándolos delante de sus pies. Al ángel le gustaría quedarse, despertar a los muertos, y recomponer todo lo que ha sido roto. Pero una tormenta del Paraíso empuja sus alas hacia atrás con tal violencia que no puede cerrarlas. La tormenta impulsa al ángel hacia el futuro (al que da su espalda) irresistiblemente, mientras la pila de restos y escombros crece por el cielo tras él. Esta tormenta es lo que llamamos progreso.

X

Los temas que la disciplina monástica asignaba a los frailes para la meditación fueron diseñados para apartar a éstos del mundo y sus asuntos. Los pensamientos que estamos desarrollando tienen un origen parecido. Cuando los políticos, en quienes la oposición al fascismo había puesto su esperanza, ceden y confirman su fracaso engañando a su propia causa, la observación atenta desentraña la implicación política de las trampas con que los traidores habían embaucado a sus seguidores. Esta observación reconoce entonces que la fe necia de los políticos en el progreso, su confianza en la ‘base de masas’, y, finalmente, su integración servil en un aparato incontrolable, son tres aspectos de la misma cosa. Lo que da una idea del alto precio que nuestro pensamiento tendrá que pagar por una concepción de la historia que evita cualquier complicidad con el pensamiento al cual estos políticos se siguen adhiriendo.

XI

El conformismo, que ha sido la parcela de la socialdemocracia desde el principio, se adhiere no sólo a su táctica política, sino también a su visión económica. Esta es una de las razones de su fracaso posterior. Nada ha corrompido tanto a la clase trabajadora alemana como la noción de que todo se movía con la corriente. Desde aquí, había ya sólo un paso hacia la ilusión de que el trabajo de fábrica, que supuestamente conduciría al progreso tecnológico, constituía un logro político. La vieja ética protestante fue revivida por los trabajadores alemanes en una forma secularizada. El programa de Gotha,* contiene ya trazas de esta confusión, al definir el trabajo como “la fuente de toda riqueza y toda cultura”. Oliéndose algo raro, Marx respondió a esto “…el hombre que no posee ninguna otra propiedad que su capacidad de trabajo” debe convertirse por necesidad en “el esclavo de otros hombres que se han hecho los dueños…” Sin embargo, la confusión se extendió, y pronto Josef Dietzgen proclamó: “el Salvador de los tiempos modernos es el trabajo. La mejora del trabajo constituye la riqueza que es capaz ahora de llevar a cabo lo que ningún Redentor ha sido capaz alguna vez de hacer.” Esta concepción marxista vulgar de la naturaleza del trabajo evita la pregunta de cómo sus productos podrían beneficiar a los trabajadores sin estar todavía a su disposición. Tal concepción reconoce sólo el progreso en el dominio de la naturaleza, pero es miope para ver el contenido de regresión social. Con ello se anticipan ya los rasgos tecnocráticos del fascismo. Entre éstos hay una concepción de la naturaleza que se diferencia siniestramente del de las utopías socialistas antes de la revolución de 1848.

La nueva concepción del trabajo se eleva a la explotación de la naturaleza, que es entonces contrastada con la explotación del proletariado con una complacencia ingenua. Comparado con esta concepción positivista, las fantasías de Fourier, que eran a menudo tan ridiculizadas, adquieren una pertinencia sorprendente. Según Fourier, a consecuencia del trabajo cooperativo eficiente, cuatro lunas iluminarían la noche terrenal, el hielo retrocedería a los polos y el agua del mar ya no estaría salada. Todo esto ilustra una especie de trabajo que, lejos de explotar la naturaleza, es capaz de liberar las creaciones potenciales que están inactivas en su matriz. La naturaleza que, como Dietzgen dijo, “existe gratis”, sería el complemento a la concepción corrompida del trabajo. *El Congreso de Gotha de 1875 unió los dos partidos socialistas alemanes, uno liderado por Ferdinand Lassalle, el otro por Karl Marx y Wilhelm Liebknecht. El programa, redactado por Liebknecht y Lassalle, fue atacado con severidad por Marx en Londres.

XII

"Necesitamos la historia, pero no del modo en que la necesita un gandul en el jardín del conocimiento."
Del uso y abuso de la historia, F. Nietzsche

La clase oprimida y luchadora es, en sí misma, el sujeto del conocimiento histórico. En Marx aparece como la última clase esclavizada, como el vengador que completa la tarea de liberación en nombre de todas las generaciones previas de oprimidos. Esta convicción, que tuvo un breve resurgir en el grupo de los Espartaquistas,* ha resultado desagradable siempre a los socialdemócratas. En tres décadas, ellos lograron borrar el nombre de Blanqui casi totalmente, aunque fuera la voz que habría que haber rescatado y cuyo sonido reverberó durante el siglo precedente. La socialdemocracia se las arregló para adjudicar a la clase obrera el papel de Redentor de futuras generaciones, cortando de esta manera los tendones de su mayor fuerza. Con esta táctica, la clase obrera tendió a olvidar su odio y su espíritu del sacrificio: ambos se nutren de la imagen de antepasados esclavizados y no de la de nietos redimidos. * Grupo fundado por Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg a principios de la primera guerra mundial en oposición a las políticas pro-bélicas del partido socialista alemán. Más tarde sería absorbido por el partido comunista.

XIII

"Cada día nuestra causa se hace más clara y la gente se hace más elegante."
Wilhelm Dietzgen, ‘Die Religion der Sozialdemokratie’

La teoría socialdemócrata, y más incluso su práctica, ha sido construida sobre una concepción del progreso que, sin adherirse a la realidad, hizo proclamaciones dogmáticas. El progreso, imaginado en las mentes socialdemócratas era, en primer lugar, el progreso de humanidad en sí mismo (y no sólo un avance en las capacidades y conocimientos del hombre). En segundo lugar, era algo ilimitado, de acuerdo con la infinita capacidad de superación del hombre. En tercer lugar, el progreso fue considerado como irresistible, algo que automáticamente seguía un curso directo o espiral. Cada uno de estos enunciados era, en realidad, polémico y susceptible de crítica. Sin embargo, cuando los detalles están ausentes, la crítica debe penetrar más allá de estas afirmaciones y centrarse en lo que tienen en común. El concepto de progreso histórico de la humanidad no puede separarse del de progresión por un tiempo vacío y homogéneo. Una crítica a tal concepto de progresión debe ser la base de cualquier crítica del concepto de progreso en sí mismo.

XIV

El origen es el objetivo.
Karl Kraus, Worte und Versen, vol. 1

La historia es el objeto de una construcción cuyo lugar no es un tiempo vacío y homogéneo, sino un tiempo lleno de la presencia del “ahora”.* Así, para Robespierre, la Roma antigua era un pasado lleno del tiempo del ahora que él arrancó a la sucesión continua de la historia. La Revolución francesa se vio a sí misma como la encarnación de Roma. Pero evocó la Roma antigua de la misma forma en que la moda evoca los trajes del pasado. La moda tiene una gran facilidad para lo tópico y específico, no importa en qué espesuras se mueva de qué tiempo pasado: es un salto de tigre. Este salto, sin embargo, ocurre en el circo donde la clase dirigente da las órdenes. El mismo salto, al aire libre de la historia, es el dialéctico: el modo en que Marx entendió la revolución. *Benjamin dice “Jetztzeit” e indica con las comillas que no se trata simplemente de una equivalencia con 'Gegenwart' (presente), sino más bien del místico 'nunc stans'.

XV

La conciencia en las clases revolucionarias de que van a hacer estallar el continuo de la historia es característica del momento de su acción. La gran revolución introdujo un nuevo calendario. El día inicial de un calendario sirve como una cámara de lapso de tiempo histórico. Y, básicamente, es el mismo día que sigue repitiéndose en el aspecto de las vacaciones, cuando se commemora. Así, los calendarios no miden el tiempo como lo hacen los relojes; ellos son monumentos de una conciencia histórica de la que ni el más leve rastro ha aparecido en Europa en los últimos cien años. En la revolución de julio ocurrió un incidente que mostró esta conciencia viva. Durante la primera tarde de enfrentamientos se disparó a los relojes en las torres, simultánea e independientemente, en varios lugares de París. Un testigo ocular (que quizá debió su agudeza al ripio) escribió como sigue:

Qui le croirait! on dit, qu’irrités contre l’heure
De nouveaux Josués au pied de chaque tour,
Tiraient sur les cadrans pour arrêter le jour.


(¡Quién lo creería! nos dicen que un nuevo Josué,
al pie de cada torre, irritado contra el tiempo
dispara a los relojes a fin de parar el día.)

XVI

Un materialista histórico no puede trabajar sin la noción de un presente que no es transición, sin un presente en que el tiempo está garantizado y se detiene. Esta misma noción define el presente en que él, para su persona, está escribiendo historia. El historicismo proporciona la imagen “eterna” del pasado; el materialismo histórico suministra una experiencia única del pasado. El materialista histórico deja a otros que suavicen esa experiencia con ayuda de la prostituta “Érase una vez” del burdel del historicismo. Pero él permanece en el control de sus poderes, y éstos son suficientes para hacer estallar el continuo de la historia.

XVII

El historicismo culmina correctamente en la historia universal. La historiografía materialista difiere de este método más claramente que de cualquier otro. La historia universal no tiene ninguna armadura teórica. Su método es aditivo: reune una masa de datos para llenar el tiempo vacío y homogéneo. La historiografía materialista, por otra parte, está basada en un principio constructivo. El pensamiento involucra no sólo al flujo de pensamientos, sino también a su apropiación. Cuando, de repente, el pensamiento se detiene en una constelación embriagada de relaciones tensas, le imprime a esa constelación un shock, mediante el cual cristaliza en una mónada. Un materialista histórico se acerca a un sujeto histórico sólo allí donde lo encuentra como una mónada. En esta estructura, él reconoce el signo de un cese mesiánico del acontecer o, dicho de otra forma, una posibilidad revolucionaria en la lucha para el pasado oprimido. Él extrae de ahí conocimiento con el fin de arrancar una época específica al curso homogéneo de la historia –arrancando una vida específica a una época o un trabajo específico al trabajo de toda una vida. Como consecuencia de este método, el trabajo de toda una vida es conservado en el específico, y al mismo tiempo anulado.* Igual sucede con la época en el trabajo de toda una vida y con el curso entero de la historia en la época. La fruta alimenticia de lo históricamente entendido contiene al tiempo como semilla preciosa pero insípida. *El término hegeliano aufheben en su sentido triple: conservar, elevar, anular.

XVIII

“Con relación a la historia de la vida orgánica en la tierra,” escribe un biólogo moderno, “los ínfimos cincuenta milenios del homo sapiens están en la misma proporción que los dos últimos segundos al día de veinticuatro horas. Con esta misma escala, la historia de la humanidad civilizada llenaría sólo la quinta parte del último segundo.” El presente que, como modelo de tiempo mesiánico, comprende la historia entera de la humanidad en una síntesis extraordinaria, coincide exactamente con la estatura que la historia de la humanidad tiene en el universo.
* A) El historicismo se contenta con establecer una unión causal entre varios momentos de la historia. Pero no porque un hecho sea una mera causa es ya histórico. Se hace histórico póstumamente, al darse como era, aunque los acontecimientos puedan estar atrás en el tiempo miles de años. Un historiador que parte de este punto abandona decir la secuencia de acontecimientos como si fueran las cuentas de un rosario. En cambio, él se apropia de la constelación que su propia época ha formado con la otra, más temprana. Así, llega a establecer una concepción del presente como “tiempo del ahora”, surcado por fragmentos de tiempo mesiánico.

* B) Los adivinos, que hacían su agosto con todo lo que cabía encontrar fuera del tiempo, no experimentaron éste como homogéneo o vacío. Quien tenga esto presente se hará una idea de cómo se experimentaron los tiempos pasados en la memoria. Sabemos que a los Judíos se les prohibió adivinar el futuro. Pero el Torah y los rezos los conducen a la rememoración. Esto despoja al futuro de la magia a la que sucumben todos aquellos que vuelven a los adivinos. Lo que no implica, sin embargo, que para los judíos el futuro se convirtiera en un tiempo vacío y homogéneo. Cada segundo de tiempo era el difícil ojo de aguja por el que el Mesías podía entrar.
--> Leer más...

Archivo por temas

A Proxi Mada Mente (62) Afganistán (1) África (1) Agrotóxicos y transgénicos (45) Antropologia (11) Apuntes (46) Arte contemporáneo (4) Aviones de Guerra (7) Black Power (1) Bolivia (5) Brasil (1) Campesinos (14) Canadá (1) Cerdos y pescados (20) Chile (18) China (1) Ciencia (20) CINE (36) Collage (18) Colombia (13) Crítica Social (53) Cuba (21) Cultura Blog (6) Debates (40) Declaraciones y comunicados (51) Deportivas (4) Derechos Humanos (90) Económicas (39) Ecuador (2) Escuchar este blog (1) Europa (24) Euskal Herria (3) Filosofía (22) Fotos Periodísticas (14) Fu Turismo (45) Grecia (1) Guattari (2) Haití (4) Historia Política (119) Historietas y Cómics (5) Honduras (1) Humor (12) Imperialismo y Guerra Permanente (203) Indignados (16) Internet (27) Investigaciones Periodisticas (17) Iran (10) Israel (7) Japón radioactivo (4) Juegos de Pc (1) Karl Korsch (1) Kurdistan (1) Latinoamérica (58) Líbano (2) Libia (39) Libros (24) Literatura (16) Literatura Fantastica (3) Mates en la paz (3) México (6) Mirá lo que te digo (34) Mitos y fabulas (5) Mujeres (5) Música como bandera (62) Nicaragua (10) Noticias de Ayer (25) Pachamama (8) Paleontólogia-Genética-Evolución (5) Palestina (12) Paraguay (2) Peronismo (47) Perros (4) Perú (4) Pierre Lévy (1) Poesia (30) Politica (149) Presentaciones (2) Pueblos Originarios (29) Radio (18) Revista (9) Sindicales (18) Siria (34) Soledad Rosas (1) Solidaridad (7) Teoría Política (96) Terrorismo estatal a cielo abierto (58) Tv (17) Venezuela (65) Videos de Internet (6) Viejas costumbres (55) Vietnam (4) Yanquilandia (36) Zapata Vive (3)

La guerra psicologica permanente

Las características de la guerra actual, por el control de los mercados y de los recursos naturales no renovables del planeta que implica en todos los casos, el reordenamiento económico, político, social y cultural de grandes regiones del mundo mediante la absoluta supremacía tecnológica, es definida como "guerra de cuarta generación". Sin embargo y a pesar de los eufemismos, la guerra aún consiste en imponer la voluntad propia al adversario, por cualquier medio. El secreto fundamental de la guerra es el secreto, dice el clásico manual militar de operaciones, ¿entonces como operar en un universo en el que todos estamos siendo observados? En escenario en el que las corporaciones están en guerra contra cualquier forma de disidencia que no pueda ser usada en su beneficio, por vía directa o indirecta. En el que el control de los aparatos militares, de gobierno, de legislación y de justicia, responden directamente al control de estas corporaciones . Y en el que cualquiera por banalidad o indiscreción, es capaz de grabar o tomar imágenes o vídeo, de cualquier persona o acontecimiento. Mientras que tres o cuatro compañías controlan todo el tráfico informativo, nuestras preferencias y nuestras conductas son tipificadas y analizadas. Somos espiados todo el tiempo. En un mundo virtual en donde renunciamos a nuestra privacidad casi voluntariamente, alentados por las practicas socialmente instituidas. Por tanto la resistencia necesariamente debe ser global. La guerra actual es sobretodo tecnológica, de control, propaganda y desinformación masiva, es una Guerra Irregular, Asimétrica. Ésta es operada sobre nuestra voluntad mediante la propaganda sistemática y masiva, y repite como siempre lo ha hecho la propaganda de guerra, "tu eres débil", "tu no tienes posibilidades de ganar, ni siquiera tu propia salvación", "tú solo puedes claudicar antes o después", RÍNDETE .

"...En ésta clase de guerra, (<< psicológica permanente, irregular, asimétrica, de cuarta generación >>), no puedes -no debes- medir el éxito del esfuerzo a través del número de puentes destruidos, edificios tumbados, vehículos quemados, o bajo cualquier otro estándar que ha sido utilizado en la guerra regular tradicional. La tarea es destruir la eficacia y la efectividad de los esfuerzos del adversario y su capacidad de utilizar a la población para sus propios fines..."

Curtis E. Lemay

General Estadounidense

El problema del capitalismo serio es similar al de las hadas y los duendes, es decir: nadie ha conseguido pruebas de su existencia salvo en la mitología.